| 11/1/2013 10:50:00 AM

Bogotá sigue mandando la parada

Para la Cepal, Bogotá/Cundinamarca y Antioquia siguen siendo la pauta en el país en cuanto a la evolución de la competitividad.

El Director de la Oficina de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en Colombia, Juan Carlos Ramírez, señaló este viernes que en 2012- 2013, la dinámica de competitividad nacional se asocia con un mejor desempeño relativo de los departamentos en los niveles medios, consolidación de los liderazgos, y agrupación más numerosa en los niveles bajos.

El Escalafón de la Competitividad de los Departamentos de Colombia 2012 presenta una actualización de las versiones anteriores realizadas para 2000, 2004, 2006 y 2009, y recoge los resultados más recientes de los departamentos en cinco factores de competitividad: (a) fortaleza de la economía, (b) capital humano, (c) infraestructura, (d) ciencia y tecnología, y (e) gestión y finanzas públicas. Esta versión incluye el análisis de un sexto factor: la seguridad.

El Escalafón de la Competitividad de los Departamentos de Colombia constituye un indicador de desarrollo económico, social e institucional, que expresa cómo los departamentos disponen de diversos activos estructurales con patrones de especialización particulares.

El índice destaca la situación y la evolución de la competitividad de los departamentos:

Líderes: Bogotá/Cundinamarca y Antioquia se afirman como líderes.

Altos y constantes: Valle del Cauca y Santander se consolidan, y Atlántico, Caldas y Risaralda mantienen el nivel.

Mantienen nivel medio alto con progresos a consolidar: Boyacá y Quindío

Entre medio alto y medio bajo, con progresos inestables: Tolima, Meta, Norte de Santander y San Andrés

Mantienen nivel medio bajo con progresos relativos inestables: Bolívar y Huila

Mantienen nivel bajo con progresos relativos a afirmar: Cauca, Cesar, Casanare y Nariño

2 Descienden a coleros con progresos frágiles y pérdida relativa: Córdoba, Magdalena, Sucre, Caquetá y Arauca.

Mantienen condición de coleros
: La Guajira, con deterioro persistente; Amazonas, territorio fuera de serie; Chocó, con asomos de progreso; y Guaviare y Putumayo, con pérdida relativa.

En el concepto de la Cepal, las dimensiones de competitividad presentan unas dinámicas de convergencia y otras de Divergencia:

En el país, la fortaleza de la economía define estructuras y diferencias. Evoluciona hacia una agrupación más numerosa en el nivel inferior, con menor diferenciación entre ellos, y mayor con los niveles medios y superiores.

En infraestructura se registra una mejora generalizada en los grupos medios, con diferenciación y grandes rezagos en los niveles inferiores.

En capital humano se presenta un mayor proceso de diferenciación en los niveles altos, con cierta convergencia en los niveles medio bajos, y menos departamentos que se caracterizan por su mayor rezago.

Ciencia y tecnología es el factor con mayores concentraciones. Se presentan diferenciaciones en los niveles altos, mayores agrupaciones en los niveles medios, y un gran número de departamentos coleros, algunos de ellos con primeros destellos.

En gestión y finanzas públicas se presentan las mayores variaciones de corto plazo. Los líderes se diferencian más de sus seguidores, y un mayor número se agrupa en los niveles inferiores.

En seguridad se registra una mejora generalizada, que permite a algunos de los departamentos mejorar su competitividad relativa, gracias a que las peores condiciones se concentran en pocos departamentos.

Se presenta una mejora generalizada y equitativa en los requerimientos básicos, con rezagos más concentrados y diferenciados en pocos departamentos. Los avances en modernidad, por el contrario, marcan fuertes diferencias entre ellos, y los de competitividad alta se distancian de la mayoría de los departamentos, que se ubican en la parte baja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?