| 3/9/2012 7:00:00 AM

En duda la asistencia de países del ALBA a Cumbre de las Américas

El Gobierno de Cuba culpó a EE.UU. de no haber sido invitado a la Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en abril, y sobre la que aún pesa la amenaza de un boicot de parte de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA).Correa dejó en el aire su participación tras hablar con Santos.

El Consejo Político de la ALBA "seguirá estudiando" la situación, según un comunicado oficial venezolano, que además alude a la "posición histórica" del presidente Hugo Chávez en contra de la "exclusión" de Cuba de las llamadas Cumbres de las Américas.

El comunicado fue divulgado en Caracas al día siguiente del viaje del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a La Habana para comunicar a su par cubano, Raúl Castro, su decisión de no invitarle a la Cumbre de Cartagena de Indias debido a que no se pudo lograr un consenso entre los países participantes para hacerlo.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, del que partió la iniciativa de pedir que se convocara a Cuba a la reunión de los días 14 y 15 de abril y que consideró que si no era invitada los otros países de la ALBA no debían asistir, se pronunció este jueves al respecto.

"Me encantaría estar en la Cumbre de las Américas, pero tenemos que analizarlo muy profundamente", dijo el mandatario a la prensa, al tiempo que aseveró que lo que menos quiere "es crear un problema a Colombia", a cuyo gobernante deseó "la mejor de las suertes" en la realización de la Cumbre.

El ecuatoriano se planteó la utilidad de reuniones como la de Cartagena cuando, a su juicio, no se tocan los temas "de fondo".

"Nuestros pueblos se van a cansar de que nosotros estemos en tantas cumbres y ellos en tantos abismos, de estas cumbres protocolarias donde uno va a firmar declaraciones líricas, llenas de clichés, lugares comunes que no cambian en absoluto la realidad de nuestra América", señaló.

Correa interpuso "sus buenos oficios" para que Cuba fuera invitada, porque "América Latina es una", se limitó a señalar hoy el vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, al ser preguntado en Washington por las posibles reacciones al anuncio de Santos.

Aunque el presidente colombiano dijo que había encontrado "comprensión" de parte de las autoridades de Cuba, hoy el canciller cubano, Bruno Rodríguez, arremetió contra lo que definió como "la crónica de una exclusión anunciada", de la que culpó exclusivamente al Gobierno de Barack Obama.

En una conferencia de prensa en La Habana, Rodríguez dijo que la "exclusión" de Cuba por parte del Gobierno de Estados Unidos "es inaceptable e injustificada" y forma parte del bloqueo "genocida e ilegal" que mantiene sobre la isla desde hace más de 50 años.

El único Gobierno que ha manifestado abiertamente su rechazo a convocar a Cuba a Cartagena es el de Estados Unidos, que considera que ese país caribeño no cumple con el requisito democrático que los participantes en las Cumbres de las Américas se fijaron en 2001.

Rodríguez, que agradeció a Santos sus gestiones para que Cuba pudiera participar, recalcó que su Gobierno nunca pidió ser invitado y que tan solo se limitó a decir que si lo era, aceptaría siempre que su asistencia fuera en igualdad de condiciones y derechos.

La I Cumbre de la Américas se celebró en Miami en 1994 con la participación de los 34 países miembros activos de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que Cuba fue suspendida en 1962, por pertenecer al bloque soviético.

La suspensión fue levantada en 2009, pero el Gobierno cubano no ha hecho los trámites para reincorporarse y ha dicho que no tiene intención de hacerlo.

Hoy Rodríguez ratificó esa postura, al señalar que estas cumbres así como la OEA, de "triste fama", solo sirven "para que Estados Unidos ejerza su dominación".

En una conferencia de prensa en español, el subsecretario interino de Asuntos Públicos del Departamento de Estado de EE.UU., Mike Hammer, manifestó que el Gobierno estadounidense espera "una muy buena participación en la Cumbre".

"La mayoría de líderes de la región ven el gran mérito que tienen estas reuniones", indicó Hammer en la primera reacción del Gobierno estadounidense tras conocerse que Cuba no estará en Cartagena.

Por su parte, la congresista republicana estadounidense Ileana Ros-Lehtinen, que pidió a Obama que no fuera a Cartagena si Cuba era invitada, manifestó hoy que haber convocado al presidente Raúl Castro "hubiera sido un insulto" a la democracia, la libertad y los derechos humanos.

"La tiranía de Cuba no puede participar porque claramente está en contra de la Carta Constitucional de la OEA y de todos los países democráticos", subrayó la actual presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU., que es de origen cubano.

A la espera de conocer qué decidirán los países de la ALBA, la canciller colombiana manifestó que en cualquier caso la participación de Cuba en futuras cumbres continentales se discutirá en Cartagena porque "muchos de los países de la región" han manifestado su interés en que se trate el asunto.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?