| 4/30/2015 5:00:00 AM

Fusión de oleoductos

Dos de los más grandes oleoductos del país entrarán en un proceso de fusión administrativa que busca ahorrar unos $30.000 millones al año.

Se trata del Oleoducto de los Llanos (ODL) y el Oleoducto Bicentenario (OBC), que pasarán a tener una única gerencia, aunque ambas empresas seguirán funcionando completamente independientes. La decisión forma parte de plan de ajuste que ha sido necesario implementar por parte de las compañías petroleras para ahorrar costos, como medida para paliar la caída en los precios del crudo.

Los accionistas de ODL son Cenit Transporte y Logística de Hidrocarburos (65%) y Pacific Midstream Ltd. (35%), estas dos propiedad de Ecopetrol y Pacific Rubiales respectivamente, las dos más grandes compañías petroleras del país. Por su parte, en el OBC, Ecopetrol y Pacific tienen el 99% de la firma, mientras que Vetra y Canacol, el otro 1%. Esta misma estructura accionaria se mantendrá, aunque las compañías tendrán una única gerencia.

El nuevo gerente de las dos compañías será Nelson Moyano quien hasta el momento se venía desempeñando como gerente general del Oleoducto de los Llanos. Mientras que Fernando Gutiérrez, actual gerente del Oleoducto Bicentenario, saldrá de la estructura organizacional.

El ODL es el oleoducto que saca la mayor parte de los crudos de los llanos colombianos y se extiende desde el campo Rubiales, hasta el campo Cusiana, desde donde los hidrocarburos son despachados hacia la costa caribe colombiana. Este oleoducto tiene capacidad para transporta 320.000 barriles diarios. Actualmente está transportando cerca de 250.000 barriles diarios. El año pasado esta firma dejó utilidades por $242.000 millones.

De otra parte, el Oleoducto Bicentenario, entró en operación desde octubre de 2013 y saca crudos desde el oriente del país hacia la costa de Coveñas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?