| 10/5/2016 5:25:00 PM

En defensa de las cooperativas y las libranzas

La Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Financieras dice que las firmas de libranzas no son responsables de la crisis que viven actualmente, pero sí lo son algunos empresarios que crearon esquemas piramidales para obtener mayor rentabilidad.

“Las libranzas no son las culpables de la debacle, sino los empresarios que montaron esquemas piramidales con el afán acumulativo”. La afirmación es de Enrique Valderrama Jaramillo, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Financieras (Fecolfin), quien señaló que además de los inversionistas desfalcados, las otras víctimas de este escándalo han sido las propias cooperativas legales y formales y el esquema crediticio de las libranzas.

De acuerdo con el dirigente gremial se ha cometido una injusticia al satanizar tanto a las libranzas como al sector solidario, cuando, según él, ninguna de las 41 entidades agremiadas en Fecolfin están involucradas en el escándalo.

Según Valderrama, el sistema de libranzas opera con normalidad y es una medida eficaz de ofrecer servicios de financiación. El problema está en que algunos empresarios que tenían este esquema, decidieron montar pirámides, que nada tenían que ver con los créditos.

Reconoce que una de las razones del desbarajuste es que la ley 1527 de 2012, permitió el ingreso de nuevos actores al negocio de las libranzas y muchos utilizaron tal oportunidad para cometer irregularidades. “Eso fue otro tipo de actividades. Eso fue una estafa”, explicó. Valderrama insiste en que es necesario defender la reputación de las entidades cooperativas. Su propuesta es volver al esquema antiguo de regulación par las libranzas que sólo se permitía a entidades vigiladas y reguladas.

Finalizó señalando que prueba de que el sector cooperativo formal ha venido haciendo bien la tarea es que después de la crisis de 1999, ninguna entidad cooperativa ha entrado en crisis. De hecho, el Fogacoop, fondo de garantías para el sector solidario, no ha utilizado un solo peso en recuperar los créditos de los ahorradores del sistema cooperativo.

Por su parte la calificadora de riesgo, Standard & Poor’s, destacó que el cierre de 22 firmas de libranzas no reguladas no afectará la estabilidad del sistema financiero del país y en cuanto a las libranzas del sistema financiero real y que corresponden a empleados de la industria petrolera tampoco representan un riesgo ante la posibilidad de impagos por desempleo pues representan a un pequeño sector.

Sin embargo, la firma calificadora advirtió que el principal obstáculo para el desarrollo de las libranzas en el sistema financiero nacional es la informalidad de este tipo de negocio, que llega al 60% del mismo.

Lea también: La incertidumbre reina frente a efectos económicos del plebiscito

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?