| 11/9/2011 6:00:00 PM

El nuevo rico

A partir del próximo año, Colciencias contará con $1,3 billones al año, casi cinco veces lo que maneja actualmente. ¿Cómo evitar que se malgasten en proyectos no estratégicos?

Colciencias está llamado a convertirse en uno de los cisnes blancos del actual gobierno. Tras haber sido tratada por años como ‘el patito feo’ de administraciones pasadas, a partir de 2012 pasará a manejar 10% de las regalías del país. Se trata, ni más ni menos, de más de $1 billón inicialmente.

Pero esta no será su única fuente de recursos. Además de las regalías, el Plan Nacional de Desarrollo contempla que Colciencias mantenga unas partidas presupuestales crecientes para los años venideros. Así las cosas, además del billón de pesos, la institución recibirá $383.000 millones el año entrante, $500.000 millones en 2013 y $650.000 millones en 2014. A ello se suma el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, que podría elevarse de US$50 millones a US$500 millones anuales. Todo eso significa que, fácilmente, este departamento administrativo podrá manejar recursos superiores a los $2 billones para el año 2014, que lo convierten en el nuevo rico del Estado colombiano.

Semejante lluvia de recursos plantea enormes retos para Colciencias que van desde cambiar la estructura centralista que ha tenido por décadas, hasta modificar los mecanismos que implementará para definir los proyectos que apoyará en cada una de las regiones. Para no ir tan lejos, como las regalías solo pueden ser invertidas en los sitios que tengan derecho sobre ese dinero, los proyectos de investigación tendrán que ser apoyados por los mandatarios locales. Eso podría estimular la corrupción en ciertas zonas, con planes que solo buscan una tajada del presupuesto, pero que no aportan mayor cosa al desarrollo de la ciencia y la tecnología en el país.

Según Jaime Restrepo, director de la entidad, la aprobación de los proyectos tendrá filtros para evitar que eso pase. Tras obtener la recomendación regional, la propuesta pasará a Colciencias para que expertos nacionales e internacionales den su aval técnico. De allí irá al Órgano Colegiado de Administración y Decisión, que evaluará la pertinencia y definirá recursos, tiempos de ejecución y gestor del proyecto. “Este grupo estará compuesto por tres Ministros, Colciencias, el Departamento Nacional de Planeación (DNP), siete gobernadores –uno por cada región– y seis rectores de universidades públicas y privadas. Al final, Colciencias y el DNP hacen seguimiento y control”, dice.

A esto se suma la necesidad de llegar a las comunidades y contar con el compromiso empresarial para integrar los conocimientos en sus procesos. Varios expertos señalan que Colciencias no tiene la estructura necesaria para convocar a empresarios de todas partes del país, diferente a, por ejemplo, el Ministerio de Industria o el Sena.

Por esto, el instituto está en medio de un proceso de modernización y expansión. En la actualidad están nombrando coordinadores en cada región del país y creando comités de ciencia y tecnología en cada departamento. Al mismo tiempo, está proponiendo fórmulas para que las empresas tengan unidades internas dedicadas a la innovación, entre ellas, contar con doctores a quienes la institución les pague parte de sus salarios.

Cabe anotar que el Plan de Desarrollo contempla descuentos y exenciones tributarias para quienes apoyen labores de investigación, las cuales llegan a 175% sobre 40% de la renta líquida. Esto es un aumento significativo, pues hasta el año pasado se manejaba un descuento de 125% sobre el 20% de esta renta.

Desde ahora, habrá que tener los ojos bien abiertos para evitar que la ciencia y la tecnología se conviertan en la caja menor de algunos avivatos, que se tratarán de aprovechar de los abultados bolsillos del nuevo rico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?