| 12/18/2009 6:00:00 AM

Esteroles vegetales, aliados contra el colesterol

Elevados niveles de colesterol “malo” (LDL) en la sangre incrementan el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, Alzheimer, embolias, trombosis y derrames cerebrales.

Los esteroles vegetales se han convertido en los mejores aliados para disminuir el colesterol “malo” (LDL) del organismo; así lo muestran numerosos estudios en el mundo, los cuales revelan que con solo ingerir entre 1,3 y 3 g diarios de esteroles vegetales al día, el colesterol puede bajar hasta 25%, disminuyendo hasta un 40% el riesgo coronario.

De allí la importancia de contar con este aliado natural para combatir uno de los factores de mayor riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, las cuales hoy causan 54.000 muertes en Colombia y cerca de 18 millones en el mundo, más que las producidas por el SIDA, el cáncer, la malaria y las enfermedades respiratorias crónicas juntas.

Los esteroles vegetales se instalan en el intestino y facilitan la eliminación del colesterol “malo”, impidiendo que éste sea absorbido y transportado en la sangre, con lo cual se disminuye la formación de placas en las arterias, evitando la conocida arterosclerosis, y reduciendo el riesgo de padecer Alzheimer, embolias, trombosis y derrames cerebrales.

La eficacia y seguridad de los esteroles vegetales en la disminución del colesterol “malo” (LDL) ha empezado a reconocerse ampliamente. Organizaciones como la Food and Drug Administration, en Estados Unidos, y la Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) se han pronunciado al respecto, reafirmado la asociación entre los esteroles vegetales y la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Estos aliados de la salud se encuentran principalmente en frutos secos como las nueces o el maní, así como en el girasol, maíz, soya y cereales. En el mercado colombiano también existen productos enriquecidos con esteroles vegetales, entre ellos, aceites de cocina.

Cuando el colesterol es un problema
El colesterol es una sustancia producida por el organismo para proteger los nervios, formar tejidos celulares y producir ciertas hormonas. Sin embargo, es importante distinguir entre los dos tipos de colesterol que una persona puede tener en la sangre.

El Colesterol de Baja Densidad (LDL) es denominado también colesterol "malo" porque forma placas que ocasionan bloqueos en las arterias y aumentan el riesgo de una enfermedad cardiovascular. Por el contrario, el Colesterol de Alta Densidad (HDL), o Colesterol "bueno", ayuda a evitar la formación de estas placas y favorece su eliminación del organismo.

Es el equilibrio entre estos dos tipos de colesterol lo que determina el nivel de riesgo. Lo ideal es que el colesterol “malo” (LDL) esté en menos de 100 mg/dl, el de colesterol “bueno” (HDL) por encima de 60 mg/dl y el colesterol total por debajo de 180 mg/dl.

Si su colesterol total está entre 200 y 239 mg/dl y su colesterol “malo” (LDL), en más de 160 mg/dl, usted está en riesgo de tener una enfermedad cardiovascular o un ataque al corazón. Debe aumentar su actividad física y hacer cambios en su alimentación.

Dentro de las recomendaciones de los expertos para mantener una salud cardiovascular buena se encuentran evitar el consumo de grasa de origen animal, practicar algún ejercicio al menos tres veces por semana durante 1 hora cada día, reducir los niveles de sal en las comidas y consumir grandes cantidades de frutas, vegetales, granos y alimentos con esteroles vegetales.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?