| 11/10/2016 11:32:00 AM

La preocupación de la economía colombiana no debe ser Trump

Para José Antonio Ocampo, el país no debe preocuparse demasiado por los impactos que pueda recibir de la elección de Donald Trump en Estados Unidos, pues tiene asuntos más urgentes como la diversificación de su producción y exportación, además de la aprobación este año de una reforma tributaria.

El economista y exministro de Hacienda y Agricultura, José Antonio Ocampo, dijo que el país no debe preocuparse tanto por los impactos de la elección de Donald Trump, aunque aquí se sintieran algunos de ellos. Por ejemplo, si aplica su política fiscal, proteccionismo comercial y la negación sobre el cambio climático.

José Antonio Ocampo manifestó que Colombia tiene temas mucho más importantes de qué ocuparse, como la diversificación de su producción, el aumento de las exportaciones y el ajuste de su balanza comercial.

Ocampo explicó que Colombia es uno de los países más estables al compararse con el resto de América Latina y eso garantiza que pese a sus polémicas internas, la inversión extranjera continúe llegando. Sin embargo, son necesarias políticas que definan los enfoques de producción.

El país aún puede acceder a crédito internacional con una tasa de financiación relativamente baja, igual que algunos de nuestros pares, pero se requiere un mayor ajuste de la balanza comercial y aquí hay dos factores que juegan en nuestra contra: la baja en precios de las materias primas y la exportación de manufacturas principalmente a socios comerciales tradicionales y que están en problemas por cuenta de la situación global.

Ocampo es “partidario de mantener la Regla Fiscal porque es parte de la credibilidad que tiene el país en el ámbito internacional” y advierte que el reto es diversificar sus exportaciones a economías desarrolladas.

La necesidad de la reforma

José Antonio Ocampo calificó como necesaria la reforma tributaria y agregó que debe aprobarse este año, pues aunque la macroeconomía nacional es sólida, se requiere un ajuste externo y mejorar la situación fiscal del país. Además, el país requiere recursos para inversiones necesarias y financiación del posconflicto.

De acuerdo con Ocampo, este proyecto de reforma debe eliminar el concepto de impuestos temporales, ya que estos obligan a que se realice más adelante una nueva reforma. El ejemplo son los impuestos que se crearon en el 2014 como el de la riqueza y la sobretasa del Cree, cuyos últimos pagos deben realizarse en el 2017.

Los puntos que el exministro destacó como positivos de esta reforma son la simplificación del régimen, la reducción de beneficios, el fortalecimiento de la Dian, la lucha contra la evasión y la redistribución de la carga tributaria entre personas jurídicas y naturales.

“Me gusta el IVA que tenemos”, agregó Ocampo y explica que su gradualidad, así como la distinción entre bienes exentos y con tarifa 0% que permite descontar el IVA de los insumos, lo hacen no regresivo. El economista apoya también que se mantengan los beneficios a la canasta básica familiar.

Ocampo aseguró que le “encantan” los impuestos verdes y en el futuro debería haber más gravámenes de este tipo, para disminuir así los otros impuestos y reconoce que el impacto de todo impuesto indirecto es el aumento de precios de los productos, pero esto estimula el reemplazo en este caso de los combustibles que poco ayudan al medio ambiente.

Por último, el economista le pidió a los congresistas que durante los debates de la reforma presenten una propuesta para compensar los recursos que dejaría de recibir el país al retirar el impuesto que consideren que debe eliminarse, para evitar efectos negativos sobre el recaudo nacional.

Lea también: Fitch advierte efectos negativos para todos a largo plazo con el presidente Trump

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?