| 2/15/2008 12:00:00 AM

En busca del dinero

Aunque ha mejorado el acceso al crédito bancario, todavía hay una franja de empresarios que tiene dificultades para superar las barreras de entrada al sistema financiero.

Los miembros de la Confederación Indígena Tayrona (CIT) E.A.T. Tulasi encontraron en los productos orgánicos una fuente de ingresos que les permiten obtener un precio preferencial por su producción de café y mermelada. Desde 2005 están comercializando estos alimentos en las grandes superficies del país, y ya lograron exportar su café Tiwún a Suráfrica, Japón Estador Unidos y Europa. Sin embargo, el éxito comercial se vio empañado por un problema de liquidez.
 
Como las grandes superficies pagan a 60-90 días, estos productores se estaban quedando sin capital de trabajo para operar mientras esperaban el pago de sus facturas. Trataron de conseguir un crédito con el sector financiero, pero no lo obtuvieron porque los montos de capital que requerían eran muy bajos y no tenían un historial crediticio, entre otras razones. ¿Qué podían hacer? Como la Confederación Indígena Tayrona E.A.T Tulasi no era la única que tenía este problema, la Red Comunitaria Caja de Herramientas, que los agrupa a ellos y a 87 organizaciones más, decidió pedir un préstamo al Fondo de Biocomercio por $12 millones para comprar las facturas de los productores de la red, y con esto, darles liquidez para que pudieran operar, explica Nelson Guzmán, codirector de la Red.

Lo que les pasó a los miembros de la Red Comunitaria Caja de Herramientas es un ejemplo de la situación que enfrentan diariamente las pyme. Sin embargo, el último informe de la Gran Encuesta Pyme, realizado por Anif y Bancoldex, trae buenas noticias. En más del 94% de las veces, el sector financiero aprueba y desembolsa los créditos que este sector le solicita. De hecho, los empresarios a los que se les negaron los créditos están concientes de que esto fue un resultado de tener reportes negativos en las centrales de riesgo, no tener garantías suficientes y presentar problemas en su manejo contable y financiero.

La encuesta también muestra que la pyme no acude al sector financiero porque considera que no necesita recursos. De hecho, solo el 50% de las empresas industriales solicita préstamos bancarios, mientras que el 44% de las comerciales y el 39% de las de servicios, lo hacen.

Esto contradice de alguna manera la percepción de que hay grandes barreras en el sector financiero para prestarle a la pequeña y mediana empresa. Para Raúl Armando Cardona, asesor financiero pyme de la Universidad Eafit, esto tiene una explicación. Hoy en día la pyme se ha convertido en un mejor sujeto de crédito. Con el crecimiento de la economía, sus resultados han mejorado y esto les ha permitido reinvertir utilidades para financiarse. Cardona considera que la mejoría en sus indicadores financieros ha hecho que los bancos de primer piso vean a este sector como un segmento de mercado que cada vez tiene más solidez y que cuenta con un buen potencial de desarrollo.



Los problemas

De todas formas, no todo es color de rosa para las pyme, debido a que todavía hay una franja de empresarios que tiene dificultades para superar las barreras de entrada al sistema financiero.

"El empresario pyme sabe vender, pero no sabe venderse en los bancos. No sabe pedir plata prestada, debido al desconocimiento y falta de orden en sus cuentas", afirma Doris Arévalo, directora de banca empresarial de Bancoldex. "La falta de cultura empresarial hace que los bancos sean muy celosos para otorgarles créditos", puntualiza.

Por otra parte, los pequeños empresarios utilizan los productos más costosos del sistema financiero, ya que son los de más fácil acceso. El instrumento más utilizado es el sobregiro, en segundo lugar se encuentra el crédito rotativo y la tarjeta de crédito empresarial, y en tercer lugar el crédito comercial, comenta Arévalo, de Bancoldex.

"La pyme no tiene acceso a una tasa preferencial como sí lo puede tener una gran industria, por lo que entre más pequeña es la empresa, más caro es el crédito. Por lo general, el empresario pequeño utiliza la tarjeta de crédito de consumo regular", añade Alonso Acuña, consultor de Gestión y Valor S.A.

Pero también la pyme está acudiendo a instrumentos no tan conocidos, como el factoring, que les permite vender sus facturas con un descuento, como mecanismo de financiación. Aunque hay entidades que ofrecen este servicio, también se está haciendo internamente, como lo demuestra el caso de la Red Comunitaria Caja de Herramientas. "Si las líneas de crédito no son generosas para las pyme, o no existen y adicionalmente sus clientes se financian con ellos de 30 a 90 días, la necesidad de capital es inminente y el factoring surge como una herramienta para solucionar esta problemática", comenta David Wigoda, gerente de Factor Group. Este instrumento les permite tercerizar el cobro de sus facturas y, gracias al análisis de riesgo del pagador que hace la empresa que les hace el factoring, pueden tener un mejor conocimiento de sus clientes. "El factoring es un recaudo de cartera y de alguna u otra manera permite que la pyme se concentre en su negocio y deje que los problemas financieros sean de otro" añade Wigoda.

Aunque es la herramienta mas costosa en términos reales, el factoring resulta ser uno de los instrumentos más interesantes en términos de costos de oportunidad para necesidades de capital de trabajo. "El costo de oportunidad del factoring está en ver cómo la liquidez permite realizar nuevos negocios. La gente no lo puede ver como que se me achicó la tasa de rentabilidad de un negocio sino mas bien como la posibilidad de agrandar la torta", comenta Juan Esteban Saldarriaga, gerente general de Factoring Market.

Si bien es cierto que el estudio de Anif y Bancoldex muestra que hay una mejor disposición del sector financiero para aprobarle recursos a la pyme, todavía hay mucho camino por recorrer. El empresario debe aprender a venderse frente a los bancos, y para esto es necesario que mejore la presentación de sus estados financieros, aprenda a proyectar los negocios y desarrolle un historial crediticio, que en últimas es su mejor carta de presentación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?