| 7/1/2016 12:01:00 AM

Detrás del meme: Lo que no le han dicho del petróleo en La Macarena

Montaje gráfico. Semana.com

La indignación digital tumbó una licencia, pero hay un problema: 28 bloques petroleros y más de US$100 millones invertidos en el limbo.

Caño Cristales es apenas un punto dentro de una zona de más de dos millones de hectáreas donde hoy no se sabe si va a permitirse o no la explotación de hidrocarburos. Las preguntas sin resolver son claves para la protección ambiental y también para el futuro de la industria petrolera en la región.   

Cuando los memes “del río más lindo del mundo” empezaron a inundar las redes, pocos se resistieron al impulso de compartirlos. La sola hipótesis de perder ese tesoro a manos de una petrolera fue suficiente para generar el escándalo. De nada sirvió la salida de Hupecol explicando que el bloque Serranía está a 68km de distancia porque la furia colectiva seguía creciendo. Para calmar las aguas el gobierno recurrió a un método poco ortodoxo: Pedir la revocatoria de la licencia ambiental por Twitter.

Posteriormente el argumento para justificar la reversión fue que el Plan de Manejo Integral del Río Losada y Caño Perdido prohibía la actividad petrolera en el bloque Serranía, de Hupecol. El documento fue expedido a finales de 2015 por Cormacarena.

¿Qué hay en La Macarena?

Caño Cristales está dentro del Área de Manejo Especial de la Macarena (Amem), una zona de 3,9 millones de hectáreas para la protección ambiental creada en 1.989. Incluye cuatro parques nacionales naturales: Tinigua, Macarena, Los Picahos y Sumapaz. En los últimos años la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) ha firmado varios contratos con petroleras en esa zona. 

Revocaron una licencia, pero aún quedan 25 bloques petroleros en el Área de Manejo Especial”, dice una leyenda que acompaña este mapa de la región que hizo la Mesa Hídrica del Piedemonte Llanero. Ese colectivo asegura que esa región tiene gran importancia ecológica pues fue la primera parte del país en salir del océano cuando nacieron las cordilleras, entonces allí está ‘guardado’ un gran potencial genético y de biodiversidad que no soportaría actividades de alto impacto.

Cormacarena, a través del trabajo conjunto con la ANH, tiene conocimiento de la existencia de 28 bloques susceptibles al desarrollo de alguna fase de la exploración de hidrocarburos en el Área de Manejo Especial de la Macarena, según dijo la entidad a Dinero.  

No todo el Amem es responsabilidad de Cormacarena, esa corporación tiene jurisdicción solamente en 2,26 millones de hectáreas. Ya emitió los planes integrales de manejo para 524.873 hectáreas y quedan pendientes 1,75 millones de hectáreas, aproximadamente, la mayoría de ellas en el DMI Ariari-Guayabero.

En el Amem hay un bloque en producción: Ombú de Emerald. También hay millones de dólares en inversión. Según cálculos de Campetrol 6 de los contratos de exploración suman más de US$100 millones en inversión, lo que incluye sísmica 2D y perforaciones.

Las visiones: ¿Qué hacer con la Macarena?

Como ya lo había contado Dinero, los movimientos sociales de la región están capitalizando el escándalo de Hupecol para hacer presión en contra de otras petroleras en la zona.

Lea también: Campesinos quieren echar a las petroleras de 13 municipios en La Macarena

“No deberíamos estar en esto porque la ley ya lo está prohibiendo. La ley que reglamenta todo el sistema nacional ambiental determina que en áreas protegidas no deberían estar otorgándose títulos, sacando subastas u ofreciéndose en las rondas”, dijo Julian Villa, de la Mesa Hídrica del Piedemonte Llanero.  “El gobierno nacional, no sé, se hace el ciego hasta ese tipo de situaciones”, agregó.

Las petroleras por su parte están entre molestas y preocupadas. Una fuente de la industria, que habló con la condición de no revelar su nombre, dijo que Canacol intentó vender a otras compañías un proyecto que tiene en la zona a los pocos días del problema.

Yo lo invito a mi casa bajo unas reglas de juego y ¿luego las cambio y lo cojo a patadas? Así no funciona, por eso este tema es tan grave”, dijo el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleos, Francisco Lloreda, en una entrevista para esta nota el 8 de junio.   

La visión de las petroleras es que existen derechos adquiridos para algunas compañías y que el plan de manejo ambiental debe tener efectos sobre las licencias futuras y no sobre lo que ya se entregó.

“En un país con una mínima dosis de seguridad jurídica y seguridad ambiental es de esperar que no se vaya a cometer el exabrupto de pretender aplicar de manera retroactiva el plan de manejo ambiental de la zona sur de la Macarena al resto de la actividad económica que existe la zona. Eso lo debe definir el gobierno nacional y en particular la Anla”, agregó el directivo gremial.

Dinero intentó contactar a la Agencia Nacional de Hidrocarburos para conocer su posición pero no fue posible obtener comentarios luego de varios intentos.   

¿Y ahora qué sigue?

La Mesa Hídrica de San Juan de Arama ya comenzó una campaña de presión contra un bloque de Hocol en la región, según Villa ya está en marcha una solicitud de cabildo abierto a la que seguirá probablemente una audiencia pública ambiental. Sin embargo, no se descarta que posteriormente acudan a otros mecanismos legales como tutelas y acciones populares.

Entre tanto aún están pendientes planes de manejo integral la región. Sólo en el caso de Cormacarena terminar la tarea puede costar unos $20.000 millones.

Cormacarena no puede en este momento establecer una fecha límite que defina el momento exacto en que se van a tener formulados y adoptados los Planes Integrales de Manejo de los Distritos de Manejo Integrado que conforman el Amem, teniendo en cuenta que si bien el proceso de formulación de estos instrumentos de planificación se encuentra en cabeza de la corporación, depende también de la consecución de los recursos económicos con otros actores estratégicos que tengan algún tipo de injerencia en la jurisdicción”, señaló un vocero de la entidad a Dinero.

El escándalo de Caño Cristales terminó costándole el puesto a Fernando Iregui, el director de la Anla. Hasta el cierre de esta nota la Anla no tiene un director en propiedad, como tampoco lo tiene la Agencia Nacional de Hidrocarburos. Quienes asuman esos cargos deberán llegar a enfrentar esta problemática.

Hay otro tema adicional en el Amem que está por definirse en los acuerdos de La Habana y es el establecimiento de zonas de concentración de la guerrilla de las Farc. Esta infografía de Semana muestra el posible establecimiento de un campamento en el sector de Losada y de una zona de concentración veredal en el municipio de La Macarena. Aunque ‘nada está acordado aunque todo esté acordado’ las partes de las negociaciones han dicho que están cerca de la firma final.

Todo este panorama está generando confusión en la industria del petróleo. Campetrol asegura que algunas inversionistas están reconsiderando si entran o no a nuevas zonas petroleras en el país.

No estoy autorizado para dar los nombres pero sé que ha ocurrido y además sé que ha habido otras que están aquí, que se han frenado esperando qué va a pasar con la firma de los acuerdos de paz y cómo se va a armonizar la actividad en los próximos años, pues nadie está dispuesto a enterrar plata”, concluyó Lizarralde.  

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.