| 2/6/2009 12:00:00 AM

En las grandes ligas

Varias empresas y algunos gremios del país están impulsando el desarrollo de Pymes como proveedoras de la gran industria y del Estado.

En un mundo competitivo y de puertas abiertas es necesario garantizar la calidad de la cadena productiva para mantener un puesto de relevancia en el mercado nacional e internacional. Así lo han entendido varias empresas y algunos gremios del país que se han dado a la tarea de fortalecer el seguimiento y desarrollo de sus proveedores, especialmente cuando se trata de pequeñas y medianas empresas. Se destaca, por ejemplo, el trabajo que han venido desarrollando en este sentido General Motors, Sofasa, Bavaria y Alpina, entre otras.

La idea es lograr que las Pymes alcancen los estándares requeridos para participar en el desarrollo de productos y servicios de las grandes industrias colombianas y, con ello, hacer parte de los procesos de contratación estatal. Para esto último ha sido de gran importancia un proyecto que ha venido liderando la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem).

Uno de los sectores que ha estado liderando el engranaje de las Pymes con las grandes empresas es el automotor. Demetrio Porras, coordinador de proveedores de General Motors Colmotores, advierte que a raíz de los diferentes tratados que ha venido firmando Colombia, el sector tiene que volverse altamente competitivo o desaparecerá del mercado. "Lo primero que hizo la compañía fue crear el Sistema Global de Manufactura, que consiste en eliminar todos los desperdicios de la cadena de suministros para hacerla altamente eficiente y productiva", sostiene.

Otro de los impulsos que se han dado en esta industria es el aprovechamiento de economías de escala. Como Colmotores comparte proveedores con otros ensambladores, le propusieron a Sofasa trabajar conjuntamente en el tema. De esta manera, iniciaron una alianza estratégica con el fin de implementar un sistema de manufactura eficiente entre los autopartistas, mediante el cual han sido transferidas a estos las mejores prácticas de los procesos gerenciales e industriales de las dos compañías, logrando reducir y eliminar procesos que no agregaban valor en su cadena de suministro.

El proyecto, que se inició en 2007, se ha desarrollado en un 70% y tiene por meta finalizar su implementación a finales de 2009. La inversión ascenderá a US$8 millones y cuenta con el apoyo de Colciencias, Fomipyme, la CAF, la Corporación Calidad, Acolfa y Bancoldex. Entre los logros alcanzados hasta la fecha por los proveedores sobresalen la reducción en sus partes defectuosas, entre un 40% y un 50% por millón de unidades y ahorros estimados en 2008 del orden de US$165.000.

Otro desarrollo que avanza en este mismo sentido es impulsado por Bavaria. Luz Mary Rodríguez, directora del programa de proveedores de la cervecera, sostiene que los proveedores son el primer eslabón de la cadena y que por eso es tan importante trabajar de manera integral con ellos, para así garantizar productos de la más alta calidad y confiabilidad. "Ellos son el punto de partida. Estamos hablando de proveedores de plásticos, envases, químicos y cartones, entre muchos otros. Desde hace tres años venimos trabajando en el diagnóstico de 300 de ellos, en donde analizamos y evaluamos temas como producción, logística, calidad y administración, para citar solo algunos". Para el presente año, la cervecera hará especial énfasis en el tema del abastecimiento responsable, por lo cual evaluará a sus proveedores en aspectos como las huellas de carbón y energía, consumo de agua, manejo de residuos y reciclaje.

Entretanto en Alpina, a lo largo de varios años, han logrado integrar a la cadena productiva a 58 distribuidores, la mayoría de los cuales son ex trabajadores de la compañía que se han acogido a planes de retiro voluntario y que ahora son microempresarios. Miguel Ángel Pulido, encargado del área, explica que ellos ahora cuentan con 500 vendedores y que en sus manos está el 40% de las ventas de Alpina.

Contratación estatal

Otro frente importante que se ha venido incentivando es la participación de las Pymes en la contratación estatal. En este sentido se destaca el trabajo que ha venido haciendo Aciem, con el respaldo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID. Según Jorge Álvarez, quien dirigió el proyecto, la iniciativa surgió una vez se determinó que la participación de las Pymes en la compra de bienes y servicios de las empresas estatales era marginal.

El proyecto se inició en abril de 2005 con un diagnóstico para identificar cuáles eran las principales barreras que separaban a las Pymes de empresas como ISA, Isagen, Telecom, ETB y TGI. Luego se identificaron 25 líneas de negocio y empezó el proceso de encontrar Pymes que pudieran entrar a participar como proveedoras de bienes y servicios. Inicialmente se identificaron 1.465, pero solo 115 fueron seleccionadas, a las cuales se trazó de manera individual un plan de mejoramiento. Al final del proceso, la competitividad de estas Pymes mejoró 6% y se concretaron 71 contratos de servicios por $21.000 millones.

Son numerosas las empresas estatales que cada día les están siguiendo el paso al desarrollo de empresas pequeñas y medianas que se consoliden como sus proveedores, entre las que vale resaltar por su labor a compañías como ETB, Ecopetrol e ISA. Al tiempo que se acaba de dar a conocer una iniciativa más en este sentido: un proyecto que propende por el mejoramiento de la competitividad de las Pymes proveedoras de la cadena petroquímica en Mamonal y Cartagena.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?