| 11/6/2013 5:30:00 AM

A punta de pica y pala

En los países de la Ocde, la industria de la construcción representa en promedio un 6,5% del Producto Interno Bruto (PIB) y se estima que por cada 10 empleos vinculados a un proyecto de construcción, otros 8 se añaden a la economía local.

En marzo de 2013, Medellín fue seleccionada entre 200 ciudades como la ciudad más innovadora del mundo superando a Nueva York y a Tel Aviv. Los proyectos de infraestructura para mejorar el transporte en la ciudad, la creación de espacios públicos y sólidas alianzas entre el sector público y privado le merecieron este reconocimiento.

“Las ciudades más innovadoras son visionarias, remueven obstáculos y trabajan mancomunadamente para mejorar la calidad de vida de sus habitantes”, declaró la organización Urban Land Institute.

Ciudades exitosas como Medellín están conscientes de que el sector de la construcción es una parte integral de la planeación urbana. Un sistema de ciudades eficiente es clave para el crecimiento económico del país, más si se tiene en cuenta que el 75% de la población nacional se encuentra asentada en ciudades.

En ese sentido, de acuerdo al “Escalafón Competitividad de los Departamentos de Colombia” desarrollado por la Cepal, entre los años 2000 a 2012 en el grupo de líderes se destacan los progresos y ascensos de Antioquia, Caldas y Santander.

Tolima progresa, se diferencia, y se ubica en el nivel alto. En el grupo medio alto se destacan ascensos de Sucre, Cesar y Boyacá, y en general de todos los que se ubican en el nivel medio bajo mostrando progresos generalizados, en buena medida como reflejo del rezago en los departamentos que se ubican en el nivel bajo y colero; en particular Chocó y Guaviare.

Para el Banco Mundial, las regulaciones que aplican al sector de la construcción juegan un papel importante en el desarrollo de las ciudades, la economía de un país y la generación de empleo.

Argumenta que en los países de la Ocde, la industria de la construcción representa en promedio un 6,5% del Producto Interno Bruto (PIB)  y se estima que por cada 10 empleos vinculados a un proyecto de construcción, otros 8 se añaden a la economía local. En Colombia, para finales de 2012, la construcción representó el 7,7% del PIB y ocupó directamente al 6,1% de la población activa del país.

Para el Doing Business, el Banco Mundial mide el número de trámites, tiempo y costos asociados a obtener los permisos para construir una bodega comercial y conectarla a los servicios de acueducto, alcantarillado y telefonía fija. Incluye las inspecciones necesarias antes, durante y después de la construcción.

Gracias al trabajo de mejora en los últimos 3 años a los procedimientos para la obtención de permisos de construcción a nivel nacional y en los municipios, en términos del número de trámites y del tiempo promedio en las 23 ciudades -10 trámites y 86 días-, Colombia está por delante de los promedios de Latinoamérica y los países de ingreso alto de la Ocde. No obstante, continúa estando lejos de Hong Kong RAE China—6 trámites y 67 días.

En términos de costo, construir en Colombia cuesta casi el doble que en los países de altos ingresos de la Ocde y es 8½ veces más caro que en Hong Kong RAE, China. Obtener permisos de construcción es más fácil en Pereira, donde los constructores deben completar 8 trámites que tardan 63 días y cuestan el 104,2% del ingreso per cápita.

Si a nivel mundial Colombia estuviera representada por Pereira en el  indicador de Obtención de permisos de construcción, el país se ubicaría en el puesto 17 de 185 economías que mide Doing Business—diez posiciones por delante de la clasificación actual. En contraste, es más difícil en Palmira donde se requieren 11 trámites que tardan 101 días y cuestan un 279,9 % del ingreso per cápita.

La variación en trámites entre las ciudades está determinada en buena medida por el mayor o menor grado de aplicación de las disposiciones del Decreto 1469 de 2010, sobre todo en relación a los requisitos previos a la solicitud de la licencia de construcción.

Tanto la obtención de licencias urbanísticas -entre ellas las licencias de construcción- como la conexión a los servicios de acueducto, alcantarillado y telefonía fija se rigen por normas de carácter nacional. El Decreto 1469 de 2010 establece los requisitos para la expedición de licencias de construcción en las Curadurías urbanas y la Ley 142 de 1994, junto con las leyes y decretos que la modifican, constituyen el régimen de servicios públicos domiciliarios.

Sin embargo, los municipios y distritos son competentes para fijar el impuesto de delineación urbana y disponer del ordenamiento del territorio con la reglamentación del uso del suelo (estableciendo las zonas urbanizables y no urbanizables y las clases y usos de las edificaciones, entre otras acciones) mediante la expedición de Planes de Ordenamiento Territorial.

Los trámites para obtener permisos de construcción en el país varían dependiendo de la complejidad de las construcciones y se dividen en trámites previos a la solicitud de la licencia de construcción; su obtención en las curadurías urbanas o Secretarías de Planeación; la conexión a los servicios públicos y la inspección de la obra terminada por parte de las entidades encargadas del control urbano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?