Fiducia y leasing para pyme

| 8/9/2002 12:00:00 AM

Fiducia y leasing para pyme

Conseguir hoy recursos es el principal reto de las pyme. La fiducia y el leasing son opciones para que el empresario pyme diversifique o minimice su deuda y se fortalezca.

Parte de la creatividad que han tenido que desarrollar los empresarios pyme colombianos para competir en estos años de crisis se ha concentrado en cómo conseguir dinero. Las maromas financieras van desde el cheque posfechado, el crédito con el primo, la financiación con proveedores, la hipoteca de la casa del dueño, la bodega de la pyme o el almacén, hasta el crédito bancario en menor escala. Esta última alternativa, que por la naturaleza de negocio de las entidades financieras debería ser la opción obvia para la consecución de recursos financieros, apenas empieza a dar los primeros pasos en el país.



Sin embargo, el sector financiero no podía desconocer un mercado que representa más del 96% del sector industrial y genera más del 25% del valor agregado. Y para darle opciones a un empresario pyme, que por sus capacidades financieras y falta de garantías líquidas no es objeto de los tradicionales préstamos bancarios, los financieros fortalecen otras herramientas de financiación que permitan a estas empresas alcanzar sus metas de competitividad. Estas herramientas son la fiducia y el leasing.



En términos prácticos, la fiducia puede convertirse en el área financiera de la pyme. Para muchos empresarios del país, esta figura, que se relaciona directamente con inversión, amplía su rango de acción a la administración de las necesidades financieras de las pyme con diferentes productos. Funciona mediante un contrato que se establece entre la fiduciaria y el empresario, en el cual la pyme manifiesta a la entidad sus proyectos y aquella le diseña opciones por medio de las cuales podrá materializarlos. Por esta administración, el empresario debe pagar una comisión, que corresponde a un porcentaje de la operación. Por su parte, el leasing se presenta como una atractiva opción de financiación, que por medio del arrendamiento de activos generadores de renta, le da al empresario la posibilidad de incrementar su productividad. A cambio, el empresario paga un arrendamiento, equivalente a una tasa de mercado y al final del período tiene la oportunidad de adquirirlo.



Si bien fiducia y leasing parecen términos lejanos a la pequeña y mediana empresa colombiana, en Italia, España y Estados Unidos, son las herramientas con las que el "small business" logra parte de su competitividad. En Colombia, estas opciones han sido poco exploradas. Prueba de ello son los resultados a finales del año 2001 presentados por la Superintendencia Bancaria, entidad que vigila las sociedades fiduciarias, que registran más de $1.500.000 millones en activos administrados en fideicomisos, de los cuales menos del 20% corresponde a las pyme.



Una rápida exploración entre los principales dirigentes tanto de las sociedades fiduciarias como de las entidades especializadas en leasing, el desconocimiento de estos instrumentos por parte de los empresarios pyme es generalizado. Esto ha conducido a que, por un lado, las pyme piensen que se requieren grandes montos para acceder a la fiducia o al leasing y, por otro, a que se generalice la idea de que son servicios caros. ¿Qué ofrecen y cómo operan realmente?



La fiducia, un traje hecho a su medida



"El negocio fiduciario es una confección, se va armando de acuerdo con lo que el empresario necesita", comenta Natalia Camargo, de Lloyd's Trust. Hoy ofrece al pequeño y mediano empresario desde el manejo de excedentes de liquidez y la administración de recursos, hasta ser su gerencia financiera. Además, libera al empresario de las funciones que no son su especialidad para que se concentre en lo que sí sabe hacer. "La fiducia hace las veces de outsourcing de tesorería, pero es más clara, más eficiente, más rentable y en la mayoría de los casos menos costosa", comenta Juan Carlos López, presidente de La Previsora.



1. Manejo de excedentes



La duda que enfrenta un empresario pyme cuando tiene un exceso de liquidez es ¿qué hago con esto? La fiducia le ofrece la posibilidad de tener las ventajas del ahorro, pero a tasas tan altas como las que ofrece una inversión. De esta manera, los productos en fiducia de inversión han tomado gran fuerza en los últimos años. No solamente se han convertido en el sustituto de las cuentas de ahorro tradicional y los CDT, sino que han abierto su campo de acción al construir opciones "a la medida de la empresa". El fondo común ordinario (FCO) es la opción más básica de inversión con una fiduciaria, si se pretende mantener liquidez inmediata y riesgo moderado. Ofrece tasas efectivas anuales de al menos 2 ó 3 puntos porcentuales por encima de la rentabilidad de una cuenta de ahorro (es decir, entre 9% e.a. y 12% e.a.) y no cobra cuota de manejo.



Para fines más concretos, con mayor nivel de riesgo, pero también con expectativa de mayores ganancias, las fiduciarias ofrecen los fondos comunes especiales (FCE), cuya rentabilidad neta anual puede ser más alta que la del FCO (entre 11% e.a. y 14% e.a.), dependiendo del nivel de riesgo admitido y el plazo propuesto por el fondo. En promedio, el costo de administración para un fideicomiso de inversión en un FCE oscila entre 10% y 12% del rendimiento del fondo. Los productos con estas características se convierten en una opción muy atractiva para la pyme cuando de manejar excedentes de liquidez se trata, pues no está dejando la plata quieta, está obteniendo una rentabilidad más alta y, además, dispone de una liquidez para cumplir cualquier tipo de obligación de corto, mediano o largo plazo.



2. Outsourcing de tesorería



En fiducia de administración, el mercado también está saturado de opciones. Aquí la fiduciaria maneja los ingresos de la empresa y se hace cargo del cumplimiento de las respectivas obligaciones con terceros. Este mecanismo es usado para el manejo de nómina; en procesos de Ley 550, en los cuales la fiduciaria en nombre de la pyme se compromete a administrar el flujo de caja de estas compañías y a pagarles a los correspondientes acreedores. Esta figura también se adapta para la conciliación de impuestos con la DIAN: el empresario y la entidad acuerdan un plan de pagos que la fiduciaria se compromete a desembolsar con la administración financiera de la operación.



3. Respaldo a la pyme



La fiducia puede funcionar incluso como garantía. En las actuales condiciones de crédito para la pyme, un empresario que dispone de una fiduciaria para la administración de los recursos del préstamo solicitado tiene mucha más oportunidad de conseguir un crédito bancario, que aquel que pretende asumir esta tarea solo. En este tipo de garantía, la empresa pasa su facturación para que la fiduciaria la administre y esta se pone de garante frente a la institución financiera. Mediante un adecuado manejo del flujo de caja, la fiduciaria cumple en primer lugar las necesidades de operación de la pyme y las obligaciones financieras adquiridas, y si después de esto queda un excedente de liquidez lo invierte en un portafolio seleccionado. "En vez de que el banco le dé a la pyme un crédito sobre una garantía real (un inmueble), en esta figura lo daría contra la facturación. Nosotros nos ponemos de garantía y permitimos que el empresario se dedique de lleno a su negocio", comenta Martha Juliana Silva, presidente de FiduBogotá. En construcción, la fiduciaria recibe directamente el crédito desembolsado para el constructor y forma un fondo tanto con estos recursos como con los de la preventa, para garantizar a los compradores la culminación del proyecto o, en el peor de los casos, el retorno de su dinero.



Leasing, la productividad más cerca



Cualquier empresario pyme que piense que con la máquina de coser que heredó de su abuela y con el computador modelo 88 podrá ser competitivo en el mercado global, más o menos "puede sentarse a llorar". La actualización tecnológica es la mayor exigencia, entre otras muchas que hacen los mercados internacionales e, incluso, los nacionales para comprarle a una pyme. Y este requisito es apenas justo, cuando se trata de satisfacer con altos niveles de calidad y servicio a un cliente exigente.



La justificación clásica para el mantenimiento de máquinas de más de 20 años de edad en nuestras empresas es la falta de recursos para reemplazarlas. El crédito, que ya es difícil de conseguir, se torna aún más delicado cuando el bien que se va a adquirir tiene todas las características para no valorizarse y, en cambio, sí desgastarse. Aún así, no es imposible estar actualizado y por la relevancia que tiene actualizarse tecnológicamente, el leasing es un mecanismo interesante para las empresas. "El leasing no es un mecanismo de financiación innovador. Lo que pasa es que en Colombia no se ha comunicado correctamente. Por algo en países industrializados, este instrumento es la alternativa de financiación por excelencia, pues en muchos casos resulta incluso más económica", añade Alvaro Motta, presidente de Leasing Colombia.



Desde el punto de vista operativo, el leasing es un arrendamiento y, como en todo arrendamiento, hay un propietario y un arrendador. El propietario compra el bien que el arrendador quiere adquirir y se lo arrienda a una cuota previamente establecida y con la opción de compra al final del período. Con el leasing, el empresario pyme puede alquilar y usufructuar todo tipo de bienes generadores de renta para la compañía, excepto vivienda.



En Colombia, las mayores demandas de leasing se han hecho para la adquisición de maquinaria y equipo, rubro que concentraba a finales del 2001 más de $550.000 millones con un crecimiento de $100.000 millones, con respecto al 2000. Este rubro es seguido por la adquisición de bienes inmuebles y vehículos, por montos superiores a los $300.000 millones y en una menor medida por equipos de cómputo, muebles y enseres, entre otros. "En los últimos cuatro años, la modernización tecnológica ha experimentado el cuartico de hora, situación que ha permitido que los clientes pyme realicen el 36% de las operaciones de Suleasing", comenta Beatriz Osorio de Suleasing.



¿Costoso o provechoso?



"Los empresarios pyme que se han interesado en la fiducia, tienen la creencia de que este mecanismo es costoso. Sin embargo, esto es falso, además de que las comisiones están entre los porcentajes más competitivos de administraciones de portafolio del mercado. Las tasas que se consiguen trabajando como fideicomiso, en promedio, reducen sustancialmente el costo de la administración para el cliente", afirma Stella Villegas, presidente de FiduColombia. La concepción de que adquirir maquinaria por leasing o realizar algún tipo de operación de fiducia es más costoso que las opciones bancarias, está mandada a recoger después de la reforma financiera del 90. Tanto las fiduciarias como el leasing trabajan con las mismas tasas con que los bancos ofrecen sus servicios, pero minimizan los trámites y amplían los beneficios para el empresario. En el leasing, el empresario debe considerar varios factores. La tasa de arrendamiento es un porcentaje equivalente a cualquier tasa de préstamo en el mercado, que sumada a la exención de impuesto de renta sobre la compra para la pyme, arroja la tasa real más baja del mercado. Si a esto se le añade que el leasing financia el 100% del activo a plazos de hasta 10 ó 15 años, frente al 50% de financiación y máximo 5 años que ofrece un crédito bancario, el costo sigue hacia abajo. Y si, por último, se consideran los incrementos en productividad generados por la dedicación a su negocio, el costo real de una operación de estas es muy inferior a una operación de crédito.



Con todo esto, no hay excusa para que los pequeños y medianos empresarios no tengan "todos los juguetes" y enfrenten con éxito la creciente competencia del mercado. La frase de cajón "no hay plata", hoy es resuelta con mecanismos alternativos de financiación, como el leasing y la fiducia, que llevan no solo a lograr las metas propuestas sino que en muchas ocasiones son opciones más baratas. Parte del dinamismo de las pyme en países industrializados se debe a que los empresarios demandan en primer lugar estas opciones, antes de acceder al crédito bancario. Por eso, parte del trabajo de las entidades prestadoras de estos servicios desde hace 10 años es volver las palabras fiducia y leasing parte del vocablo rutinario de las pyme.







¿Qué es la fiducia?

Esta herramienta financiera se basa en el establecimiento de un contrato entre una persona jurídica o natural y una entidad fiduciaria, con el objeto de permitirle cumplir sus metas.



Origen de la fiducia



Fe o confianza es la traducción del latín fiducia, esencia de esta herramienta. La fiduciaria recibe un encargo de una persona natural o jurídica, para una adecuada administración durante un tiempo determinado.

Fiducia inmobiliaria



Comúnmente usada en proyectos de construcción. La fiduciaria recibe un bien inmueble, que pasa a constituir el patrimonio autónomo para administración de proyecto de infraestructura. Se acomoda para las pyme constructoras y cooperativas propietarias de grandes edificaciones.

Titularización



Se entrega a la fiduciaria un bien de poca liquidez, pero de interés para inversionistas, con el objeto de que se creen títulos valores y los ofrezca en el mercado para generar flujo de caja. Se puede titularizar cartera, flujo de caja, deuda pública, entre otras.





Fiducia de inversión

La pyme entrega sus excedentes de liquidez para que la fiduciaria los invierta de la manera adecuada para cumplir los propósitos de rentabilidad y liquidez del cliente. FCO, FCE, fondos en dólares, fondos país, fondos de pensiones voluntarios, entre otros.



Fiducia de garantía

Se entrega a la fiduciaria algún bien, que puede ir desde una propiedad hasta la totalidad de su cartera, con el propósito de que lo administre y su producto le permita cumplir determinadas obligaciones preestablecidas. La fiduciaria funciona como garante.



Fiducia de administración

Mediante un contrato, la fiduciaria asume determinadas tareas financieras que por su naturaleza son ajenas a la operación de la pyme. La fiduciaria puede administrar nómina, excesos de liquidez, la operación e, incluso, emisión de títulos valores.



¿Qué es leasing?

Es una herramienta financiera que permite la adquisición de activos fijos productivos, mediante un contrato de arrendamiento con opción de compra.



Leasing financiero

La pyme toma en arrendamiento un activo generador de renta para la empresa:maquinaria, computadores, vehículos de carga, pagando un canon de arrendamiento equivalente a las tasas de interés del mercado. Al final del contrato, el arrendatario puede adquirir el bien.



Leasing inmobiliario



En este caso, la compañía de leasing adquiere bienes inmuebles de carácter productivo, para darlos en arrendamiento a las pyme para su operación. Este contrato igualmente dispone de la opción de compra y libera al empresario de los ajustes por inflación.



Leasing internacional

La entidad leasing propietaria de los activos se encuentra en un país diferente al del arrendatario. Estas operaciones se hacen en moneda extranjera. Es una importación temporal y los impuestos que cause se pueden diferir al mismo número de cuotas que se hayan pactado, sin costo financiero.



Leasing de importación



La pyme determina el equipo que necesita en el exterior. La leasing hace la negociación, realiza el proceso de importación, lo nacionaliza y lo pone en la puerta de la pyme a un arrendamiento. Sobre este activo, hay una opción de compra. La empresa se despreocupa de toda el proceso de importación.

Leasing back



La pyme vende el activo fijo productivo a la compañía de leasing, por un precio pactado y el cual debe cubrirse de contado. Posteriormente, la pyme toma en arrendamiento ese activo para aprovecharlo en su operación.

Leasing de infraestructura



La compañía de leasing adquiere el activo productivo que la pyme necesitará en el desarrollo de un proyecto de infraestructura y lo arrienda con opción de compra. El contrato debe tener un plazo mínimo de 12 años. Los cánones de arrendamiento son 100% deducibles.





Ventajas de la fiducia

-Pone a disposición del empresario pyme oportunidades de inversión especializadas y acordes con sus necesidades en los FCE.

-Ofrece mayor rentabilidad que las cuentas de ahorro y los CDT, con liquidez inmediata.

-Le quita a la compañía la carga de la administración financiera, contribuyendo al incremento de la productividad de la empresa.

-En una fiducia, el dinero siempre está rindiendo y ofreciendo liquidez.

-Confianza y respaldo en la consecución de recursos financieros con la banca.

-Un fideicomiso consigue una mayor tasa rentable que un inversionista individual.

-Garantiza la consecución de proyectos de construcción o la devolución del dinero con su correspondiente rentabilidad.

-Amplia oferta de entidades certificadas en calidad y con sus FCE calificados AAA.

-Cumplimiento en el pago de obligaciones adquiridas por las pyme, con uno o varios acreedores.

-Permite acceder a tipos de inversiones, cuyos montos superan la capacidad individual de la pyme.

-Ventajas del leasing

-Permite la renovación tecnológica de las pyme.

-En la mayoría de los casos, no se exige cuota inicial para financiar un activo por leasing.

-El gobierno nacional decretó la deducción del 100% del canon de arrendamiento para empresas pyme con un patrimonio inferior a los $10.318.000.

-El plazo de los contratos de arrendamiento de activos productivos es más amplio que el de los créditos bancarios.

-No se incurre en costos de depreciación.

-La empresa se libera de todas las operaciones de comercio internacional.

-Flexibilidad en la forma de pago, dado que el plan de financiamiento se elabora de acuerdo con el flujo de caja de la empresa.

-Los contratos de leasing no generan endeudamiento.

-La pyme se beneficia de las tarifas especiales que tienen las compañías de leasing como grandes importadores de maquinaria y equipo.

-El trámite y la aprobación son más rápidos que los de un crédito. El leasing no requiere garantía y el activo es de la entidad.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.