| 10/13/2011 2:00:00 PM

La hora cero de Cristina

El próximo 23 de octubre son las elecciones presidenciales en Argentina. Aunque es casi segura la reelección de Cristina Fernández, son muchos los nubarrones en el horizonte económico, político y social. La buena racha de la ‘viuda’ podría estar por terminar.

No es por aguar la fiesta, pero la euforia anticipada con la que se está celebrando el seguro triunfo de la presidente Cristina Fernández de Kirchner en la jornada electoral del próximo 23 de octubre en Argentina, podría dejar a más de uno con cajas destempladas por la magra perspectiva económica del país para el próximo año.

En su aspiración a la reelección a partir de 2012, la mandataria goza hoy de una alta popularidad atribuida a factores económicos como las altas tasas de crecimiento –alcanzaron 8% en el primer semestre– y emocionales, debido a su reciente viudez. Según las encuestas, Cristina Fernández podría obtener su pasaje a la victoria con el 54% de los votos.

Pero, mientras sus seguidores celebran, el escepticismo cunde entre opositores y analistas económicos que avizoran la dura cuesta para el país a mediano plazo. ¿Qué motiva estas caras largas en medio de la celebración? Grandes son los desafíos en los ámbitos económico, político y social. Entre ellos se destacan cinco temas de gran calado: su relación con los socios del Mercosur –cuyos conflictos se han agudizado en los últimos meses–; la escalada inflacionaria; un posible recalentamiento de la economía; la falta de confianza en los organismos oficiales y un distanciamiento con el sector empresarial.

Aunque todo apunta a que las mayorías ratificarán en las urnas el voto de confianza hacia Cristina el penúltimo domingo de octubre, de las decisiones que tome en estos temas a futuro dependerá que mantenga su popularidad y gobernabilidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?