| 3/12/2011 2:00:00 PM

El sueño de un club VIP de inglés para ejecutivos

Durante más de 10 años, Leticia González, dictó clases, trabajó como niñera, mesera, estudió desde cine hasta negocios en Europa. Hoy 17 años después, reconocidas instituciones de Suiza y el Reino Unido le otorgaron certificaciones a su academia de inglés, un lujo que pocos tienen. Esta es la historia de un sueño.

La experiencia que esconden sus ojos evidencian que a Leticia González le gustan los retos. Recién graduada del colegio y con poca experiencia laboral emprendió un viaje a Londres con un propósito poco común: estudiar para ser bilingüe e interprete, un gran desafío para un colombiano a finales de los setenta.

Fueron casi 10 años de estudio, dictando clases en diferentes países, trabajando como niñera, mesera y aprendiendo de cultura, negocios, cine, antropología, requisitos básicos para un buen interprete.

Tras 17 años de haber creado su empresa English Tutorial Training a puro pulso, su método de enseñanza y modelo de negocio tiene dos certificaciones de calidad, la primera otorgada por el United Kindmon Asociation Services y la segunda de una entidad Suiza que entrega el SGS ISO 9001:2008. Las dos reconocidas mundialmente.

Tras años de aventuras y con una bitácora de viajes como recuerdo, se dio cuenta que aún faltaba enfrentar un reto mayor. “Alguien muy especial me dijo que lo mío era organizar mi propio negocio, tienes que cumplir tus sueños, porque yo tenia grupos de tertulia con mis amigas y era un modelo atractivo y de fácil aprendizaje”, dice.

Regresó a Colombia y tras trabajar por corto tiempo en las empresas de sus amigos, se animó a fundar una institución de enseñanza de inglés que replique el modelo de la prestigiosa Universidad de Cambridge del Reino Unido.

“Mis amigos y conocidos siempre me decían que sería maravilloso que existiera una institución seria que no tenga que desplazarse a los institutos, porque un ejecutivo puede quedar en básico y los niños de colegios vayan adelante”, relata Leticia.

La diferencia con las innumerables academias que hay en el país era un método personalizado, con la misma exigencia de centro académico británico, pero dirigido a altos ejecutivos de las empresas y multinacionales más importantes del país.

Como ella misma dice a veces las personas no se animan a aprender por el miedo que produce enfrentarse a un grupo de personas que tienen mejores bases, pronunciación o gramática.

Su método es ciento por ciento personalizado. Hace un diagnostico para medir los conocimientos previos de sus alumnos y luego organiza un plan de estudios, en los que a diferencia de los demás, es el profesor el que desplaza a la oficina o a los campamentos en casos de las petroleras, para dictar la lección in home, que puede ser tres días a la semana con 54 horas por nivel, durante dos años.

Una vez se cumplen los niveles y pasan los exámenes el estudiante recibe un diploma (certificado) de la Universidad de Cambridge acreditando su nivel de formación. Un valor agregado, que a excepción del Consejo Británico, nadie más lo tiene.

Mientras su negocio despegaba dictó clases en los colegios bilingües más destacados del país y trabajaba de interprete para uno de los diplomáticos de la Embajada del Reino Unido en Colombia.

Estos contactos sirvieron para darse cuenta que desde los ministros de gabinete, diplomáticos, asesores y hasta en las empresas más grandes del país tenían ejecutivos que no sabían inglés. Además ella tenía un plus y es que durante sus años en Europa había hecho cursos con énfasis en negocios en la Cámara de Comercio de Londres, lo que daba toda la credibilidad para capacitar a quienes manejan las riendas del país.

En el transcurso de los años ha perfeccionado las técnicas de enseñanza. Hoy también ofrece semanas de inmersión al idioma. Se trata de una semana de campamento con cinco profesores para practicar diez horas diarias.

Ya son más de 17 años de trabajo hoy cuenta con 25 tutores y 300 estudiantes de alto perfil de entidades financieras, petroleras, de servicios. Leticia no desconoce que viajar a otro país y estudiar siempre va a ser la mejor alternativa, pero afirma que aprender inglés sólo se necesita disciplina, deseo y convencimiento propio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?