| 12/11/2010 8:20:00 AM

Empieza escasez de alimentos y repunte en los precios

Esta semana, se registró un alza en los precios de los alimentos, especialmente de las frutas, las verduras y los tubérculos, debido a la escasez de productos de primera calidad por el invierno y por los cierres viales en varias zonas.

De acuerdo con el informe presentado por el Sipsa, durante esta semana se empezó a registrar un incremento general en el precio de los alimentos. En el caso específico de los tubérculos, se presentó una reducción en la oferta de primera calidad de las principales variedades de papa negra.

Adicionalmente, las condiciones climáticas han afectado los ciclos productivos, lo que generó una menor oferta de muchos productos, como la zanahoria, el chócolo mazorca y las hortalizas de hoja.

Para el caso de las frutas, las constantes lluvias afectaron la producción de granadilla y maracuyá en Huila y Valle del Cauca; en el caso de esta última, el abastecimiento se contrajo un 10%.

El abastecimiento también se ha visto afectado por el mal estado de la malla vial, por ejemplo, los derrumbes presentados en el sector de La Línea en la carretera que comunica a Bogotá con el Eje Cafetero, retrasó los tiempos de entrega de la carga, procedente del centro y sur del país. Asimismo, el mal estado de las vías veredales continúa afectando la recolección de productos en la Costa Atlántica, como la yuca, el ñame y el plátano.

Esta semana, aumentó el precio de la zanahoria ante los daños ocasionados por las lluvias en la Sabana de Bogotá. Lo mismo sucedió con las cotizaciones de los tomates, el chócolo mazorca, la habichuela, el brócoli, los frijoles verde en vaina y cargamanto, el pimentón, la arveja verde en vaina, la remolacha, la cebolla cabezona blanca y junca y la zanahoria.

De la misma forma, se dio un aumento en los precios del chócolo mazorca, lo que coincidió con la disminución del abastecimiento en 8% desde Boyacá. En el caso de la cebolla cabezona blanca, el precio se incrementó debido a las fuertes lluvias que afectaron cultivos ubicados en el altiplano cundiboyacense.

A la vez se presentó un alza en las hortalizas de hoja como la coliflor, el cilantro, el repollo blanco, la acelga, el apio y la espinaca, ya que las lluvias en los departamentos de Cundinamarca y Boyacá provocaron daños. En Bogotá y Cali, por ejemplo, el kilo de espinaca se vendió a $3.858 y a $2.100, un 50%, en promedio, más caro. Por causa del menor ingreso de repollo blanco desde los cultivos ubicados en Pradera y El Dovio (Valle del Cauca), se registró un aumento en las cotizaciones mayor al 10% en las ciudades de Armenia y Medellín.

También, se observó poco ingreso de arveja verde en vaina procedente de Pasca y Cabrera (Cundinamarca), además de baja calidad, por lo cual se presentó un alza en las cotizaciones. En cuanto al tomate chonto, su precio registró un aumento debido a que las lluvias afectaron los cultivos en Santander.

Esta semana, subieron las cotizaciones del lulo, el maracuyá, la mandarina común, onecco y arrayana, el melón, el maracuyá, el aguacate injerto y común, el limón común y Tahití, la naranja común y Valencia, la papaya maradol, redonda y hawaiana, la piña manzana y perolera, la granadilla, la fresa, la patilla, el banano Urabá y el mango Tommy.

Las lluvias provocaron daños en los cultivos de granadilla establecidos en Huila, por lo que los precios de esta fruta se incrementaron. En Neiva, principal destino de la producción de esta zona, el kilo se vendió a $1.056, 18% más. De igual forma, las cotizaciones de la naranja común aumentaron, por la baja producción de producto de primera calidad, pues las fuertes lluvias en todo el país han afectado la fruta.

Los precios del melón también subieron, según los comerciantes, este comportamiento obedeció al bajo nivel de recolección y producción en Capitanejo, Cepitá (Santander) y La Unión (Valle del Cauca), donde los cultivos se han visto afectados por las constantes lluvias. En el caso del lulo, sus cotizaciones mayoristas subieron a lo largo de la semana, ya que hubo menor disponibilidad desde Gigante, Colombia y Garzón (Huila), donde los cultivos también se han visto afectados por el invierno. Además, se incrementó la cotización del maracuyá por el bajo nivel de abastecimiento de los municipios de Cañasgordas, Dabeiba y Chigorodó (Antioquia), y por las dificultades en la vía que conduce de Medellín a Turbo.

En cambio, cayeron las cotizaciones del tomate de árbol, porque los productores se vieron en la necesidad de intensificar las recolecciones en San Vicente (Antioquia), con el fin de evitar pérdidas por las lluvias. Los mayores descensos se registraron en Cúcuta (12%), donde el kilo se vendió a $1.429. También, cayó el precio de la mora de Castilla por el adelanto de las recolecciones en San Bernardo, Silvania, Arbeláez y Anapoima (Cundinamarca), ante el exceso de humedad. En Cartagena y Valledupar, la reducción fue del 12%, en promedio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?