| 11/7/2013 4:00:00 PM

La mitad de los empleos son informales

En el tercer trimestre la población ocupada sin salud y pensión se situó principalmente en las ramas comercio, hoteles y restaurantes y servicios comunales, sociales y personales.

Durante el trimestre julio–septiembre de 2013, del total de ocupados 49,2% tenía un empleo informal. De estos, 50,7% eran hombres y 49,3% mujeres.

Así lo establece un estudio del Dane, que también reveló que de las 13 áreas metropolitanas, las que presentaron mayor proporción de informalidad fueron: Cúcuta (70,5%), Montería (62,2%) y Pasto (60,9%).

Por otro lado, las ciudades con menor proporción de informalidad fueron: Manizales (41,3%), Bogotá (44,2%) y Medellín (45,9%).

En el tercer trimestre de 2013, la investigación del Dane arrojó que la población ocupada informal se concentró principalmente en las ramas comercio, hoteles y restaurantes (42,1%) y servicios comunales, sociales y personales (17,9%).

Con respecto al mismo período del año anterior, la proporción aumentó en 1,0 y 1,4 puntos porcentuales respectivamente.

En el trimestre julio–septiembre de 2013, los trabajadores por cuenta propia representaron el 59,7% del total de la población ocupada informal, presentando un aumento de 1,1 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre de 2012.

Otras posiciones ocupacionales: empleado doméstico; patrón o empleador; trabajador familiar sin remuneración; trabajador sin remuneración en empresas de otros hogares; jornalero o peón y otro.

Seguridad social

La investigación también señaló que en el período julio–septiembre de 2013 de los ocupados en las 13 áreas, 90,3% reportó estar afiliado a seguridad social en salud. En cuanto a pensiones, la participación de los cotizantes fue 45,4%.

En el período de referencia, el número de personas afiliadas a seguridad social en salud aumentó 3,3% con respecto al mismo período del año anterior. Para el total de ocupados cotizantes a entidades administradoras de fondos de pensiones, el aumento fue 7,7%.

Para el tercer trimestre, 53,7% del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo o especial como aportante y 13,7% como beneficiario. A su vez, el 22,4% de los ocupados pertenecía al régimen subsidiado.  

El número de ocupados que pertenecían al régimen subsidiado en las trece áreas fue 2.315 miles de personas, presentando una disminución de 1,1% para el trimestre julio – septiembre de 2013 en comparación con el mismo trimestre del año anterior.

Los aportantes aumentaron 5,9%. De otra parte, los aportantes fueron 5.539 miles de personas y se incrementaron 5,9% de un período a otro.

En el trimestre julio – septiembre de 2013, del total de ocupados 47,6% contaba con afiliación a salud y al mismo tiempo cotizaba a un fondo de pensiones o ya estaba pensionado, mientras que el 52,4% restante carecía de alguna de las condiciones o no cumplía con ninguna.

En el período observado, la población ocupada sin salud y pensión se situó principalmente en las ramas Comercio, hoteles y restaurantes y servicios comunales, sociales y personales. Estas dos categorías representaron el 58,5% y presentaron aumentos de 1,1 y 1,0 puntos porcentuales respectivamente con respecto a julio – septiembre de 2012.

Para julio – septiembre de 2013, del total de ocupados sin salud y pensión, 57,9% eran trabajadores por cuenta propia, mientras que 25,2% eran empleados particulares.

Otras posiciones ocupacionales: Empleado del gobierno; empleado doméstico; patrón o empleador; trabajador familiar sin remuneración; trabajador sin remuneración en empresas de otros hogares y jornalero o peón.
 
Dentro de las múltiples formas de medir la informalidad, se pueden observar algunas variables asociadas con el análisis del fenómeno. A continuación se presentan las proporciones de ocupados informales según tamaño de establecimiento y ocupados sin seguridad social en salud y pensión.

Las distribuciones de la población ocupada informal y población ocupada sin salud y pensión según rama de actividad, presentan la misma estructura. Sin embargo, las ramas Comercio, hoteles y restaurantes y Transporte, almacenamiento y comunicaciones, presentan menores proporciones a la medición de informalidad por tamaño de empresa.

Según posición ocupacional, el trabajador por cuenta propia tiene una mayor proporción de ocupados informales desde la medición por tamaño de establecimiento. La categoría empleado particular, presenta mayor proporción de ocupados sin salud y pensión.

El fenómeno de la informalidad ha sido trabajado a través de diferentes formas de medición. Desde el enfoque empresarial, las unidades de producción pueden pertenecer al sector formal o informal, de acuerdo con sus características tributarias, legislativas, contables o tamaño de establecimiento.

Desde el enfoque del empleo, se revisan las características del mismo, de acuerdo con las prestaciones sociales que el ocupado recibe (vacaciones, primas, etc.), su cobertura de seguridad social en salud y pensión.

La definición adoptada por el DANE, para la medición del empleo informal se remite a la resolución  de 1993 de la OIT y las recomendaciones  del grupo de DELHI, de las que se toman elementos que se  ajustan a las condiciones del mercado laboral colombiano. A manera de aproximación a una definición de empleo informal se integran las variables de tamaño de establecimiento y posición ocupacional.  

Este documento presenta el panorama de la informalidad con enfoque empresarial, acompañado del enfoque del empleo, explorando las condiciones del mismo, en lo que se refiere a seguridad social en salud y pensión, ya que las personas que son aportantes a salud y cotizantes a pensión tienen mayor probabilidad de estar en un empleo formal, independientemente del sector.

Dentro de este enfoque se toman los ocupados que cumplen o no las dos condiciones. Puede haber afiliados a salud que no son aportantes (beneficiarios) y también personas ocupadas que cotizan a pensión y no están afiliadas a salud.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?