| 9/6/2011 7:44:00 AM

“Hay un ambiente enrarecido y mediático en contra de Arias”

Jorge Anibal Gómez, abogado de Andrés Felipe Arias habló con Dinero.com. En la charla, el exmagistrado aseguró que su cliente es inocente.

Gómez también mostró su preocupación por la falta de independencia en las decisiones judiciales que se han dictado en contra del exministro Arias y calificó de exagerada la decisión de enviar a prisión a Andrés Felipe Arias.

¿Andrés Felipe Arias es inocente?
Por supuesto que lo es, no solo porque esa es la presunción que rige para todos los que están siendo investigados, incluso acusados, sino porque en el caso particular de él no ha cometido ningún delito, él no ha infringido la ley penal, al menos en lo que hasta ahora ha sido materia de investigación y, eventualmente, de acusación, como ya lo fue para algunos compañeros suyos del Ministerio.

¿Cuáles son los argumentos de la defensa para rebatir las acusaciones de las que está siendo objeto Andrés Felipe Arias?
La discusión aquí es muy puntual. A él por el momento se le investiga de haber celebrado unos contratos con el IICA, (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura), que es un organismo de la OEA, de haber celebrado con esta entidad unos convenios, dice la fiscalía, sin el lleno de los requisitos legales, es decir, sin haberse hecho una convocatoria pública o una licitación donde hubieran concursado otras entidades diferentes al IICA y como consecuencia de esa contratación, supuestamente sin el lleno de los requisitos legales, pues allí hubo una asignación de unos recursos que se le entregaron al IICA para administrara esos proyectos que para la fiscalía constituye un delito de peculado, lo mismo también se le imputa a él el hecho de que algunos de los beneficiarios de esos programas de Agro Ingreso Seguro (AIS), que fraccionaron predios para aspirar a más auxilios de los que tendrían derecho, la cuantía de esos excesos, de los beneficios que indebidamente obtuvieron algunos de estos beneficiarios que engañaron al IICA, que engañaron al Ministerio fraccionando esos predios, se le ha imputado a él, que también esos peculados los habría cometido él a favor de esos beneficiarios, esos son como las imputaciones que se le han hecho.

¿Cuál fue el error del exministro Arias?
A juicio de la fiscalía es que hubiera contratado directamente con el IICA, la defensa sostiene que no solo el ministro, sino todos los demás funcionarios, el viceministro, los de la oficina jurídica y demás del Ministerio de Agricultura hicieron lo correcto porque se trataba de desarrollar una política pública que fue la ley 1133, que creó el programa Agro Ingreso Seguro, es una política pública para buscar el mejor desarrollo del sector agropecuario, del desarrollo del campo colombiano que tenía varios programas, uno de ellos y es donde se focaliza toda la discusión jurídica, es el programa de riego y drenaje, que es donde se hicieron los auxilios o las ayudas a algunos proyectos de desarrollo en ese campo, que son los que se han cuestionado.

Si eso puede llamarse un error, pues estaría en haber hecho esa contratación directamente con el IICA, pero es lo que se venía haciendo desde épocas inmemorables acá, el IICA está desde el año 1964 en Colombia, el IICA ha elaborado proyectos de esta misma clase en toda América, en países como México, Brasil, Perú, Chile, en Centroamérica y aquí en Colombia también, en los últimos doce años, se han hecho con el IICA no menos de 45 convenios, todos por contratación directa, y de esos convenios, no menos de 15 lo han sido para riego y drenaje y todos por contratación directa.

Lo que no entiende uno es por qué esos convenios con el IICA iguales a los que ahora se cuestionan nunca se pusieron en duda respecto a la legalidad de esa forma de contratación y ahora solo cuando los hizo el exministro Arias se volvieron en delito, en contratos sin el lleno de los requisitos legales y él no hizo nada diferente a lo que hicieron sus antecesores.

¿Hay una persecución hacia el exministro?
Sin lugar a dudas estas imputaciones al ministro y a todo su equipo en el Ministerio tiene un sesgo político y así es como la fiscalía ha querido enfocarlo, diciendo, como lo hizo en la audiencia de imputación, que el ministro había escogido a dedo al IICA, que lo había contratado directamente con él para poder manipularlo y manejar todo él a través del IICA para efectos de su campaña política como precandidato conservador.

¿Hay una tergiversación mediática?
Yo si creo y pienso más que una tergiversación, hay es una interferencia mediática porque la fiscalía en la audiencia de imputación a los exfuncionarios del Ministerio, que fueron los primeros en ser llamados, dijo que este era el acto de corrupción más grave en la historia del agro colombiano y todos esos calificativos superlativos son de la cosecha de los medios de comunicación que no son afectos al pensamiento político del exministro Arias.

De modo que todo esto se ha exacerbado por los medios, creando en la fiscalía y en los mismos jueces de control de garantías un ambiente enrarecido, unas presiones que, de no ser atendidas, los jueces realmente pasarían un mal rato, al punto de que en una audiencia preliminar, ya se dijo por un juez que ellos, los funcionarios del Ministerio, habían sustraído dineros que correspondían a los campesinos pobres, entonces mire dónde va todo esto que se ha dicho que es un acto de corrupción, que no nos han podido demostrar cuál es la corrupción, en dónde está la corrupción, que no sea la que propiciaron los que fraccionaron los predios para obtener mayores beneficios, pero repito, eso se hizo engañando al Ministerio, engañando al IICA, que era el que manejaba esos proyectos.

¿Quién puede estar detrás de interferencia mediática?
Los medios.

¿Cuáles específicamente?
Lo que se ha llamado o se conoce como la gran prensa, medios impresos, noticieros de televisión y radio que no fueron muy amigos del gobierno del presidente Uribe y no fueron muy amigos de sus políticas, y no olvidemos que al exministro Arias lo asocian mucho con el presidente Uribe, al punto que lo llaman Uribito, porque él ha sido muy leal y fue considerado, por el mismo presidente Uribe, como uno de sus posibles sucesores. De modo que cuando yo me refiero a esas presiones mediáticas es justamente de los que no son afectos a las políticas de la administración Uribe y en concreto del Ministerio de Agricultura del doctor Andrés Felipe Arias.

¿Fue exagerada la medida de aseguramiento contra Andrés Felipe Arias?
Completamente exagerado, desproporcionado. En la audiencia de petición de medida de aseguramiento yo pude demostrar como, en el caso del exministro Andrés Felipe Arias, no se daban las exigencias constitucionales para privar de la libertad a una persona, nosotros estamos regidos por un sistema que tiene como su principio toral es el de la libertad, es decir, la regla general es la libertad de los investigados, la excepción es la privación de la libertad, la detención preventiva, entonces para privar de la libertad a una persona que ha sido imputada, la Constitución Política y los fallos, la jurisprudencia de la Corte Constitucional han consagrado unas exigencias en el sentido de que esa privación de la libertad debe ser, no solo necesaria, sino urgente, atendiendo unos fines que tiene la privación de la libertad.

Esos fines, son el de impedir que la persona que está siendo investigada huya y es lo que se llama el riesgo de fuga; está también el riesgo de obstrucción u obstaculización de la marcha de la justicia y el riesgo de reiteración.

En el caso del exministro Andrés Felipe, como de todos los demás exfuncionarios del Ministerio que están privados de la libertad, no se dan ninguno de esos riesgos. Primero porque todos ellos han estado atentos, prestos a los requerimientos que les han hecho la justicia, tan pronto supieron que estaban siendo objeto de una indagación, ofrecieron a la fiscalía sus versiones para responder a todas las inquietudes que tuviera la fiscalía, con eso le estaban dando información a la fiscalía para que adelantara sus investigaciones.

En el caso del exviceministro, Juan Camilo Salazar, renunció a un contrato con una multinacional y el exministro Arias renunció a la Embajada en Italia para la cual lo había asignado como embajador el gobierno actual.

¿Han tenido dificultades para adelantar la defensa?
Interferencia y dificultad para adelantar la investigación la hemos tenido los defensores de ellos porque obviamente toda esta investigación está en el Ministerio y en el IICA, el IICA no nos aporta nada de lo que nosotros necesitamos para defenderlos a ellos porque se ampara en una inmunidad diplomática, por ser un organismo multinacional de la OEA, entonces tenemos que hacerlo todo a través del Ministerio de Agricultura y el Ministerio, a quien acudimos con derechos de petición, nos dilata las respuestas, entonces nos dice que nos responde en un término de 60 días hábiles y eso es demasiado tiempo para nosotros poder acopiar toda la información para poder defenderlos.

¿El actual ministro Juan Camilo Restrepo está siendo un obstáculo para la defensa de Andrés Felipe Arias?
Yo no señalo directamente al ministro, yo hablo del Ministerio, él es que está al frente del Ministerio, yo no sé si él será el que da esas instrucciones, que los derechos de petición se dilaten tanto, no tengo elementos de convicción para señalarlo a él como responsable de eso.

En lo que sí ha sido solícito el Ministerio, no sé si por instrucciones del señor ministro u otro funcionario del Ministerio, lo que se han dedicado es a investigar es a los defensores, porque hemos sabido nosotros, en mi caso y esta oficina que atiende la defensa del doctor Juan Camilo Salazar y el doctor Andrés Felipe Arias, hemos sabido que el Ministerio nos está investigando a nosotros porque le solicitó al IICA que certificara si nosotros teníamos o habíamos tenido algún contrato con el IICA y en caso afirmativo que dijeran qué convenios, con qué montos, con qué objeto, es decir, como si nosotros, presume el Ministerio, viniéramos desde antes con contratos con el IICA y hubiéramos empatado con la defensa de funcionarios del Ministerio, cuando en el caso personal o de los abogados de esta oficina supimos de la existencia del IICA a través de esta defensa.

¿Cuáles son las razones para que el Ministerio actúe de esta manera?
Vaya usted a saberlo, la verdad yo no sé por qué ha mostrado esa hostilidad con los anteriores funcionarios del Ministerio. Al estallar el escándalo de la revista Cambio, del fraccionamiento de predios, el ministro Fernández, del anterior gobierno, junto con el exviceministro Salazar suspendieron la ejecución de los convenios en los cuales los beneficiarios fraccionaron predios, suspendieron y pidieron a ellos, por instrucciones mismas del presidente Uribe, que devolvieran la plata que habían recibido indebidamente y los convocaron a una conciliación que se realizó a instancias del Ministerio, en la que los beneficiarios ofrecieron devolver todos esos recursos, y los han devuelto en su gran mayoría, pero pararon la ejecución de los convenios que dieron lugar a eso.

Entró el nuevo gobierno y el 5 de octubre, este gobierno, el viceministro actual reactivó los convenios que había suspendido el ministro anterior, los reactivó y los prorrogó con el IICA por dos años más, se supone que esos convenios son los de contratación ilícita, o sea que esos son los que constituyen el delito de celebración de contratos sin el lleno de los requisitos legales, o sea que este gobierno le dio un segundo aire o prorrogó la vigencia de los contratos ilícitos, entonces mire usted que uno no entiende si esos fueron ilícitos porque lo celebró la administración Arias, ¿dejan de ser ilícitos cuando los prorroga la administración actual?, la verdad que uno no entiende esas cosas.

¿Se satanizó AIS?
Se ha satanizado el programa AIS y el cambio de nombre (Desarrollo Rural con Equidad) obedece a mencionar equidad, porque lo dijo la fiscalía y se lo he escuchado al ministro actual, que el problema de AIS es que no se había hecho una distribución de esos recursos y para las personas o para los agricultores pequeños y medianos y las estadísticas que nosotros tenemos, suministradas por el mismo Ministerio, no de Arias, sino el actual, son otras e indican, por ejemplo que el 99% de beneficiarios son medianos y pequeños productores agrícolas, o sea, pequeños y medianos agricultores y que el 96% de los recursos del programa AIS fueron a parar a manos de pequeños y medianos productores, solo un 4% a grandes productores, que no estaba prohibido en la ley asignarles a ellos subsidios o beneficios porque el programa era para el desarrollo de todo el sector agropecuario, no solamente de los pequeños y medianos como dijo la fiscalía. Nosotros presentamos la estadística de cuánto aumentó el empleo en el sector rural con el programa AIS.

¿El doctor Arias realizaba las asignaciones del programa AIS?
Eso es lo que se critica con un sesgo político, es que el exministro Arias contrató directamente con el IICA para manipularlo de acuerdo a sus conveniencias políticas.

El IICA era el que hacía la convocatoria, el IICA era el que tenía un panel de personas que revisaban esos proyectos y veían si eran o no viables, si se podían ejecutar o no y había un segundo panel de expertos que revisaban que en verdad esas condiciones de viabilidad se dieran, todo eso lo hacía el IICA y ellos eran los que manejaban los recursos y los asignaban a través de una fiducia, de modo que el que determinaba quiénes debían recibir los auxilios no era el ministro. Previo el filtro y la selección que hacía el IICA sí intervenía algunos funcionarios del Estado, que había un comité operativo que era donde se hacían las asignaciones de acuerdo con las recomendaciones que hacía el IICA.

¿Le da temor que el exministro Arias sea declarado culpable por la presión que hay en torno a su caso?
Sí señor, existe ese riesgo porque la verdad en las condiciones en que están estas investigaciones, estos casos, y lo hemos comentado los distintos defensores, es prácticamente indefensible este caso.

En el caso del ex ministro Arias, se vio ante el magistrado, que fungió como juez de garantías, por ejemplo en el riesgo de obstrucción que se le dedujo a él, la fiscalía dijo que él había ido a la cárcel La Picota, como 10 veces, a visitar a sus excompañeros del Ministerio y que lo había hecho para inducirlos a ellos para que no declarara ante la fiscalía, para que no declararan en contra del exministro Arias y que eso era algo que estaba interfiriendo con la investigación, entonces para eso lo más aconsejable era detenerlo a él.

La fiscalía para decir que el exministro Arias estaba induciendo a sus excompañeros a la reticencia no presentó ninguna evidencia, ninguna información, ningún elemento de convicción que permitiera hacer esa afirmación, que él había ido a hacer esas visitas a eso, lo único que aportó la fiscalía fue la constancia de las entradas del exministro Arias de visita a la cárcel La Picota y dijo que habían sido 10 y por largas jornadas.

El señor magistrado, que fungió como juez de control de garantías, sostuvo lo mismo, dijo que sí, que esas visitas habían sido para inducirlos a la reticencia y le agregó algo que tampoco era verdad, que las visitas no solo habían sido muy extensas, sino que habían sido hechas en días que no era permitida la visita, entonces que eso mostraba la capacidad del exministro Arias de penetrar a sus anchas a la cárcel.

La defensa no solo explicó como esas visitas habían sido con un carácter puramente humanitario, de solidaridad con ellos, como cualquier persona va a visitar a un preso, casi como una obra de misericordia, sino que probó con testimonios de personas muy respetadas, de exviceministros o viceministros de este gobierno, que estuvieron en esas visitas con el exministro Arias y declararon bajo juramento, la defensa llevó esas declaraciones, en donde aseguraron que nunca se había hablado de nada para que los detenidos cambiaran sus versiones o cambiaran sus testimonios a la fiscalía o se abstuvieran de declarar, es decir, que el exministro jamás los indujo a nada de eso, o sea que la fiscalía no solo no presentó pruebas de que sí los había inducido, sino que la defensa sí las presentó para demostrar que no los había inducido, sin embargo el señor magistrado desestimó esas pruebas y todo lo que dijo de ellas era que la defensa no había probado siquiera que esas personas hubieran estado de visita, cuando ellos bajo la gravedad del juramento aseguraron que allá estuvieron.

¿Cómo hacerle frente a este caso si prácticamente se va a condenar a Andrés Felipe Arias?
Mire usted cómo hay una prevención. Las afirmaciones del magistrado que había ido de visita los días que eran prohibidas las visitas, las desvirtuó el mismo director el Inpec y dijo, yo no quiero contradecir al señor magistrado, pero el doctor Andrés Felipe Arias entró de visita los días ordinarios, que todo el mundo puede entrar y lo extenso de las visitas no significa que era para inducirlos y que por eso se demoraron tantas horas, lo que pasó es que iba de visita a las 11 de la mañana y si uno va a salir después de las 12 del mediodía no lo puede hacer, tiene que esperar hasta las 2 de la tarde o más para salir porque en esa franja del mediodía nadie entra y nadie sale de la cárcel, además el hecho que una visita sea larga no quiere decir que sea para inducir a una persona.

Los defensores estamos sumamente preocupados por el ambiente enrarecido y mediático que hay en contra de ellos y que al menos hasta ahora, no ha permitido unas decisiones judiciales completamente independientes, ni que estén por encima de todas esas presiones mediáticas.

La esperanza que tenemos, en el caso de Andrés Felipe Arias, que la Corte actúe con imparcialidad y que la Corte, como espero que lo va a hacer, nos de garantías de independencia y que se sobreponga a estas presiones mediáticas.

¿Hay esperanza con la Corte cuando ellos han atacado todo lo que tenga que ver con el expresidente Uribe?
Yo no puedo buscar otro juez distinto a la Corte que es a quien señala la Constitución como competente para adelantar este juzgamiento, entonces yo tengo que esperar y creer en la imparcialidad e independencia de la Corte para este juzgamiento y me hago esa reflexión que en la Corte al menos tendremos la posibilidad de tener toda la libertad de presentar todas las pruebas y evidencias y la fiscalía tendrá que probar ante la Corte sus afirmaciones, que hasta ahora no lo ha hecho, que hasta ahora han sido afirmaciones sin soporte, que han calado en los jueces y que los jueces han resuelto de acuerdo con eso, pero ya en un juicio la cosa es a otro precio, la cosa es probando.

La fiscalía no tiene cómo probar que allí hubo un delito, en cambio nosotros sí tenemos cómo probar que allí no se hizo nada distinto a lo que siempre se ha hecho.

¿Pudo ver la cara de satisfacción de la fiscal cuando se leyó el fallo?
No, la verdad no, le vi la cara de furia cuando estaba pidiendo la medida y haciendo la imputación, pero la de satisfacción no, yo quisiera entender eso como la satisfacción del deber cumplido, no más allá de eso, no quisiera pensar que hay otros motivos para sentirse satisfecha, la verdad es que eso dejó satisfecho a muchos. Cuando el magistrado anunció la imposición de la medida el auditorio estalló en aplausos, o sea la satisfacción de la gente que veía allí la obtención de lo que venían buscando hacía rato, que era mandar a la cárcel al exministro Arias.

Esta fue una de las razones para que yo no interpusiera un recurso, que muchos han criticado, lo hice porque, primero, el único recurso posible era un recurso de reposición ante el mismo funcionario que había dictado la medida de aseguramiento, eso no tiene apelación, eso es única instancia, ahí no hay una segunda instancia un superior que pueda revisar esa decisión del magistrado, entonces cuando yo vi que había desestimado las pruebas de la defensa y que le había agregado cosas que la fiscalía no había hablado para sustentar la medida, no tenía sentido ante el mismo funcionario, que ya había tomado una decisión, repetir esos argumentos que ya habían sido desestimados por él para buscar una decisión contraria que no la iba a tomar y tampoco quería dar oportunidad a que hubiera una segunda salva de aplausos cuando él repitiera la decisión de mandarlo a la cárcel, porque me parecía que eso es una afrenta a la dignidad del exministro Arias, es una humillación y yo no iba a dar pauta para que se repitiera esa humillación en una diligencia judicial.

¿Cómo está el exministro Arias?
Él ha asumido con mucha templanza, con mucha entereza, está bien, recluido en la escuela de Caballería, con todas las limitaciones de su libertad, pero en un lugar digno, donde él está sometiéndose a los rigores de la justicia, con toda la dignidad.

¿Se arrepiente de algo el doctor Arias?
La verdad que esas confesiones no me las ha hecho, al menos que me haya dicho que se arrepiente de algo, no porque él obró de buena fe, de mejorar las condiciones de los productores agrícolas, de mejorar el campo y está convencido de que lo logró, de modo que ahí no había nada de qué arrepentirse, de modo que mí no me ha dicho que se arrepienta de algo.

¿Corre peligro la familia del exministro Arias?
A raíz de que en la audiencia de imputación se dieron a conocer públicamente las direcciones y los teléfonos del exministro Arias, entonces todo mundo tuvo acceso a esos datos de ellos y a partir de ese momento, me han comentado su señora y el mismo exministro, han recibido una serie de llamadas, por decirlo de la mejor manera, incómodas, molestas; empezaron a hostigarlos telefónicamente y después fueron víctimas de un asalto en su residencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?