| 10/17/2013 12:00:00 PM

Gastronomía juega a favor del agro

La gastronomía colombiana se coló hoy en la cafetería del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para dar relieve a su programa a favor del desarrollo rural en Colombia.

El Fondo está dotado con 70 millones de dólares (51,7 millones de euros) y que se prevé que beneficie a 50.000 familias.

Quienes se acercaron a almorzar al comedor de la sede central de esta agencia especializada de la ONU en Roma se encontraron con que el menú habitual incluía también platos típicos colombianos como la carimañola, el ajiaco, o el arroz atollado, preparados por los cocineros del país sudamericano Leonor Espinosa y Carlos Yanguas.

La colaboración entre el gobierno de Colombia y el FIDA posibilitaron la aprobación en agosto del proyecto "Construyendo capacidades empresariales rurales, confianza y oportunidades", que se llevará a cabo para posibilitar el desarrollo de 98 municipios pertenecientes a las llamadas en Colombia "zonas de consolidación".

Esta última denominación se aplica a aquellos territorios colombianos en los que el conflicto armado y las tensiones políticas están en decadencia.

El gerente de Programas de la División de América Latina y el Caribe del FIDA, Juan Moreno, explicó a los periodistas que el objetivo de la actuación conjunta de Colombia y el FIDA es "poner a grandes talentos al servicio de los campesinos y así mejorar su formación".

"Creemos que en estas zonas se debe aprovechar el capital humano, de manera que sean los propios habitantes locales los que presten sus propios servicios. Es preferible tener cocineros locales formados, con sus propios negocios, antes que la necesidad de contratar a nadie extranjero", aseveró el gerente del FIDA.

Los casi cien municipios en los que se intervendrá se reparten entre 17 departamentos: Antioquia, Arauca, Bolívar, Caquetá, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, La Guajira, Magdalena, Meta, Nariño, Putumayo, Norte de Santander, Sucre, Valle del Cauca y Tolima.

En cada uno de los lugares donde se llevará a cabo el programa de desarrollo habrá un monitor encargado de supervisarlo, que será seleccionado en acuerdo con los habitantes locales, ya que, según comentó Moreno, "mandar un experto de Bogotá a un pueblecito perdido no soluciona nada".

"Todo esto es un proceso complejo que requiere un gran esfuerzo y consideración. El FIDA tiene experiencia en zonas de conflicto como Guatemala, El Salvador, Sri Lanka o Sierra Leona. Una cosa es entregar las armas y otra normalizar las cosas. Eso es algo que puede durar diez o quince años", concluyó.

EFE / D.Com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?