| 11/5/2017 12:01:00 AM

Tomar clases de universidad en el colegio, la apuesta de Manizales para democratizar el acceso

De cada 10 estudiantes bachilleres, solo 3 lograban entrar a la universidad o un programa del Sena en la ciudad de Manizales. Para cambiar ese paradigma nació la ‘Universidad en tu Colegio’, un programa con el cual se busca democratizar el acceso a la formación superior.

Hace cuatro años la capital del departamento de Caldas, se planteó el reto de aumentar la cobertura de la educación universitaria y técnica para aprovechar el talento de aquellos jóvenes que por falta de recursos quedan aislados de oportunidades.

Fue así como Pablo Jaramillo Villegas, actual gerente de la Fundación Luker y miembro activo de la organización Manizales, adaptó un modelo exitoso que había desarrollado para la Federación Nacional de Cafeteros.

Por medio de ese programa, Jaramillo Villegas contribuyó para que las universidades llevaran sus programas académicos a más de 100 colegios rurales en zonas cafeteras del país.

Visite: Manizales quiere ser la ciudad universitaria más importante de América Latina

Tras comprobar el impacto de ese programa, decidió adoptarlo en Manizales con el apoyo de distintas organizaciones como la Caja de Compensación Familiar de Caldas, la Central Hidroeléctrica del departamento, Corona, Luker y la Andi.

Básicamente, el programa consiste en que cada grupo de estudiantes del grado décimo escoge un programa técnico para cursar en las mismas aulas de su colegio de manera gratuita.

Es decir, por cada salón del grado décimo que tenga un colegio, se escoge un solo programa. Si un estudiante no está interesado en cursarlo, tiene la opción de movilizarse al colegio más cercano en donde se vaya a dictar.

En total son 21 colegios oficiales los que pueden acceder al proyecto educativo por medio del cual se brindan de manera gratuita 12 programas ofrecidos por cinco universidades locales.

El grupo de universidades está conformada por la Católica, de Caldas, Manizales, Autónoma y Minuto de Dios. Del mismo modo contempla la participación de otras instituciones de formación para el trabajo.

“El que levante la mano tiene el cupo.  El estudiante que se gradúa recibe título común y corriente. La idea es que apenas terminen grado once, inicien la universidad y salen con los dos títulos”, explicó Pablo Jaramillo Villegas en una entrevista concedida a Dinero.

Foto: Estudiantes de Manizales en la universidad.

El directivo destacó la importancia de esta estrategia dado que es una realidad que ahora “el mundo laboral y productivo no valora a un bachiller,  más que para el salario mínimo y trabajos no calificados”.

Uno de los grandes problemas según Jaramillo, es que la mayor parte de los cupos de las universidades públicas los ganaban por competencia los estudiantes de los colegios privados.

Y si los estudiantes de los colegios públicos pasaban, no aguantaban la carga económica al tener que asumir el transporte y la alimentación para ir allá. Por ende, la mejor opción era acercar los programas a su entorno para evitar que se movilizaran y tuvieran que asumir gastos adicionales.

Las clases, que se dictan en las tardes, tienen las mismas metodologías de las que se imparten en la universidad.

Lea también: ¿Qué puede aprender Colombia de la experiencia alemana en materia de ciencia y tecnología?

Lo mejor de todo es que se genera un diálogo entre los dos mundos- academia y universidad- lo que le permite a los docentes enfocar las estrategias y cubrir los vacíos en materia de conocimiento.

“El Ecaes (el examen obligatorio para estudiantes universitarios colombianos) de estos muchachos está dando iguales resultados a los que van a la universidad tradicional. No se afecta la calidad, el colegio mejora porque hay un diálogo entre el maestro de la universidad y el de colegio”, dice Jaramillo Villegas.

Gracias a este programa, que le cuesta a sus promotores 1‘600.000 por cada estudiante por los cuatro semestres que hacen entre 10 y 11, se han formado 3.500 jóvenes desde su inauguración hace cuatro años. Solo este año ingresaron 1.200 nuevos alumnos.

La meta sería que para los próximos años el 80% de los 3.000 estudiantes que hay en Manizales en grado decimo entren al programa, según lo anunciaron los líderes de la iniciativa a Dinero.

Una apuesta por la educación

Manizales se proyecta desde hace ya varios años como la ciudad universitaria por excelencia de Colombia.

La calidad vida, la percepción de seguridad y la apropiación de la gente (90% de la población se siente orgullosa de vivir allí), hacen de este destino uno de los más atractivos para los estudiantes.

Sin embargo, el tema de los costos sigue siendo un factor determinante. Un reciente estudio citado por Jaramillo Villegas concluyó que los estudiantes aproximadamente se gastan 1’200.000 en vivienda, materiales de estudio, comida y rumba al mes.   

“Los que tenemos hijos Bogotá sabemos que eso nos cuesta el doble”, dice el gerente de la Fundación Luker.

Además, asegura que el costo de las universidades privadas acreditadas de la ciudad puede oscilar entre $6 a $7 millones, lo que supone una diferencia significativa frente a Bogotá en donde el tope supera incluso los $15 millones. 

“El mensaje para los estudiantes (de Manizales) es: salir es bueno, es positivo, pero para para algo mejor”, dice Jaramillo.

Del mismo modo asegura que en los últimos dos años se ha evidenciado un retorno “cuantioso” de jóvenes manizalitas provenientes de urbes como Bogotá, Medellín o la Costa que visualizan grandes oportunidades laborales en la ciudad.

Vale la pena recordar que de acuerdo al informe Doing Business Colombia 2017 del Banco Mundial, Manizales está entre las tres ciudades con mayor facilidad para hacer negocios junto con Pereira y Bogotá.

En materia de educación tal vez uno de los datos más relevantes es que en los últimos 10 años las universidades han multiplicado en un 50% su población, lo que contrasta con una disminución del número de estudiantes de colegio (posiblemente por procesos naturales demográficos, la gente cada vez tiene menos hijos).

Hace 12 años Manizales tenía cerca de 30.000 estudiantes y hoy tiene 50.000, de los cuales cerca del 50% son de regiones fuera del departamento de Caldas.

 Le puede interesar: Elena Stashenko, la ‘profe’ rusa que educa al futuro de la ciencia en Colombia

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.