| 2/14/2012 4:56:00 PM

La invitación a Cuba que pone a Colombia en una encrucijada diplomática

La invitación a Cuba que pone a Colombia en una encrucijada diplomática

Una invitación a Cuba a la Cumbre de las Américas pone a prueba la diplomacia de Colombia.

;
BBC
Los cancilleres de los países que integran la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) se reunirán este martes en La Habana (Cuba) para insistir en que este país del Caribe sea invitado a la próxima Cumbre de las Américas, una solicitud que genera inquietudes en Estados Unidos y en Colombia.

Para el gobierno colombiano se trata de un ejercicio de equilibrio político y diplomático en el que está en juego, de una parte, las buenas relaciones que ha logrado recuperar con sus vecinos Ecuador y Venezuela, y por la otra, su histórica alianza con los Estados Unidos. Un paso en falso sería muy costoso.

Ecuador y Venezuela, dos de los principales países miembros del Alba, insisten en que si Cuba no es invitada a la Cumbre de las Américas, que se realizará a partir del 14 de abril en Cartagena (Colombia), "los países del Alba no asistirán".

Estados Unidos ha condicionado en dos ocasiones la presencia del gobierno de La Habana a que primero vuelva a la Organización de Estados Americanos (OEA) y, después, garantice las libertades básicas de sus ciudadanos.

¿Qué camino debe tomar Colombia para salir bien librada? Es la pregunta que han tratado de resolver analistas, columnistas y congresistas, pero la respuesta definitiva sólo la tendrá la canciller María Ángela Holguín, quien ha decidido buscar una concertación entre los países del área antes de enfrentar una crisis de mayores proporciones.

Mientras se produce una respuesta definitiva, las opiniones se dividen: el excanciller Rodrigo Pardo sostiene que "en este tema Colombia no debe tomar partido y debe mantenerse en la mitad, entre una posición mayoritaria que amenaza con salirse de la cumbre y una posición minoritaria que puede ser muy polarizante".

El senador Armando Benedetti, quien integra la Comisión de Asuntos Internacionales del Congreso, sostiene que "es evidente que a Colombia la están usando en este tema. ¿Por qué Estados Unidos y la OEA no se pronunciaron antes contra los regímenes militares que se vivieron en Brasil, Paraguay y Chile? Lo que están buscando es una nueva división en el continente y que Colombia pague los platos rotos".

Qué busca Correa

El presidente ecuatoriano Rafael Correa ha sido el encargado de liderar esta cruzada en favor de Cuba. Su propuesta surgió en la cumbre de los países del Alba, del pasado 5 de febrero en Caracas. Aunque Correa sostiene que "no queremos crearle problemas, de ninguna manera, a nuestro querido amigo Juan Manuel Santos", la percepción entre algunos analistas colombianos es otra.

El columnista Mauricio Vargas sostiene que Colombia ha quedado en un "sándwich", por cuenta de "sus nuevos mejores amigos", en una clara alusión a los gobiernos de Quito y Caracas.

Otros no pierden de vista que Correa y Chávez enfrentará muy pronto un año electoral y necesitan fortalecer su liderazgo regional con este tipo de expresiones. De hecho, el pasado sábado Correa propuso, en otro tema sensible, el establecer sanciones contra el Reino Unido por no cumplir las resoluciones de la ONU relacionadas con las islas Falkland o Malvinas.

"Yo no creo que Ecuador y Venezuela quieran incomodar o entorpecer el liderazgo que tiene Colombia en la región. En resumidas cuentas, buscan un nuevo equilibrio y hacer visible al Alba, para que no parezca tan solo un proyecto basado en buenas intenciones, sino un foro con peso real", anota el experto en política internacional Mauricio JaramilloJassir, de la Universidad del Rosario.

El efecto en Estados Unidos

El tema aún no se ha tomado la agenda electoral de los Estados Unidos, quizás porque surgió después de las primarias republicanas en Florida, donde la población de cubanos, colombianos y venezolanos juega un papel determinante, pero las voces que piden al presidente BarackObama endurecer su discurso contra Cuba y Venezuela se han hecho sentir de nuevo.

El pasado viernes, Otto Reich, quien fuera embajador de EE.UU. en Caracas en los 80, en su pronunciamiento en la Conferencia Anual de Acción Política Conservadora, dijo que "los países que participan con Castro y Chávez en la alianza del Alba no son pacíficos, prósperos y amigables, porque no respetan las libertades", y criticó a Obama por no diferenciar en su política externa a sus verdaderas amigos en el sur del continente.

Podría ser una señal del que tema puede empezar a tomar vuelo. Aun así, el excanciller Rodrigo Pardo no cree que esté en riesgo la presencia de Obama en la Cumbre de las Américas. "Obama ya ha dicho oficialmente que va a venir". "La época electoral en EE. UU. hace que, de todos modos, haga lo que haga Colombia, a Obama se le criticará por ser blando con el régimen cubano, más allá de lo que decida Colombia", anota el profesor Jaramillo Jassir.

"Colombia debería invitar como observador a Cuba, así se evita que tenga que pagar políticamente por una incómoda división en la región que ya habíamos superado", anota el senador Benedetti. "Nadie en EE. UU acusará a Colombia de ser un Estado promotor del castrismo. ¡Eso sería absurdo!", añade Jaramillo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.