| 3/3/2015 5:45:00 AM

Impacto regional del petróleo barato

Fitch anticipa que el recaudo tributario de las entidades territoriales de las regiones petroleras del país podría disminuirse en el mediano plazo.

Durante la última década, el sector petrolero logró posicionarse como uno de los principales en la economía nacional, si se consideran sus efectos sobre los ingresos fiscales, el mercado cambiario, la balanza comercial, la balanza de pagos y su encadenamiento productivo con el resto de sectores económicos.

De acuerdo con el Dane, la actividad de extracción de petróleo aportó 8,2% en promedio al PIB nacional (precios corrientes) para 2012, 2013 y los tres primeros trimestres de 2014. Por su parte, las exportaciones de crudo representaron en promedio 54% del total de exportaciones del país de los últimos 3 años.

En cuanto al aporte fiscal, durante los últimos 3 años, 29% de los ingresos corrientes de la Nación ha provenido de aportes del sector minero-energético correspondientes a dividendos de Ecopetrol, impuesto a la renta de hidrocarburos e ingresos por regalías.

Según el Dane en 2013, la actividad de extracción de petróleo crudo participó con 67% en promedio del PIB departamental de Meta, Casanare, Arauca y Putumayo. Dada su importancia, el sector petrolero generó un crecimiento destacable en estas regiones, explicado por los encadenamientos productivos de esta industria con el resto de los sectores económicos.

Fitch anticipa que el recaudo tributario de las entidades territoriales de las regiones petroleras del país podría disminuirse en el mediano plazo. Esto sería especialmente en el impuesto de industria y comercio (ICA) para los municipios, como en los derivados del consumo para departamentos. Otros impuestos provenientes directamente de la actividad petrolera también podrían decrecer.

La calificadora considera que, a partir de 2016, si se mantuviesen los precios actuales del petroleo, la disponibilidad de recursos a través de asignaciones directas y de fondos del Sistema General de Regalías (SGR) podría ser ajustada para las entidades territoriales. Lo anterior las limitaría fuertemente en materia de proyectos de inversión presentados a los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD).

Frente al aplazamiento de recursos de inversión del Presupuesto General de la Nación (PGN) aprobado para 2015, anunciado recientemente, las finanzas subnacionales también resultarían desfavorecidas. Su disponibilidad menor podría afectar la cofinanciación de proyectos futuros. Lo anterior, sumado a los recortes del SGR, influiría en los presupuestos de los planes de desarrollo de las administraciones locales que iniciarán su período de gobierno en 2016.

Considera que la aplicación del esquema de regalías a los proyectos de producción incremental, definidos en el PND, fomenta la continuidad en la explotación de pozos petroleros, por lo que podría aliviar el detrimento en la generación de regalías.

No obstante, si los precios actuales del petróleo se mantuviesen, las regalías totales disminuirían drásticamente debido a la reducción de los planes de inversión de las compañías petroleras y la decisión de dejar de operar en pozos que no generan rentabilidad.

En cuanto a la deuda respaldada con recursos del SGR y algunos rubros del SGP, Fitch considera que no existen riesgos sobre la disponibilidad de estas fuentes de pago. Los proyectos financiados con deuda y respaldados con regalías antes o después de la implementación del SGR en 2012 poseen la garantía, dado que estos recursos ya fueron comprometidos. Por su parte, la Ley 1176 de 2007 garantiza un crecimiento real de 3% entre 2011 y 2016 en los recursos del SGP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?