| 8/14/2014 12:00:00 PM

Buscan modernización tributaria para Bogotá

Desde la Administración Distrital, el proyecto que fue radicado en el Concejo de Bogotá contempla nuevas herramientas que le permitan a los ciudadanos menores castigos y mayores facilidades del pago de sus responsabilidades.

El secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla, aseguró que dentro de la modernización tributaria de la ciudad están contempladas nuevas herramientas faciliten el proceso tributario y catastral de la ciudad. Como ya se había mencionado, el proyecto que será debatido el próximo 20 de agosto por el Concejo Distrital, el cual incluye cuatro aspectos: impuesto predial y de vehículos, industria y comercio, cobros por congestión y estampillas.

“Si hay ajustes en la tarifa tributaria del predial, el 2015 sería un año de transición y sería aplicable en el 2016; vamos a preparar a la ciudad para el posconflicto porque no lo va a recibir este gobierno. Pero en el caso del ICA (impuesto de industria y comercio) si nos aprueban la simplificación sería aplicable desde el 2015”, subrayó el funcionario.

Simplificación para el ICA y predial
Para el caso de industria y comercio proponen bajar de siete a tres niveles tarifarios sobre los que se declara hoy el impuesto ICA, de acuerdo con la actividad económica. Los pequeños y medianos contribuyentes declararían anualmente si se aprueba el proyecto, mientras que los agentes retenedores y grandes contribuyentes lo harían de forma bimestral.

Bonilla aseguró que con esto, los trámites del tributo para los contribuyentes serán simplificados y les permitirá enfocar más esfuerzos de sus funcionarios en la lucha contra la evasión. Otro aspecto de simplificación es para el impuesto predial y de vehículos. Bonilla señaló que mantendrán la actual autoliquidación durante los dos primeros vencimientos: el primer vencimiento con el 10% de descuento y segundo vencimiento sin descuento y sin sanción. Añadió que a partir del segundo vencimiento no se sancionaría sino que se podrá facturar y establecer unos recargos del cinco y diez por ciento de acuerdo a lo que los contribuyentes tarden en el pago. “Los intereses de mora sólo se aplicarían el primero de enero del siguiente año con una tasa de IPC+5 y no a la tasa actual del 28,5% efectivo anual”, dijo Bonilla.

Para el impuesto predial, la Administración planea además estímulos para el pago. Para las construcciones nuevas que involucren mejoras ambientales por localización, diseño, que incluya materiales reciclables en su construcción o que ahorre consumo de agua y energía, tendrían una reducción en el impuesto predial de la siguiente forma: si están por debajo de los 135 salarios mínimos recibirían una reducción entre el seis y el 40 por ciento del impuesto, y para los que estén por encima del avalúo tendrían una reducción entre el dos y ocho por ciento.

Para los predios que serán objeto de la renovación urbana, si el propietario entrega el predio para un proceso de renovación y regresa al mismo sitio en un apartamento, sólo si conserva esa propiedad por cinco años, se le descontará el 50% del predial.

Apuesta por la equidad
La propuesta de la Administración es construir un proceso de equidad con tarifas justas. Bonilla explicó que en los estratos donde se sentirá un mayor impacto serán los estratos uno y dos; estratos en donde se ubican el mayor número de predios de la ciudad ocultos en su condición por estrato y que están por encima de este avalúo. Por ejemplo, en el estrato uno hay 51 predios identificados con avalúos catastrales superiores al avalúo mencionado. Actualmente, esos predios están pagando una tarifa del seis por mil y de llegarse a aprobar la modernización tributaria, esos predios pasarían del seis al 16 por mil. “Estos predios realmente están escondidos en el estrato. Cuando se examina la capacidad de pago nos encontramos que las mediciones de pobreza, comparadas con los estratos, ya no indican nada respecto a la condición de los propietarios”, dijo Bonilla.

“Hoy tenemos en la ciudad de 2,2 millones hogares que sólo 1.3 millones son propietarios de vivienda y ellos son los que pagan el impuesto predial lo que significa que hay multipropietarios que viven de arrendar viviendas a otros hogares. Además, en otros estratos, la medición de pobreza dice que sólo el 52% de los hogares del estrato uno es pobre, sólo el 30% del estrato dos, 7% en el estrato tres y el 1% en el estrato cuatro, los demás son no pobres”, puntualizó Bonilla asegurando que esos ‘no pobres’ tienen capacidades de pago para sus responsabilidades tributarias.

El Distrito, por cuenta de esta inequidad, está dejando de recibir aproximadamente $200 mil millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?