| 7/28/2013 9:12:00 AM

Las ciudades más creativas

Colombia es un país donde se respira gran diversidad cultural: tiene el privilegio de saber a qué huele Macondo, de tener una casa en el aire y de crecer a ritmo de cumbia, vallenato, salsa y mapalé.

La creatividad está presente en cada rincón de este país, hay talento para escribir, cantar, componer, diseñar, pintar, producir; crear videojuegos, programas de software y envolver las historias con la magia del cine.

Sin embargo, existe todavía mucho desconocimiento por parte de los autores y artistas sobre la importancia del derecho de autor, que es la protección que le otorga el Estado al creador de las obras literarias y artísticas desde el momento de su creación y por un tiempo determinado. En otras palabras, el derecho de autor es el salario del creador.

Para el caso de Colombia, los creadores cuentan con la Dirección Nacional de Derecho de Autor -DNDA, entidad adscrita al Ministerio del Interior, ante la cual los autores y artistas pueden registrar sus obras, capacitarse, recibir asesoría jurídica, entre otros servicios.

“Si bien el registro de obras ante esta entidad es gratuito y se puede hacer de una manera fácil, rápida y desde la comodidad de la casa, a través del sitio web www.derechodeautor.gov.co, son todavía muchos los creadores que desconocen la importancia de realizar este registro o que no tienen la disciplina de hacerlo", aseguró Giancarlo Marcenaro, director general de la Dirección Nacional de Derecho de Autor.

"
Y aunque las obras están protegidas por el derecho de autor desde el mismo momento en que se crean, registrarlas ante la DNDA es un medio de prueba y publicidad, que ofrece garantía de autenticidad y seguridad al autor sobre sus creaciones. Es decir que si el día de mañana su obra es plagiada o utilizada sin su autorización, el registro de la misma, será prueba suficiente ante un juez para demostrar su autoría”, agregó.

Al comparar el índice poblacional de las ciudades con el número de obras registradas ante la Dirección Nacional de Derecho de Autor, en el periodo comprendido entre el 1 de junio de 2012 y el 31 de mayo de 2013, Bogotá tiene un porcentaje de creatividad de 0,43%; le sigue Santa Marta con 0,31%; Floridablanca con 0,30%, Medellín con 0,23% e Ibagué con 0,22%. En contraste, las cinco ciudades con más registros son: Bogotá con 32.446 registros; Medellín (7.941), Cali (4.883); Barranquilla ( 1.789) y Bucaramanga (1.460).

El registro de obras se realiza en el país desde hace más de 120 años y Colombia fue el segundo país después de Estados Unidos en ofrecer este trámite a través de internet, pero con la diferencia que en dicho país el trámite se demora entre 2 y 6 meses, dependiendo del tipo de registro (en línea o físico) con un costo entre los US$35 y US$65 por obra registrada. En cambio en Colombia dicho trámite sólo se demora 15 días hábiles en cualquiera de las dos formas y es completamente gratuito.

El director de la DNDA también aclaró que “es importante tener presente que la ideas no se protegen, el derecho de autor protege exclusivamente la forma mediante la cual las ideas del autor son descritas, explicadas, ilustradas o incorporadas en las obras literarias y artísticas, más no a las ideas contenidas en dichas obras, ni su contenido ideológico o técnico, ni su aprovechamiento industrial o comercial”.

En otras palabras: se puede registrar ante la DNDA, obras literarias tales como cuentos, novelas, poesías, manuales, folletos, guiones de cine, entre otros. Obras musicales, obras artísticas como pintura, escultura, dibujo, fotografías, planos; obras audiovisuales como imágenes en movimiento con o sin sincronización de sonidos, tales como películas, videos, documentales, etc. 

También se puede registrar software como programas de ordenador, aplicaciones o videojuegos; así como actos y contratos relacionados con el derecho de autor y fonogramas, que vienen siendo toda fijación de sonidos  en un soporte material en cualquier formato como CD, DVD, MP3, etc.

En el país, las obras literarias inéditas siguen predominando entre las tipologías de registros, representando el 51% del total de obras registradas, lo que deja entrever que Colombia es un país inédito, ya que son más las obras que se quedan en los anaqueles sin que se den a conocer al público, que aquellas que la población tiene la fortuna de leer en las bibliotecas o de comprar en la librerías o en internet.

Son varios los beneficios que representa para los autores y artistas tener sus obras registradas ante la DNDA, por eso se les invita a que las registren, sea a través del registro en línea o acudiendo a las oficinas de dicha entidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?