| 2/26/2010 7:00:00 AM

Fallo sobre reelección, se acerca la hora final

La Corte Constitucional decidirá hoy la legalidad de un referendo que permitiría al presidente Alvaro Uribe ser candidato y buscar su segunda reelección inmediata, un fallo que mantiene en vilo la campaña electoral del país.

Los nueve magistrados del tribunal tienen previsto hoy tomar una decisión jurídica que es considerada como la de mayor transcendencia política en la historia reciente del país.


Un fallo adverso al referendo, como se prevé en los círculos judiciales y políticos del país, dejaría a Uribe sin oportunidad de ser candidato y de intentar prolongar su Gobierno hasta el 2014.


"Es muy probable que tengamos una sentencia ese mismo día, sin perjuicio de que si se prolonga la discusión esté prevista la fecha del sábado para concluirla", dijo a periodistas el jueves en la noche el presidente de la Corte Constitucional, Mauricio González.


A comienzos de febrero el magistrado Humberto Sierra, encargado de realizar una ponencia del referendo, recomendó a sus colegas declararlo ilegal por vicios en su trámite y aprobación.


De acuerdo con fuentes judiciales, la mayoría de los magistrados del tribunal son partidarios a apoyar el fallo de Sierra, lo que dejaría al popular mandatario sin oportunidad de participar en la carrera electoral para los comicios de mayo.


La decisión de la Corte Constitucional marcará el inicio de una difícil campaña para los rivales que buscan reemplazar a Uribe, quien después de casi ocho años en el poder se convirtió en uno de los presidentes más populares del país respaldado por su estrategia para combatir a las guerrillas.


Hechos contradicen silencio
Uribe, considerado como el aliado más importante de Estados Unidos en América Latina en momentos en que gobernantes de izquierda como el venezolano Hugo Chávez ganan protagonismo en la región, nunca expresó abiertamente su intención de ser candidato para una segunda reelección.


Pero los hechos demostraban su deseo de seguir gobernando.


La posible decisión adversa del tribunal implicará una derrota para el mandatario que llegó al poder en el 2002 con la promesa de derrotar militarmente a la guerrilla, en un país hastiado por la violencia del conflicto interno y en el que sus habitantes no se atrevían a movilizarse por las carreteras por el temor a caer secuestrados por los rebeldes.


Uribe, un abogado de 57 años, logró su primera reelección en el 2006 apoyado en una reforma a la Constitución que impulsaron los partidos de su coalición en el Congreso.
La oposición denunció que el Congreso aprobó el referendo de la reelección luego de que el Gobierno entregó prebendas a los congresistas de la coalición para que lo apoyaran.


En el 2005, cuando la Corte Constitucional aprobó la reforma que permitió la primera reelección de Uribe, aclaró en su sentencia que solo podía hacerse por una vez para evitar debilitar la institucionalidad y los contrapesos necesarios en un sistema democrático.


Uribe, quien hasta ahora había guardado silencio sobre el tema, dijo el jueves en la noche que es partidario que los colombianos definan si apoyan o rechazan la reelección y negó que la figura afecte las instituciones.


"Creo que está bien que los colombianos digan si están de acuerdo o no con la reelección. Quiero aportar prudencia a raíz del magistrado que presentó el estudio del caso, y así me mantendré", afirmó el mandatario, favorito en las encuestas para ganar la reelección si fuera candidato.


El ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, cercano a Uribe, se proyecta como su más posible sucesor, de acuerdo con las encuestas, pero deberá enfrentar a otros candidatos como el independiente Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín; el liberal Rafael Pardo y el izquierdista Gustavo Petro.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?