| 11/10/2017 2:13:00 PM

La Guajira se declararía en quiebra por embargos de su universidad al departamento

Justificada en el derecho a la educación y la defensa de los estudiantes, la Universidad de La Guajira le ha embargado más de $26.000 millones al departamento en 2017. La situación es más que delicada, los estudiantes anuncian protestas y desde ya se habla sobre consecuencias jurídicas contra la institución académica.

La relación entre la Universidad de La Guajira y la Gobernación está debilitada por una serie de embargos económicos que la institución académica ha realizado desde ya hace un tiempo.

Los directivos de la universidad denuncian falta de atención por parte de las autoridades y señalan que de continuar así la situación lo más seguro es que diversas investigaciones y otros procesos estratégicos se vean seriamente afectados.

La Asociación Sindical de Profesores Universitarios (ASPU) explicó a este medio que históricamente la universidad subsiste por cuatro fuentes: matrículas de estudiantes (pregrado y posgrado), recaudo por Ley 30 de 1992, subsidio de matrículas de acuerdo a promedio académico y por ventas de servicios (proyectos y convenios con instituciones públicas y privadas).

Le puede interesar: Exgobernadora de La Guajira Oneida Pinto irá a prisión por delitos de corrupción

"Con fundamento en lo anteriormente expuesto nos preguntamos; ¿A qué obedecen los embargos de Uniguajira hacia el departamento? Obedecen a que históricamente las diferentes administraciones no presupuestan el pago exigido por Ley 30 y el subsidio de matrícula con fundamento en las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008", dice ASPU.

Afirma además que como consecuencia de ello durante una gran parte de la historia de la universidad los profesores ocasionales y catedráticos, que representan el 80% del estamento docente; trabajadores de OPS; administrativos; personal de aseo y servicios generales, vigilancia y conductores, no recibieron su salario a tiempo y se acumularon deudas de hasta cerca de un año de salario.

Relación de acreencias del departamento de La Guajira con la universidad:

CONCEPTO

MONTO

Aporte Ley 30/92, vigencia 2017.

12.880.537.489

Saldo pendiente de matrícula de estudiantes  beneficiarios de las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008, correspondiente al segundo periodo académico de 2015.

889.472.170

Matrícula de estudiantes  beneficiarios de las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008, correspondiente al primer periodo académico de 2016.

4.698.470.662

Matrícula de estudiantes  beneficiarios de las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008, correspondiente al segundo periodo académico de 2016.

13.370.984.218

Matrícula de estudiantes  beneficiarios de las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008, correspondiente al primer periodo académico de 2017.

13.947.466.057

Matrícula de estudiantes  beneficiarios de las Ordenanzas 214 de 2007 y 232 de 2008, correspondiente al segundo periodo académico de 2017.

13.519.584.489

TOTAL DEUDA

59.306.515.085

Fuente: Universidad de La Guajira

"La Universidad de La Guajira, como institución pública con una sede principal en el Distrito de Riohacha y con extensiones en los municipios de Maicao, Fonseca, Villanueva y CERES en Manaure y Uribia, necesita para su funcionamiento y para orientar una educación de calidad, más que decenas de miles de millones de pesos", denunció la agremiación. 

En un departamento empobrecido y altamente desatendido, dichos embargos han caído como un baldado de agua fría para las finanzas territoriales, al punto de que el Gobernador de La Guajira, Weildler Guerra Curvelo, admitió que están a punto de someterse a la ley 550.

“Estamos pensando en eso porque es la única  forma de proteger los recursos del departamento (…) este tipo de acciones jurídicas desbordadas ponen en riesgo nuestra continuidad como entidad territorial”, dijo el Gobernador a Dinero.

Esta no es la primera vez que este departamento declara su intención de someterse a la ley 550, pues ya en 2016 la cuestionada exgobernadora Oneida Pinto declaró que las deudas de la región eran insostenibles. "El presupuesto es de $400.000 millones y debemos pagar deudas, acreencias y servicios por cerca  de $360.000 millones", dija la política en su momento.

Visite: La ‘invisible’ marcha de los indígenas Wayúu por la crisis en La Guajira

El gobernador dijo que se le han girado voluntariamente a la Universidad de La Guajira recursos cercanos a los $250.000 millones en los últimos cinco años. Únicamente este año se han destinado $17.000 millones. Sin embargo, parece que estos recursos han sido insuficientes.

La universidad, según Weildler Guerra, alega una gratuidad universal de la educación. Esta medida beneficiaria a por lo menos 13.200 jóvenes que hoy no tienen acceso al sistema.

“Nosotros si queremos apoyar a los estudiantes, tenemos un compromiso para hacerlo”, aseguró el Gobernador.

El tema es complicado ya que La Guajira es uno de los departamentos con mayores índices de pobreza a nivel nacional (en el 2014 el porcentaje de la población en esa condición fue del 53%). Por ende, el plan de la Gobernación es apoyar a los jóvenes con mejores calificaciones.

“Lo que la universidad impone de alguna manera es la universalidad de todos los beneficiarios, tenemos población con 3,2 de promedio, que pierde el semestre y que no tiene ninguna obligación de devolver el aporte que le dan”, afirmó el gobernador.

Weildler Guerra cuestiona esa propuesta e ironiza al afirmar que no sabe si en los países nórdicos alguien con ese promedio (3,2) puede recibir un premio como lo es una beca para su educación.

Recomendado: La desalentadora situación social y económica de los indígenas en América Latina

“Nosotros queremos premiar a los alumnos más aventajados, a los más pobres, subsidiar a la población étnica. Acá tenemos una priorización pero lo que no podemos es tener la carga de la totalidad del universo de estudiantes sobre el departamento”, añadió.  

En el día de hoy la situación alcanzó un punto crítico, luego de que  la cuenta de la Gobernación de La Guajira fuera embargada por la universidad. En total, fueron $9.597‘974.374 los recursos congelados.

Lo más preocupante es que la Gobernación dice que estos eran recursos que estaban presupuestados para gastos de agua potable y saneamiento básico en beneficio del municipio de Manaure.

Además, se planeaban destinar en el Convenio Interadministrativo con la Federación Nacional de Departamentos, así como en la estampilla probombero, el Fondo Departamental de salud, entre otros.

El Gobernador Guerra manifestó que “defenderá la institucionalidad” y “más si son recursos que están destinados para un fin como la atención a la primera infancia, al deporte, la salud, alimentación, en beneficio a la población adulta y en discapacidad”.

Una de las propuestas de la Gobernación para resolver esta situación es la nacionalización de la universidad, con lo cual se podría garantizar una mayor cobertura y fortalecimiento financiero.

La otra y más radical para algunos, sería una racionalización de los beneficiarios para que con el modelo actual la universidad puede sustentar su operación y ser económicamente viable.

Esto significaría beneficiar únicamente a los alumnos que tengan un promedio de 3,7, lo que representaría una medida “impopular” para los estudiantes pero muy necesaria para las finanzas, según el gobernandor.  

Según cálculos de Weildler Guerra, por embargos, aportes y otros motivos externos no presupuestados, las finanzas del departamento se han desangrado en unos $44.000 millones desde marzo de 2017.

“Nosotros recaudamos aproximadamente unos $80.000 pero tenemos que pagar nomina, hacer inversión, etc. No lo vemos viable (la propuesta de la universidad, si se hunde el departamento se hunde la universidad”, concluyó.

Lea también: La conservación del medio ambiente es más eficaz si se respetan los derechos de los indígenas

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.