| 9/28/2013 5:00:00 PM

Biocombustibles en manos colombo españolas

Con este acuerdo las dos compañías incentivarán la producción de biocombustibles a partir de biomasa que además puede ayudar al desarrollo sostenible del sector rural, a la generación de empleo digno en el campo y un impacto positivo en el cambio climático.

Los biocombustibles de segunda generación son los producidos a partir de materias primas que no son fuentes alimenticias, como el bagazo de caña de azúcar, para lo cual se utilizan tecnologías que todavía están en etapas de investigación y desarrollo.

El director general de Noel Biosolutions, Javier Velasco, aseguró que la firma del memorando de entendimiento representa "un importante impulso para acelerar los desarrollos tecnológicos de Neol completando su cadena de valor al ver facilitado el acceso a materias primas sostenibles".

Por su parte, el director general de Colbiocel, William Ramírez, dijo que el acuerdo con Noel permitirá "identificar y focalizar proyectos para el desarrollo de la agroindustria celulósica en Colombia a partir de la promoción de cultivos energéticos y el uso de ciertos residuos de cosecha".

Neol Biosolutions, con sede en Granada, sur de España, es una empresa con participación de Repsol y Neuron Bio dedicada principalmente al desarrollo de bioprocesos y de tecnología microbiana para la aplicación industrial, especialmente en el sector energético y químico.

Colbiocel, por su parte, desarrolla proyectos de biocombustibles de segunda generación, como el bagazo de caña de azúcar, y trabaja en la plantación, a nivel piloto, de cultivos energéticos en la región de los Llanos Orientales de Colombia.

El acercamiento entre las dos compañías se realizó a través de la agencia colombiana para la Promoción del Turismo, Inversión y Exportaciones (Proexport). 

EFE / D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?