| 4/23/2014 11:00:00 AM

Fin al esquema de basuras de Petro

Superintendencia sancionó a empresas, organismos distritales y personas naturales por ejecutar prácticas que violan la libre competencia.

El Superintendente de Industria y Comercio Ad-Hoc, Luis Guillermo Vélez Cabrera, ordenó cesar el esquema de recolección de basuras vigente en la ciudad de Bogotá.

Así mismo, mediante Resolución Nº 25036 del 21 de abril de 2014, sancionó a la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Bogotá E.S.P. (EAB), a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), a la empresa Aguas de Bogotá S.A. E.S.P. (Aguas de Bogotá).

Vélez Cabrera, para desmontar la estructura de basuras de la ciudad, otorgó  un plazo de seis meses después del cual deberá regir en la ciudad un régimen de competencia libre, o en su defecto un régimen de competencia con áreas de servicio exclusivo, según determine el Distrito de Bogotá. Pero advierte que el nuevo esquema, sin importar el modelo, deberá involucrar la participación de la población recicladora en los términos establecidos en las decisiones de la Corte Constitucional.

Además, el organismo de control sancionó con cerca de $60.000 millones a la Empresa de Acueducto, Aguas de Bogotá y a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp).

También impuso multas individuales a 10 funcionarios por unos $1.200 millones a integrantes de la junta directiva del Acueducto por ejecutar prácticas violatorias de la ley al limitar la libre competencia en el marco de la creación, implementación y puesta en marcha del nuevo esquema de recolección de basuras en Bogotá.

Adicionalmente, el Superintendente ordenó cesar inmediatamente cualquier conducta encaminada a bloquear o limitar la participación de competidores en el mercado de prestación del servicio de aseo en la ciudad de Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?