| 8/29/2013 4:20:00 PM

El vandalismo no paró

Las sucursales bancarias fueron las más atacadas por los encapuchados de desviaron el propósito incial de la protesta.

La Policía colombiana dispersó hoy con gases lacrimógenos y chorros de agua a miles de manifestantes que se habían congregado en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, en apoyo a la huelga del sector agropecuario.

Locales comerciales y entidades bancarias del centro de la ciudad fueron saqueados por encapuchados.

Después de la refriega, los manifestantes se dispersaron por las calles adyacentes a la Plaza de Bolívar, en dos de cuyos costados están el Capitolio y el Palacio de Justicia, y muchos de ellos continuaron con sus marchas.

Los choques dejaron tres heridos, dos de ellos policías, según el secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Alfonso Jaramillo, en un mensaje en su cuenta de Twitter.

"Solicitamos a los manifestantes respeto y orden. Evitar enfrentamientos y rechazar a quienes generen vandalismo", agregó Jaramillo.

En la localidad de Soacha, en el sur de Bogotá, también se registraron disturbios que obligaron a las autoridades a decretar el toque de queda.

Soacha y Ciudad Bolívar, sur de la capital, fueron escenario en las últimas horas de acciones vandálicas.

En otra ciudades de Colombia, como Medellín, Cali, Tunja y Cartagena también se registraron hoy marchas de apoyo al campesinado, y en algunos lugares, como en Barbosa (Antioquia) y en la carretera que conduce de Cajamarca (Tolima) a Armenia (Quindío), hubo desórdenes protagonizados por manifestantes.

Mientras tanto, representantes del Gobierno y de los campesinos continúan reunidos en Tunja, la capital del departamento de Boyacá, negociando un acuerdo que ponga fin a la huelga que mantiene bloqueadas numerosas carreteras del país.

EFE / D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?