| 9/19/2014 10:30:00 AM

Buenos entre los buenos

El abogado Sergio Michelsen socio de la firma Brigard & Urrutia, habló con Dinero sobre la percepción que tienen sus clientes sobre la estabilidad jurídica en el país. Además se refirió al reconocimiento otorgado por segundo año consecutivo de parte de Legal 500.

Brigard & Urrutia recibió por segundo año consecutivo el reconocimiento de Legal 500 en su ranking anual como la firma líder en el mercado colombiano, recibiendo 13 menciones especiales en las 13 categorías que evalúan.

El grupo jurídico que ha asesorado a las más destacas empresas nacionales e internacionales opera en todo el mundo gracias a que hacen parte de Lex Mundi y World Service Group, redes multidisciplinarias e independientes encargadas de generar oportunidades de negocio y relaciones en cualquier lugar.

Dinero conversó con Sergio Michelsen Jaramillo, socio de Brigard & Urrutia, para preguntarle qué percepción tienen sus clientes sobre la estabilidad jurídica en Colombia y entender el impacto que tiene el más reciente reconocimiento obtenido.

Según el propio Michelsen, socio desde 1994, existen tres situaciones relacionadas con la estabilidad jurídica del país que se resumen en lo bueno, lo malo y lo feo.

Lo bueno

Este aspecto está relacionado con el crecimiento de la economía colombiana que en los últimos años ha sido superior frente a la de otros países de la región, en un momento en el que tanto en Europa como en Estados Unidos se acentúa la recesión, redireccionando una cantidad de capitales en búsqueda de inversiones hacia Colombia y otras naciones como Perú, Chile y México.

“Los inversionistas ven en Colombia una oportunidad gigantesca de participar en el sector de la infraestructura, además, el resurgimiento de la clase media garantiza mayor capacidad adquisitiva, convirtiendo al país en un mercado más atractivo de la mano de un Gobierno estable que le ha dado un buen manejo a la economía”, explicó.

Lo malo

El 70% de la inversión extranjera que llega al país es direccionada a los sectores minero energético y petrolero. Sin embargo, dichas inversiones se han encontrado con un factor denominado incertidumbre, pues las denominadas consultas con las comunidades y demoras en la aprobación de licencias, han generado pérdidas y retrasos en la ejecución de los proyectos, lo que genera temor en las carteras de grandes firmas ansiosas de operar en el país.

“Los inversionistas necesitan mucho más allá de que se agilicen las licencias o las consultas, que se acabe con la incertidumbre sobre la percepción del Gobierno de cara a diversos proyectos”.

Lo feo

La Cámara Colombiana de la Infraestructura ha hecho una buena gestión con Juan Martín Caicedo en la presidencia, desarrollando diferentes proyectos de infraestructura, sin embargo, no se ha logrado traer a grandes jugadores internacionales, que dentro de todo nos perciben como un país con un gran potencial.

El reconocimiento de Legal 500

En cuanto al reconocimiento otorgado a la firma de abogados más importante de Colombia, el jurista explicó que el hecho es una referencia para clientes actuales y futuros en cuanto al valor agregado de su trabajo.

La calificación emitida por Legal 500, se da tras un complejo proceso que incluye entrevistas con los clientes de las firmas en los distintos países, investigaciones de mercado, entrevistas con directores jurídicos de las empresas y abogados de las firmas, para determinar qué firma prefiere el mercado por área de práctica, según información suministrada por la firma en mención.

Vale la pena destacar que dentro de las 100 empresas más grandes del país relacionadas con la publicación de la Revista Semana, Brigard & Urrutia asesora al 40% de las firmas mencionadas en esa publicación según confirmó el abogado Sergio Michelsen, quien es el líder en el área corporativa de fusiones y adquisiciones.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?