| 12/6/2016 11:01:00 AM

En rines: La edad promedio de los vehículos es de 16 años en Colombia

El compromiso asumido por Colombia de reducir en un 20% las emisiones de gases contaminantes en el 2030 podría verse truncado si no se moderniza el parque automotor, dado que su edad promedio es de 16 años.

La advertencia la realizó el presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos), Oliverio García Basurto, quien reiteró en varias oportunidades que  el país requiere de una política pública sólida para contrarrestar la edad del parque automotor.

Durante la presentación de un informe sobre los principales resultados del sector en lo corrido de este año, Andemos explicó que el parque automotor colombiano registra “altos índices de edad”.

Estos son responsables de un “enorme gasto público por enfermedades derivadas de la calidad del aire y accidentalidad vial”, precisó el directivo en el evento realizado en la capital colombiana esta mañana. 

Lea también: Las ventas de vehículos en el país siguen cayendo

Vale la pena destacar que en la actualidad el segmento de vehículos con mayor deterioro es el de carga, ya que en promedio su flota tiene 20 años de existencia (aunque el 45% de los autos supera esa edad).

Esta cifra es preocupante si se tiene en cuenta que el sector automotor aporta 61,2 millones de toneladas anuales de emisiones de CO2 equivalente, las cuales se concentran principalmente en las grandes ciudades del país.

El impacto de la contaminación se refleja directamente en las finanzas de la nación, pues según Andemos cada año se registran 6.000 muertes relacionadas con esta problemática de tipo ambiental.

Precisamente esa agremiación reveló que el costo anual de las emisiones alcanza los $5,7 billones, lo que equivale a 1,1 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) del año 2009.

El deterioro generalizado del parque automotor colombiano también se manifiesta en los altos niveles de accidentalidad, puesto que en el 2015 se registraron casi 6.900 muertes asociadas a este problema.

Lea también: Colombia: Uno de los peores países para conducir

Teniendo en cuenta este escenario, Oliverio García, argumentó que es urgente generar los incentivos para que el parque automotor se actualice con el fin de cumplir con los compromisos asumidos por el país en el COP21 de París (Francia).

“El remedio que se ha estado aplicando es recoger plata a través de reformas tributarias para cubrir el desbocado gasto en salud ocasionado por la mala calidad del aire y accidentalidad vial, y no se está tratando al paciente”, aseguró García Basurto.

 Además, fue enfático al señalar que, con la dinámica actual de la economía y el crecimiento de la población colombiana, la expansión del parque automotor será prácticamente inminente en los próximos años.

Es por ello que señaló que será necesario generar políticas públicas adecuadas para afrontar los desafíos del futuro, los cuales se concentrarán en temas de salud y también de infraestructura.

El problema, de acuerdo al directivo, no es la saturación del parque automotor, pues el índice de motorización de Colombia es de 5,9 vehículos por cada 1.000 habitantes, mientras que en naciones como Brasil ese número es de 12,5 por el mismo número de personas.

Durante el evento, Andemos manifestó que en lo corrido del año se han sumado 220.230 vehículos al parque automotor colombiano y pronosticó que para el cierre de este año esa cifra podría ser del orden de los 250.000 gracias al impulso del Salón del Automóvil de Bogotá.

Lea también: Las principales novedades que trajo el Salón del Automóvil a Bogotá

 Mientras que en el caso de las motos nuevas se prevé que las ventas superen las 520.000 y para los próximos cinco años Andemos pronosticó que ese monto podría llegar al millón de unidades anuales.

Cuestionado sobre el impacto que podría tener la reforma tributaria en el sector, el directivo cuestionó que el actual proyecto de ley no hace referencia al impoconsumo de vehículos.

De esta forma, afirmó, se estaría provocando “desbalances que afectan el recaudo, desincentiva la modernización y distorsionan los mercados”.

Además, alertó que "la aplicación de la antigua política fiscal para fomentar la producción nacional, demostró ser totalmente contraria a los objetivos que suponía iba lograr: equidad, eficiencia, fomento a la producción nacional y mayor recaudo”.

Aunque uno de los puntos más polémicos que tocó el encargado de Andemos durante el evento tiene que ver con la exención del IVA para los biocombustibles, ya que señaló que se debería “expandir estos beneficios a tecnologías hibridas y eléctricas”.

“Colombia debe legislar a la par de las tendencias y legislas a la vanguardia con los desarrollos tecnológicos”, concluyó el directivo durante la presentación.

Lea también: ¿Se avecina un revolcón en el mercado de la distribución de combustibles?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?