El giro latinoamericano

| 5/16/2003 12:00:00 AM

El giro latinoamericano

El apetito de los inversionistas internacionales regresó con fuerza a la región. Los fondos de inversión extranjeros vuelven a la Bolsa de Valores de Colombia.

Hace apenas seis meses el pesimismo dominaba las percepciones sobre América Latina. Había una enorme preocupación por la consecución de financiación para atender los vencimientos de deuda pública, en particular de Brasil y Colombia. Este hecho se agravaba por la posibilidad de que las políticas de Luiz Inacio Lula da Silva como presidente de Brasil no fueran favorables para la economía del mercado y llevaran a una cesación de pagos o default de deuda externa, que podría replicarse al estilo argentino en varios países vecinos. Los flujos de capitales eran bastante escasos y los inversionistas preferían instrumentos de países emergentes de Asia y Europa del Este y no de Latinoamérica.

En contraste, hoy la situación de América Latina parece de carnaval, ya que el apetito de los inversionistas internacionales por la región regresó con fuerza. Los bonos de deuda soberana de la región, incluyendo los papeles colombianos, se han valorizado de forma extraordinaria en las últimas semanas y los spreads o riesgo país (el premium que demandan los inversionistas sobre el retorno de los bonos del Tesoro de Estados Unidos) se ha reducido. Según JPMorgan, en lo corrido del año, la entrada de dinero a los mercados secundarios de deuda soberana de países emergentes supera los US$1.800 millones, tres veces el valor total del año pasado en el mismo período.

Además los fondos de inversión extranjeros, en particular los estadounidenses, están hoy enfocados en acciones y papeles latinoamericanos. Incluso en la Bolsa de Valores de Colombia (BCV), que hace muchos años no contaba con participantes extranjeros, se registra la entrada de estos fondos de inversión. Por su parte, los traders de diversas firmas comisionistas rumoran que estos fondos extranjeros también están comprando títulos de deuda pública interna (TES). Cabe resaltar que desde el pasado 28 de abril el mercado secundario de TES anda disparado por el desplome del dólar, el efecto positivo que tuvo el aumento de las tasas de intervención del Banco de la República sobre las expectativas de inflación en este mercado y la sustitución del dólar por TES en el portafolio del sector real y financiero.

La pregunta del millón es cuánto tiempo podría durar el actual repunte. Parte de la respuesta está en la permanencia de las razones que han llevado al reciente giro de percepción respecto a la región.



Cambio de fortuna

Un acontecimiento clave, y que cambió bastante la forma de pensar de los inversionistas internacionales sobre América Latina, fue la adopción de medidas ortodoxas por parte del gobierno de Lula. De hecho, la semana pasada Lula llevó al Congreso un proyecto de reforma pensional y tributaria, dándole mayor aliento a la llegada de inversión a dicho país.

En cierta medida, la región se ha beneficiado también del nerviosismo de los inversionistas por el virus de neumonía atípica (SARS, por su sigla en inglés) y por la tensión geopolítica sobre Corea del Norte. Los inversionistas han tendido a retirarse de los mercados asiáticos, trayendo su dinero a América Latina.

El bajo crecimiento mundial también explica la apuesta de los inversionistas en nuestros mercados. Según Ursula Oser del Credit Suisse, con sede en Zurich, "dadas las expectativas sobre una recuperación mundial modesta, consideramos que las acciones y bonos de los mercados emergentes son una buena opción. La búsqueda de mayores retornos lleva a los inversionistas a aumentar la exposición en estos mercados".

Por todo lo anterior, desde mediados de febrero se ha dado un rally sostenido en los precios de la deuda pública de América Latina y que, según Filippo Nencioni de CSFB en Nueva York, se ha acentuado en las últimas semanas. De hecho, en la semana del 5 de mayo, los flujos hacia fondos de deuda emergente ascendieron a US$225 millones, un monto no visto desde mayo de 2001.

En lo corrido del año, los papeles de deuda de Ecuador, Brasil, México, Colombia y, de forma sorprendente, Argentina, han brindado retornos por 58, 40, 25, 21 y 15%, respectivamente, según el índice EMBI+ de JPMorgan. Además de la caída de los spreads, las tasas de cambio de Argentina, Brasil y Colombia han comenzado a revaluarse, lo cual también favorece a los inversionistas extranjeros.

Esta caída de los spreads abre nuevamente la posibilidad de que los países puedan colocar nueva deuda a tasas razonables. De hecho, en los primeros 5 meses del año, América Latina ha realizado nuevas emisiones de deuda por US$12.000 millones. En este contexto, y habiendo cumplido la financiación de 2003, el gobierno está estudiando fórmulas de manejo de pasivos, como colocar nueva deuda externa para hacer un rollover de la deuda actual, mejorando así el perfil de vencimientos. "Es muy temprano para hablar de prefinanciamiento de 2004", afirmó Carlos Alberto Rodríguez, Director de Crédito Público del Minhacienda.



Invirtiendo en Colombia

Con el cambio de fortuna de América Latina, los fondos de inversión extranjeros, en particular los de Estados Unidos, están hoy enfocados en acciones y papeles latinoamericanos. Según Augusto Acosta, presidente de la Bolsa de Valores de Colombia (BCV), los fondos extranjeros están entrando a la bolsa nacional a comprar acciones. Este evento tiene lugar cuando el índice de la BCV alcanza un nuevo máximo histórico desde su creación en julio de 2001, de 1.802,2 el pasado 12 de mayo. En este nivel, las acciones se han valorizado un 12,03% en lo que va del año y un 59,26% en los últimos 12 meses. La expectativa del mercado es que este dinamismo continúe.

Por su parte, algunos participantes del mercado secundario de TES sostienen que los fondos extranjeros también están comprando títulos de deuda pública interna (TES). Esto tiene cierta lógica: un inversionista con bonos de deuda externa Yankee/02 puede obtener una tasa de 8%, o puede optar por traer dólares al país para comprar en el mercado local TES/02 a una tasa fija de 14%. La entrada de estos dólares podría explicar parte de la revaluación nominal del peso de los últimos días.

Por último, las inversiones en TES se han visto particularmente favorecidas por el desplome del dólar, que ha motivado una sustitución de esta inversión por papeles de deuda del gobierno (ver gráfica del índice de deuda pública de Corfivalle, que muestra la relación inversa la variación de los TES más líquidos del mercado y la tasa de cambio). El alza en las tasas de interés de referencia por parte del Emisor también acentuó la caída en las tasas (o, lo que es lo mismo, un aumento en los precios) de los TES, pues actuó sobre las expectativas de inflación de los agentes en este mercado.

Esta situación motiva al sector financiero a volcarse sobre papeles de deuda pública, por lo cual podría no estar diversificando de manera adecuada sus portafolios de liquidez. En la medida en que los precios de los TES sigan su ascenso, habrá un margen de utilidades por tomar, la situación inversa a la que tuvo lugar durante la crisis de agosto de 2002.

Ante la mejora relativa en la percepción respecto a América Latina, los mercados de deuda soberana pasan por un buen momento. Como estos flujos son capitales golondrina, es bastante probable que tomen vuelo de presentarse una mala noticia que incremente nuevamente el riesgo en la región. Para contrarrestar tal eventualidad hay que seguir avanzando en cimentar unos buenos fundamentos económicos y cruzar los dedos para que continúe la euforia por la región.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.