| 12/23/2011 12:00:00 AM

¿Habría desabastecimiento de combustibles en el occidente del país?

Al Eje Cafetero y el Valle del Cauca les apareció un nuevo fantasma, que se suma al de la falta de gas natural. Esta vez, está relacionado con un posible desabastecimiento de gasolina y diesel por culpa de la explosión del poliducto Salgar – Cartago.

El tubo afectado por una explosión en la madrugada de este viernes transporta diariamente unos 25.000 barriles de combustibles, entre diesel y gasolina, y atiende a las poblaciones del occidente del país, bastante azotadas últimamente.

Por el momento, no se ha presentado desabastecimiento, ya que en Cartago los distribuidores mayoristas tienen reservas por cerca de una semana para atender a los usuarios. Sin embargo, ¿qué pasaría si la reparación de tubo tarda más?

Fendipetróleo Nacional aseguró que por el momento y, según los reportes de Ecopetrol, no se ha visto afectación alguna en el suministro de combustibles líquidos para Cali, Popayán y Manizales, entre otras poblaciones.

Por su parte, una fuente del Ministerio de Minas y Energía, señaló que las obras de reparación podrían no tardar tanto y además, en caso de no poder utilizar el poliducto Salgar – Cartago, habría un plan B.

“Hay dos sistemas que llegan a Cartago: el del problema y otro desde Medellín. Y de ser necesario, los líquidos se transportarían por carrotanques”, dijo la fuente del Ministerio.

Por el momento, las autoridades se concentran en atender a las familias afectadas e intentar determinar las causas del accidente ocurrido en el municipio de Dosquebradas, en Risaralda.

Datos preliminares dan cuenta de que la explosión dejó unos 13 muertos, más de 80 heridos y un centenar de viviendas consumidas por el fuego.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?