| 5/4/2011 4:10:00 PM

Gobierno invita a empresarios a emplear a desmovilizados

El presidente Juan Manuel Santos, invitó a los empresarios del país a que se alíen con el Estado para la necesaria reintegración de la mayoría de los 52.000 paramilitares y guerrilleros desmovilizados que no han sido absorbidos por el mercado de trabajo formal.

"Frente al desafío nos queda mucho camino por recorrer", admitió Santos al señalar que apenas 6.500 de esos antiguos miembros de grupos armados están en el mundo laboral, contratados por unas 700 empresas nacionales y multinacionales.

Entre ellos está Álvaro Pérez, antiguo sastre del desaparecido jefe militar de las FARC, "Jorge Briceño Suárez" o "Mono Jojoy", alias de Víctor Julio Suárez, muerto el pasado septiembre en un bombardeo militar a su campamento en el sur de Colombia.

Pérez confecciona uniformes para los trabajadores de Coca-Cola y su caso fue mencionado por Felipe Márquez, director de Asuntos Corporativos de la embotelladora en Bogotá, que capacita a desmovilizados en el montaje y manejo de empresas y los contrata de forma directa o indirecta.

La absorción de exguerrilleros y exparamilitares "es un empeño público-privado", defendió el gobernante, que informó de la cifra de desmovilizados con empleo formal durante el foro "La reintegración: un negocio que le apuesta a la paz".

El encuentro reunió en Bogotá a unos cien empresarios, convocados por la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración (ACR) y el Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa).

Más 52.000 exultraderechistas y exrebeldes se han desmovilizado desde 2002 en Colombia, país con un conflicto armado de casi medio siglo en el que siguen activas las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) y Ejército de Liberación Nacional (ELN).

De todos ellos, 32.000 pertenecieron a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar que se disolvió a mediados de 2006 tras un acuerdo con el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010).

"El Gobierno solo no alcanza a mantener a estos 52.000" desmovilizados, reconoció Santos, y advirtió de que mucho menos podrá hacerlo en el caso de que los guerrilleros en actividad, entre 6.000 a 8.000 entre las FARC y el ELN, se desarmen.

Ese "sería el final feliz más conveniente", consideró el presidente, quien confió en ese desenlace, pero para acelerarlo, sostuvo, es necesario un "programa de reinserción".

Esta iniciativa está en manos de la ACR, creada hace cinco años y que, según recordó su titular, Alejandro Eder, tiene como componentes la atención psicosocial, la formación académica y laboral, así como el trabajo comunitario.

"Los principales beneficiarios de esto somos todos los colombianos", afirmó Eder.

En el mismo foro, el experto estadounidense Nat J. Colletta expuso su tesis de que, en procesos de reintegración de excombatientes, las fuentes de ingreso sostenibles tienen que estar en cabeza del sector privado.

En un conflicto armado, los capitales económico, financiero, humano y social se pierden o se agotan, apuntó Colletta, considerado un constructor de paz que recogió estas consideraciones en el libro "Privatizando la paz" (2002), que escribió tras retirarse del Banco Mundial, entidad desde la que desarrolló sus teorías y conceptos sobre posconflicto.

"No estamos hablando de caridad (...). El sector privado siempre busca el lucro y la ganancia", expresó el experto, para quien "sin seguridad no puede haber desarrollo, y sin desarrollo no puede haber una seguridad sostenible".

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?