| 3/4/2010 11:00:00 AM

Las cuentas del paro II

Un negocio redondo. La oferta de la Alcaldía a los pequeños transportadores es sencilla. En un escenario muy blando con los dueños de buses, la ciudad les pide que aporten $130 millones y les ofrece a cambio $230 millones. Reciben 77% más de lo que invierten.

Un ejercicio de matemáticas financieras que podría hacer cualquier estudiante de primer semestre de administración o economía podría demostrar que el negocio que la Alcaldía les está planteando a los pequeños transportadores, es para que se lo peleen los demás ciudadanos.

La historia es muy sencilla. El transportador que quiera participar en el Sistema Integrado de Transporte aporta su bus al sistema y recibe a cambio una renta mensual durante 24 años y un dinero por los dividendos que entregue la empresa.

Un bus, según los datos de Marco Tulio Gutiérrez, director ejecutivo de Conaltur, vale en promedio $130 millones. Ese sería el aporte a la sociedad operadora que haría un transportador que tiene completamente pagado su vehículo.

Si el transportador recibe como renta mensual el 1,5% del valor del bus, que es la cifra que ofrece la Alcaldía, le ingresarían cada treinta días $1,9 millones durante 24 años.

Para ver que el negocio es redondo para ellos, no hay necesidad de meterse en discusiones sobre cuánto recibiría de dividendos. Se podría suponer que no recibe nada por ese concepto.

Así, puesto en pesos de hoy - es decir sacando lo que un banquero llamaría el Valor Presente Neto en jerga financiera -, las rentas que recibiría el transportador equivalen a $230 millones. Para los interesados en los detalles, los pagos se descuentan a una tasa anual de 9%, que es a todas luces blanda con los dueños de los buses.

Entonces, en plata blanca, el negocio que se les plantea a los 16.400 pequeños transportadores que están luchando por el sustento de sus familias es que pongan $130 millones y reciban $220 millones, es decir, reciben 77% más de lo que invierten.

Eso sin contar con el dinero que les puede entrar por dividendos de la operación de la empresa a la que aportaron su vehículo. Solo en gracia de ilustración, si se repartiera el 20% de unas utilidades netas de $3 millones mensuales por bus, el valor presente de la renta más los dividendos salta a $500 millones.

Tampoco se considera el hecho de que si el bus fue comprado a crédito y todavía tiene una deuda, el retorno puede ser mayor porque el aporte de su propia plata es menor, ni con el hecho de que en su nueva calidad de rentistas, tienen el día libre para trabajar en otro sector y aumentar sus ingresos familiares.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?