| 12/17/2013 5:00:00 AM

Boyacá le cierra la puerta a la “guerra verde”

El gobernador del departamento Juan Carlos Granados en diálogo con Dinero.com indicó que el 95% de su población no vive del negocio verde, entonces, ¿qué pasa en la región?

“Boyacá no es esmeraldas”, así lo asegura su gobernador Juan Carlos Granados quien explica que de los 123 municipios que componen el departamento, nueve tienen minas de esmeraldas y de esos, sólo dos viven de ese tipo de minería. En los siete restantes, el 5% de sus habitantes está asociado con la actividad de la piedra verde, mientras que las labores del otro 95% están relacionadas con otros sectores.
 
“Actualmente hay una lucha de poder entre los empresarios de las esmeraldas luego de la muerte de Víctor Carranza, hay disputa por minas debido a que alguna empieza a producir más que otra, pero hay que señalar que lo que hay en el ambiente es un conflicto entre quienes están dedicados al negocio de las esmeraldas, pero no hay guerra entre los pueblos”, señala el gobernador del departamento.

De acuerdo con Granados, aunque se habla mucho de las esmeraldas y lo próspera que es la región debido a la piedra preciosa, lo cierto es que de los $16 billones del producto Interno Bruto que se generan en Boyacá, sólo $3 billones son producidos por la minería, y no sólo de esmeraldas, también de carbón.

¿De dónde vienen los $13 billones restantes? el primer renglón de la economía de Boyacá son los empleos generados por la prestación de servicios, en segundo lugar está la minería, en tercer lugar, la agricultura, sector que genera la mayoría de empleos, y el cuarto el turismo. Es decir, que no sólo de esmeraldas vive Boyacá.

Sin embargo, aunque las cifras indiquen que hay mucho más allá de la piedra verde, el departamento es asociado con la abundancia de las esmeraldas, que según el gobernador, está en poder de 6 empresas y unas cuantas familias. Es por esto que a raíz de los conflictos que empezaron a surgir, el Estado hizo presencia, y a través del Ministro del Interior Aurelio Iragorri se puso un tatequieto a los dueños del negocio.

“La desavenencia de unos empresarios de las esmeraldas no puede afectar el orden público, por eso es el llamado al Gobierno Nacional, ellos (dueños de títulos mineros) pueden tener problemas, pero no nos van a armar conflictos de orden público”.

Advierte que el Estado puede revocar el titulo minero ya que el subsuelo no es de las empresas y sugiere que se tomen medidas radicales si se comprueba la relación con actos ilícitos.

“Nos hace daño el tema de la guerra verde, porque la inmensa mayoría en el departamento, un 95%, no vive de esmeraldas, eso es de unos pocos”.

El gobernador espera en los próximos dos años mostrar un color distinto al verde en su departamento. Para ello planea invertir medio billón de pesos en obras de infraestructura, parques tecnológicos, legalización de predios rurales, entre otros proyectos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?