| 9/4/2013 8:00:00 AM

En Arauca ya no hay paro

El Gobierno y organizaciones cívicas y populares acordaron levantar la huelga campesina que afectó durante 15 días a Arauca, informó el Ministerio del Interior.

Luego de más de 15 horas de negociaciones, las partes definieron que la instalación de la primera mesa de trabajo será el próximo 5 de este mes, en Arauca, y a ella concurrirán representantes del Gobierno y líderes campesinos.

El levantamiento del paro implica que los campesinos dejarán las vías que tenían tomadas y la circulación de vehículos, mercancías y personas, se normalizará en las próximas horas, con lo que se conjura el desabastecimiento de comida y medicinas.

En las mesas de concertación se tratarán los temas agrario y campesino; minero energético y ambiental, infraestructura, social, paz y derechos humanos para dar solución a la problemática que se presenta en esta zona del país.

A la mesa que se instalará el próximo 5 de septiembre será liderada por el viceministro del Interior para las Relaciones Políticas, Carlos Eduardo Gechem Sarmiento, y contará con la participación del gobernador de Arauca, José Facundo Castillo, el alcalde de Arauca, Luis Emilio Tovar Bello y la los voceros de las Organizaciones Cívicas y Populares de este departamento.

En este sentido, el Gobierno Nacional convocará a las entidades de orden nacional y departamental, así como a las autoridades regionales competentes de acuerdo a la temática que se aborde en cada mesa de interlocución.

Sectores de la agricultura comenzaron el pasado 19 de agosto una huelga indefinida que el Gobierno ha podido mitigar en los últimos días a través de algunos acuerdos puntuales con campesinos de departamentos como Boyacá, Cundinamarca o Nariño, pero persisten focos en el sur del país, principalmente en Cauca, Caquetá, Putumayo y Huila.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?