| 9/11/2013 5:00:00 PM

Suspenden grandes obras en La Calera

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR ordenó suspender la construcción de tres obras que se estaban adelantando en una zona de reserva forestal.

El director de la CAR, Alfred Ignacio Ballesteros, confirmó que a partir de la medida de suspensión, la autoridad ambiental iniciará el proceso sancionatorio que para este tipo de infracción a la normatividad ambiental contempla sanciones económicas de hasta 5.000 salarios mínimos vigentes.

De acuerdo con la CAR, las empresas constructoras deben suspender de manera inmediata las siguientes obras: Colegio George Washington School, ubicado en el kilómetro 5 de la vía Bogotá-La calera, vereda Aurora Baja, así como el Colegio la Colina, ubicado en el sector del mismo nombre.

Además, se determinó la suspensión de las obras del Centro Comercial El Manantial, proyecto de 1.459 metros cuadrados, ubicado en la vereda El Líbano, también en la Reserva Forestal Protectora de la Cuenca Alta del río Bogotá y donde se tenía previsto la ubicación de importantes empresas comerciales, así como una estación de gasolina.

En desarrollo de las visitas técnicas, la CAR confirmó que las obras de la nueva sede del Colegio George Washington y el Colegio La Colina a prevista para atender a unos 300 alumnos, adelantaron excavaciones de terreno, movimientos de tierra inerte, nivelaciones de área, conformación de terrazas, apertura de vías, disposición inadecuada de material de excavación y escombros con los consecuentes impactos en los recursos naturales.

Está última obra estaba en fase final solo restaban los acabados, por lo que la CAR advirtió a las empresas constructoras y a los particulares, revisar que sus actividades estén debidamente amparadas a la luz de la legislación ambiental y de ordenamiento territorial.

Igualmente, Ballesteros Alarcón indicó que únicamente se podrán expedir licencias de construcción de vivienda unifamiliar aislada. Entre tanto, el grupo de Procesos de la Subdirección Jurídica de la CAR estudia estos casos para determinar las acciones judiciales que se podrían entablar para impugnar la legalidad o no de las resoluciones que otorgaron las licencias de construcción correspondientes.

“En Colombia pasa algo particular que no ocurre en casi ningún país del mundo y es que los particulares para adelantar proyectos de esta naturaleza en zona urbana o rural no requieren licencia ambiental sino que solamente se necesita una licencia de construcción que confieren las autoridades municipales, estas tres obras cuentas con licencias pero son actos administrativos expedidos en contravía de una norma nacional, de una norma superior y en un área de reserva donde no podían haberse concedido estas clase de licencia o permisos. Además la suspensión implica que los proyectos no se podrán materializar”, explicó Ballesteros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?