| 5/31/2013 11:20:00 AM

Gabriel Duque, embajador en la Ocde

Tras la invitación, Colombia prepara el equipo que llevará la representación oficial ante el exclusivo club de los países con mejores prácticas en políticas públicas.

El puesto más anhelado por políticos y funcionarios del gobierno de Juan Manuel Santos ya tiene titular. Todo apunta a que el nuevo embajador ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico es Gabriel Duque Mildenberg, hasta ahora viceministro de Comercio Exterior.

Duque asumirá el liderazgo del equipo que desde París trabajará en la incorporación de Colombia como miembro activo de la Ocde, organismo en el que tienen asiento las economías más desarrolladas y con mejores prácticas públicas como Alemania, Francia, Estados Unidos, Japón, Australia, Suiza, Suecia y Canadá, entre otros.

Luego de que ese organismo invitara oficialmente a Colombia a incorporarse a este exclusivo club en calidad de país adherente, el gobierno comenzó a integrar el equipo diplomático que se encargará de llevar la representación en París ante los 34 países que hacen parte del grupo reconocido por tener las mejores prácticas en sus políticas públicas a nivel mundial.

El nuevo embajador es un experimentado funcionario con una impecable gestión en el sector público. Duque llegó en enero de 2009 al viceministerio para trabajar en el plan estratégico del sector de comercio exterior y promover la internacionalización de la economía. Es ingeniero industrial de la Universidad de Los Andes; PhD en economía de New York University y M.Sc. en economía de London School of Economics.

Ha trabajado como director adjunto de programas de competitividad de la Corporación Andina de fomento, en Planeación Nacional y en el Ministerio de Comercio, como integrante del equipo negociador del TLC con Estados Unidos, entre otros cargos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?