| 2/9/2010 5:30:00 PM

Estudio expone por qué perder dinero causa tanto miedo

La gente tiene temor a perder dinero y un inusual estudio publicado esta semana demuestra por qué: el centro del miedo en el cerebro controla la respuesta a una apuesta.

El estudio de dos mujeres con lesiones cerebrales que las hacían no temer ante una apuesta mostró que la amígdala, el centro del miedo en el cerebro, se activa cuando una persona piensa en perder dinero.

El hallazgo, reportado en Proceedings of the National Academy of Sciences, ofrece información acerca de la conducta económica y sugiere que los humanos evolucionaron para ser cautelosos ante la posibilidad de perder alimentos o posesiones valiosas.

El equipo de Benedetto De Martinoa, del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, y la University College of London, estudió por qué las personas rechazan apuestas que pueden brindarles fuertes ganancias.

"Evidencias de laboratorio y de campo sugieren que las personas a menudo evitan riesgos de pérdidas incluso aunque puedan obtener una sustancial ganancia, una preferencia conductual denominada 'aversión a perder'", escribió el equipo.

Los investigadores estudiaron a dos mujeres con una rara condición genética llamada enfermedad Urbach-Wiethe, que provoca daños a la amígdala, el centro con forma de almendra en el cerebro que controla el temor y otros tipos de emociones agudas.

El equipo comparó las respuestas de las mujeres con 12 personas sin lesiones cerebrales. Este tipo de estudio generalmente involucra un número pequeño de personas porque no es posible ni ético dañar deliberadamente el cerebro de un participante para ver qué ocurre, agregó.

Los especialistas pidieron a los voluntarios que hicieran apuestas en las que existía la misma posibilidad de ganar 20 dólares o perder 5 (un riesgo que la mayoría de las personas asumiría) o de ganar o perder 20 dólares (uno que la mayoría rechazaría).

Las dos pacientes con las amígdalas dañadas arriesgaron sin temor por un pozo de 50 dólares.

"Creemos que esto demuestra que la amígdala es crítica en desatar una sensación de precaución ante apuestas que se podrían perder", dijo en un comunicado Colin Camerer, de Caltech, que trabajó en el estudio.

"Una amígdala en pleno funcionamiento parece volvernos más cautelosos", destacó su colega Ralph Adolphs. "Ya sabemos que la amígdala está involucrada en el procesamiento del miedo, y también parece que nos hace temer la posibilidad de perder dinero", señaló.

El estudio también podría ayudar a los investigadores a entender por qué algunas personas están más dispuestas que otras a asumir riesgos. Podría ser que diferencias genéticas en el ADN activadas en la amígdala expliquen la causa, dijeron los investigadores.


Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?