| 7/19/2015 5:00:00 AM

Daniel Raisbeck, el historiador que sueña con llegar a la Alcaldía de Bogotá

Daniel Raisbeck habla con propiedad acerca del futuro de Bogotá y de los desafíos económicos que tiene que afrontar para convertirse en la ciudad más competitiva de América Latina. A sus 33 años, este historiador desafía a los ‘titanes’ que compiten por llegar al Palacio de Liévano.

La propuesta de este joven político es clara, conjugar las nuevas tecnologías, el emprendimiento y la educación de calidad para que Bogotá pueda alcanzar la competitividad y situarse en el mapa de los negocios a nivel mundial.

Raisbeck está concentrado en completar las pocas firmas que le hacen falta para inscribir oficialmente su candidatura a la Alcaldía de Bogotá por el Movimiento Libertario, que se compone principalmente por jóvenes de unos 25 años e incluso menos.

El precandidato, quien trabajó los últimos tres años en la Universidad del Rosario y realizó sus estudios de doctorado en Alemania, afirmó en una entrevista con Dinero que nunca ha ocupado un cargo estatal y por eso su perfil dista de lo que él denomina “la política tradicional”.

“Yo participe en unas elecciones con el Partido Conservador pero terminé decepcionado porque es prácticamente imposible reformar esas maquinarias políticas así uno llegue con todo el idealismo del mundo”, explicó.

Daniel Raisbeck citó una encuesta reciente para afirmar que “el 80% de los colombianos rechaza a los partidos políticos tradicionales”, mientras que el porcentaje de personas que está en contra de la guerrilla de las FARC es del 90%.

“Puede pasar cualquier cosa en las elecciones”, sostuvo Raisbeck, y explicó que el escenario será más claro cuando empiece la campaña formalmente y se concreten las posibles alianzas políticas que irían a pactar algunos partidos.

Este académico defiende “100% a Uber, y a todas las aplicaciones móviles que le permiten a las personas escoger el tipo de movilidad que quieren”. Estas compañías tecnológicas, según Raisbeck, llegaron para desafiar el “monopolio” de los taxis que “quiere obligar” a los usuarios a seguir en el modelo de transporte tradicional. 

Algunos políticos han sacado "provecho" de esa situación para ganar el apoyo político de un sector tan importante como el de los taxistas,  ya que se han dedicado a impulsar leyes para prohibir las aplicaciones, afirmó.

“Estas son soluciones inmediatas a los problemas de movilidad en una ciudad como Bogotá, ese es el futuro. El metro va a costar $20 billones de pesos y se va  demorar ocho años en construir”, insistió Raisbeck para defender esas aplicaciones.

Una de las principales posturas de este político es que hay que reducir los impuestos y facilitar la creación de empresas en la ciudad, ya que “según el Banco Mundial, se requieren 10 trámites para registrar un negocio en Bogotá”, lo que representa “casi tres semanas” de espera. 

“En países como Estonia o nueva Zelanda se puede registrar un empresa legal por internet en media hora. Así debería hacer acá, pero existe mucha burocracia, demasiados tramites” que perjudican a los nuevos empresarios, apuntó.

El precandidato también se mostró preocupado por el sistema de educación pública que ha “fracasado” por una “mala administración” de las autoridades que, según él, no han podido sacar adelante este sector.

Finalmente, se mostró optimista por la acogida que ha tenido el movimiento independiente que lidera y con el cual espera llegar “hasta el final” en las elecciones de octubre próximo, en donde quieren dar a conocer sus ideas y consolidar su proyecto político.

“Las personas con las que hemos hablado, mientras recogemos firmas, no están contentos con la política tradicional. En este momento no tenemos un reconocimiento muy alto, pero creo que vamos a subir, a la gente joven le va a llamar la atención nuestra propuesta porque es totalmente diferente”, concluyó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?