| 6/27/2013 6:12:00 PM

¿En dónde quedó la cultura ciudadana?

El vandalismo contra los elementos mobiliarios de Bogotá continúa creciendo, demostrando que la cultura ciudadana, de la que alguna vez los bogotanos sintieron orgullo, ya no está latente.

Las señales turísticas de Bogotá, que son parte del ‘rostro’ de la ciudad, fueron afectadas por actos vandálicos. Estos elementos fueron instalados hace menos de sesis meses por el Instituto Distrital de Turismo (IDT), pero 51 de las 75 unidades, ya están deterioradas.

De las 75 señales que componen el Plan de Señalización Turística de la ciudad, 25 se encuentran en la zona del Centro Internacional y 50 están ubicadas en el Centro Histórico. El 76 por ciento de todas ellas presenta afectaciones de distinta clase que las hacen antiestéticas e inservibles para los fines de orientación turística, con los que fueron diseñadas.

Según el Instituto, las menos afectadas han sido cubiertas de calcomanías e inutilizadas con grafitis y rayones. Seis de ellas han sufrido severos daños en su estructura lo que facilitaría su desvalijamiento total. Estos hechos se suman a las dos señales que fueron completamente destruidas por vándalos, en mayo pasado, rompiéndoles los vidrios protectores y robando sus láminas acrílicas en las que se encuentra impresa toda la información turística del entorno.

Para Luis Fernando Rosas Londoño, director del IDT, “es lamentable que nosotros mismos estemos haciendo daño a elementos que no solo son nuestros, sino que forman parte de la carta de presentación de la ciudad a los turistas. El daño no solo se le hace a las finanzas, que son las de todos los habitantes de Bogotá, sino a la imagen de la ciudad”.

El funcionario hizo un llamado a la ciudadanía para colaborar con la protección de las señales y la denuncia de los vándalos que las atacan. Y prometió liderar una campaña en ese sentido, a fin de evitar que el vandalismo no deje progresar el sector turístico de la capital.

Las señales, que forman parte del Plan de Señalización Turística incluido en el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana, son unas imponentes estructuras metálicas, diseñadas con los más altos estándares internacionales y bajo asesoría inglesa, cuyas alturas superan los dos metros. Disponen de la más completa información de los lugares y atractivos de la zona en español, inglés y braille.

El plan piloto tiene una inversión de $1.200 millones, y forma parte de un ambicioso programa para darle continuidad y extenderlo a la totalidad de las 19 zonas de interés turístico, ZIT, de la ciudad, incluyendo los sectores enmarcados en el proceso de territorios comunitarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?