| 1/14/2014 3:23:00 PM

Farc tiene propuesta sobre cultivos ilícitos

Los programas de fumigación han sido desde el año 2000 una de las principales estrategias del país para combatir el narcotráfico y reducir el área sembrada con cultivos ilegales.

Las Farc propusieron este martes la sustitución programada y no forzada de los cultivos ilícitos en el país, así como la desmilitarización de las zonas agrícolas, como parte de un programa que acompañe un eventual acuerdo de paz.

La propuesta hecha por el grupo armado, dentro del diálogo que celebran desde hace más de un año en La Habana, incluye mejorar la seguridad a los campesinos y la suspensión de las fumigaciones aéreas sobre los cultivos de hoja de coca, amapola y marihuana.

Este punto es tratado dentro del marco de las discusiones sobre el narcotráfico, el tercero de la agenda del diálogo y un tema controversial dado que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) niegan que se financien con esa actividad, pese a las acusaciones de las fuerzas de seguridad.

El guerrillero Pablo Catatumbo, uno de los miembros del equipo negociador, explicó que su propuesta va dirigida a "avanzar en la solución de la problemática económica y social del campesinado que se ha visto obligado a cultivar la hoja de coca, la amapola o la marihuana".

"La puesta en marcha del programa supone la provisión de garantías y condiciones de seguridad para la población campesina que habita los territorios. Por ello, se hace necesario el inicio inmediato de la desmilitarización de dichos territorios", explicó al leer un comunicado del grupo izquierdista. Y "de igual forma, la suspensión de la erradicación forzada de dichos cultivos", agregó.

Los programas de fumigación, apoyados por Estados Unidos, han sido desde el año 2000 una de las principales estrategias de Bogotá para combatir el narcotráfico y reducir el área sembrada con cultivos ilegales, principalmente de hoja de coca.

Considerado como uno de los mayores exportadores mundiales de cocaína, principalmente a mercados de Estados Unidos y Europa, Colombia redujo en el 2012 su área cultivada con hoja de coca a 48.000 hectáreas, de acuerdo con Naciones Unidas (ONU), la más baja desde que se llevan las mediciones satélites de ese organismo.

El país, que impulsa un programa de erradicación manual para evitar las protestas y los efectos ambientales de la fumigación con químicos desde aviones, alcanzó a tener más de 140.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca en el 2001.

Las Fuerzas Militares y la Policía acusan a las Farc, consideradas una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, de estar activamente involucradas en la producción y tráfico de cocaína, pero sus jefes lo niegan y sostienen que sólo cobran impuestos a los narcotraficantes en las zonas donde tienen presencia.

El Gobierno de Santos, quien competirá este año por la reelección, y las Farc llegaron a acuerdos parciales el año pasado para dar acceso a los campesinos pobres a la tierra y las garantías para la participación política del grupo insurgente.

Más de 30 comandantes e integrantes de las Farc se encuentran en La Habana como parte del equipo negociador que busca llegar a un acuerdo con el Gobierno colombiano para acabar con el conflicto interno que ha dejado más de 200.000 muertos y millones de desplazados.

REUTERS
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?