| 7/31/2014 6:00:00 AM

Para 2015 Bogotá tendrá recuperados humedales y quebradas

Desde la Secretaría Distrital de Ambiente se adelantan dos grandes proyectos que involucran la recuperación de quebradas y humedales con recursos aproximados de $20 mil millones.

En el eje dos del Plan de Desarrollo Distrital se involucra el ordenamiento de la ciudad alrededor del agua y la adaptación de la ciudad al cambio climático teniendo como ejes fundamentales la recuperación de las quebradas, ríos urbanos y la recuperación de los humedales de la mano con acueductos veredales.

El primero de estos proyectos es el de las quebradas, un trabajo conjunto entre la Secretaría Distrital de Ambiente, ONG y alcaldías locales que abarca diagnósticos, diseños de intervención en quebradas priorizadas y obras. Con este buscan que las quebradas recuperen sus cauces naturales, haya mejor calidad hídrica y que las aguas negras no desemboquen en los ríos.

“Actualmente tenemos una gestión en 19 quebradas de la ciudad. El modelo plantea el trabajo permanente con la comunidad desde la fase de planificación y en la implementación de las acciones. Ellos cuentan con el apoyo de la Secretaría y vigías con la población vulnerable a quienes se capacitan y, al vivir en el territorio, ayudan con la sostenibilidad de las acciones”, aseguró Sandra Esguerra, directora de gestión ambiental de la Secretaría de Ambiente.

Desde hace aproximadamente dos años, este proyecto ha contado con una inversión de $3.900 millones y en 2014 cuenta con $1.100 millones para darle continuidad. Para el 2015, esperan alcanzar los $5.500 millones para entregar las quebradas recuperadas y asegurar procesos efectivos a futuro.

El proyecto lleva un avance del 30% según Esguerra, y las zonas de la ciudad en las que se han concentrado son Usaquén, Salitre, Chapinero, Santa Fe y La Candelaria.

Por otro lado, el Acueducto de Bogotá con una inversión de $72 mil millones a cuatro años adelanta en 15 quebradas de varias localidades la recuperación de estas enfocándose en la atención a las quebradas del sur de la ciudad. “En el sur están las quebradas más deterioradas de la ciudad, hay problemas muy serios de invasión de cause porque la gente vive encima de la ronda o al lado estando en riesgo de pérdida de vida en una creciente muy fuerte”, señaló Esguerra.

En todas las quebradas además instauran proyectos paisajísticos en los que habilitan condiciones para que la ciudadanía disfrute de estas zonas recuperadas con caminos delimitados, señalizaciones, quioscos para eventos culturales y académicos, puentes en madera, entre otros.

“Esto se hace pensando en que Bogotá no tiene suficientes espacios verdes como parques metropolitanos o zonales. En las quebradas vemos un espacio importante de disfrute y recreación pasiva”, aseguró Esguerra.

“La meta para la ciudad es por lo menos alcanzar atener 57 kilómetros de ríos recuperados en estos 4 años al finalizar el periodo de la Bogotá humana”, aseguró la directora de gestión ambiental de la Secretaría de Ambiente.

El segundo proyecto está enfocado en los humedales de la ciudad, programa que está vinculado a la política pública para la conservación de los humedales y la norma nacional que protege a los mismos. Este proyecto ha querido fortalecer la responsabilidad pública en la protección de los humedales en una alianza con el Acueducto de Bogotá, el Jardín Botánico y Secretaría de Ambiente. El distrito ha destinado aproximadamente $12 mil millones y esperan a 2015 entregar más de 40 hectáreas de humedal recuperados.

Esta iniciativa se ha querido concentrar en las propiedades de estos humedales ya que, al ser en su mayoría privadas, la alcaldía ha querido comprar estos predios para poder adelantar un proceso más homogéneo y efectivo de recuperación y protección.

Además, involucra protección a las zonas humedales que no están aún declaradas, tengan también cobertura de protección. “Cuando se hizo la modificación excepcional del POT se hicieron los estudios técnicos para hacer la ampliación de varios ecosistemas de humedal y la declaratoria de dos humedales nuevos en la parte baja del río Tunjuelo. Con la caída del POT las áreas quedaron desprotegidas y los urbanizadores han querido adelantar proyectos urbanísticos”, dijo Esguerra.

Frente a la amenaza del Fenómeno del Niño, aseguró que Bogotá tiene garantizado el recurso hídrico gracias al sistema Chingaza por ser el que más provee a la ciudad y por la ubicación de la Orinoquía y Sumapaz, no obstante, están tomando previsiones para ahorrar agua en la ciudad.

“Con el Niño el manejo de las quebradas y humedales es fundamental porque podemos ir más allá de esta coyuntura porque nos permite tener mejores zonas y que protejan a Bogotá de una sequía”, subrayó la funcionaria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?