| 8/7/2010 3:40:00 PM

Juan Manuel Santos fue investido como Presidente

Ya tomó juramento Juan Manuel Santos ante el presidente del Congreso, Armando Benedetti, quien en su discurso resaltó la desigualdad en temas sociales y le pidió al Jefe de Estado planes puntuales para sacar a Colombia de la lista de los 15 paìses más desiguales del mundo.

Juan Manuel Santos fue investido hoy como el presidente número 59 de Colombia, tras imponerle el presidente del Congreso, Armando Benedetti, la banda tricolor. Con este acto se dio inicio al Gobierno de Unidad Nacional.

"Juro ante Dios y prometo al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las Leyes de Colombia", dijo Santos al ser investido jefe del Estado en la Plaza de Bolívar de Bogotá ante la presencia de unos 5.000 invitados.

Santos, a continuación, tomó juramento a su vicepresidente, Angelino Garzón, quien también juró el cargo "por Dios y por la patria de Colombia".

En la investidura de Santos están presentes casi una veintena de altas personalidades entre jefes de Estado y Gobierno, vicepresidentes, además del Príncipe Felipe de Borbón, en representación de España.

Todos ellos están ubicados en la misma Plaza de Bolívar, al aire libre, y después de que prácticamente durante toda la mañana estuviera lloviendo. El cielo escampó justo al inicio de la ceremonia, por lo que los invitados pudieron desprenderse de los paraguas.

Extrema seguridad y lluvia en Bogotá preceden la posesión de Santos


Un fuerte dispositivo de seguridad rodea hoy la Plaza de Bolívar de Bogotá para la ceremonia de investidura de Juan Manuel Santos como presidente de Colombia, en medio de una pertinaz lluvia que obligó a los centenares personas a cubrirse con paraguas.

Los organizadores del gran evento fueron los encargados de distribuir paraguas a los congregados en esa céntrica plaza, que acogerá la ceremonia al aire libre a partir de las 3 de la tarde.

Las ventanas del Capitolio del Congreso, frente al que jurará Santos su cargo, fueron adornadas con flores y las banderas de los 32 departamentos colombianos.

También las flores se colocaron alrededor de la estatua del Libertador Simón Bolívar y fue instalada una gran pantalla para que los invitados puedan ver la ceremonia del nuevo gobernante.

Unas 5.000 personas han sido invitadas al acto, entre ellas el presidente saliente Álvaro Uribe, en un acto sin precedentes ya que los mandatarios salientes no suelen acudir a estas ceremonias.

La histórica Plaza de Bolívar se encuentra acordonada por varios anillos de seguridad de la Policía y decenas de hombres vigilan desde las terrazas de los edificios para garantizar la seguridad en el evento.

Ese gran despliegue de seguridad se percibe en toda la ciudad, donde hay cientos de policías y militares practicando controles a los ciudadanos o simplemente en alerta.

A primera hora del día, Santos recibió un bastón de mando de manos de las autoridades espirituales de los pueblos indígenas de la norteña Sierra Nevada de Santa Marta y para ello viajó hasta el sitio sagrado de Seyzhua, donde permaneció unas dos horas.

El presidente electo se había desplazado el viernes por la noche a la ciudad caribeña de Santa Marta junto a su esposa María Clemencia Rodríguez y sus hijos María Antonia, Martín y Esteban.

Asimismo, Santos estuvo acompañado en la ceremonia por su secretario privado, Juan Carlos Mira; su alto consejero para las Comunicaciones, Juan Mesa; la ministra designada de Ambiente, Sandra Bessudo, y el ambientalista Juan Meyr, antiguo titular de esa cartera.

El ritual fue privado y estuvo a cargo de "mamos" (sacerdotes) de las etnias arhuaca, kogui y wiwa, que comparten junto a la kankuama la cadena montañosa con picos nevados de casi 6.000 metros sobre el nivel del mar, lo que la hace única en el mundo.

Santos recibió también dos "aseguranzas", hilos de algodón que le fueron amarrados en las muñecas.


(Con infromación de EFE).




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?