| 10/7/2013 10:00:00 AM

Engaño al cafetero

Delincuentes estarían extorsionando a pequeños productores de café para reclamar fraudulentamente los subsidios en las regiones cafeteras.

La Federación Nacional de Cafeteros denunció que delincuentes están amenazando a los pequeños productores cafeteros para quedarse con los subsidios del programa de Protección al Ingreso Cafetero (PIC).

La modalidad utilizada sería la falsificación de miles de facturas para poder acceder al apoyo y además la extorsión a los productores para que les presten sus cédulas cafeteras y así reclamar el subsidio.

Según el gerente administrativo de la Federación, Luis Felipe Acero, van más allá de los $20 mil millones en fraude en distintas regiones productoras. Aseguró que se tienen 98 mil facturas dudosas que pueden representar más de $40 mil millones y que aún están sin pagar por exceder producción y porque no coinciden los datos de los cafeteros en materia de producción con los registrados en el Sistema de Información Cafetero (SIC).

“Parece que son organizaciones bastante sofisticadas que encontraron en el PIC un nicho de mercado delictivo. Aprovechando que se exige la factura, se están generando facturas falsas que no corresponden a transacciones reales de café. Están engañándolos y coaccionan para que presten la cédula cafetera. Algunos temen por su vida y terminan entregando la cédula para que otros cobren los apoyos”, afirmó Acero en Caracol Radio.

La investigación adelantada por la Federación da cuenta de 13 cooperativas que estarían involucradas en ese delito y sus representantes tendrán que responder ante la Fiscalía General de la Nación.

Dentro de la investigación quienes recibieron esos subsidios deberán confirmar en que bodegas tienen el café o que trilladoras lo vendieron.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?