| 6/25/2009 12:00:00 AM

La porcicultura: ¿en qué está?

A pesar de los síntomas de la gripa A(H1N1), la recesión económica, y la inapetencia por la carne de cerdo, la caída registrada por la Asociación Colombiana de Porcicultores en términos de demanda ha sido normalizada.

Comenzar el año con proyecciones de crecimiento de ventas del 5% y enfrentarse a primeras con que la demanda cayó 10% es un choque devastador. Esta es la historia del sector porcino según cuenta Edgar Baquero de la Asociación Colombiana de Porcicultores. El golpe del virus A(H1N1) fue tremendamente fuerte, a pesar de que se había probado desde el comienzo de la epidemia que el contagio no se producía por el consumo de carne de cerdo.

¿Qué pasó? Con el bautizo de la gripa como porcina, el daño quedó hecho, y las perdidas superaron los $580 millones diarios en su peor momento. En ese instante el gremio de porcicultores y las mismas autoridades emprendieron campañas educativas para transformar la percepción sobre esta carne.

El antecedente: durante la semana anterior a la alarma por la gripa A(H1N1), según cifras de la Asociación de Porcicultores, el sacrificio de cerdos estaba en 31.656. La semana siguiente, cuando el país entró en alerta, el sacrificio en las principales plantas de beneficio fue de 26.621, es decir, bajó en 15,9%. Progresivamente, la demanda se ha ido normalizando y durante la última semana de mayo éste llegó a 31.334 cerdos.

Hoy: el principal problema se lo atribuyen los porcicultores a la comercialización, pues los productores medianos y pequeños que no tienen canales propios de venta, están perdiendo cifras una gran cantidad de dinero. Dicen que se están viendo obligados a vender a los comercializadores a precios por debajo de los costos de producción. ¿Y las utilidades? No existen...

¿Qué sucede? El costo de producir un kilo de carne es de aproximadamente $4.200 y al porcicultor se lo están comprando, en promedio, a $3.200. Es decir, que por un cerdo de 100 kilos -antes de la crisis- estaban pagando $420.000 y ahora, solo recibe $320.000. Conclusión: para un productor de 50 animales por semana, lo anterior representa unas pérdidas de $5 millones.

¿Y ahora qué? Edgar Baquero de la Asociación Colombiana de Porcicultores afirma que se ha pedido ayuda al gobierno para dar fin a la especulación que se está dando con los comercializadores, pues el precio al consumidor -en promedio- está alrededor de los $10.000.

Superando la dolencia, hay otro inconveniente; la necesidad de recursos de capital de trabajo. Un remedio: FINAGRO, el Banco Agrario y la Bolsa Nacional Agropecuaria, pondrán a disposición de los productores créditos activos, todos los instrumentos financieros dirigidos a canalizar recursos que permitan la normalización de la cartera vigente, y además se otorgarán nuevos recursos de crédito para el desarrollo del sector porcícola.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?