| 6/8/2011 3:15:00 PM

El coronel beligerante

El principal desafío de Ollanta Humala como presidente del Perú es tranquilizar los mercados financieros. Para ello, deberá conformar un gabinete técnico y hacer alianzas con antiguos detractores. ¿Qué le espera a Colombia en ese nuevo escenario?

Un lunes azaroso vivió la Bolsa de Valores de Lima el pasado 6 de junio, cuando se conoció oficialmente el nombre del nuevo presidente de Perú, el coronel retirado Ollanta Humala. Pocos minutos después de iniciar la sesión, el mercado de valores registraba una caída histórica de 8,71% en el índice general, que obligó a la suspensión de operaciones. Pero a las 11, cuando reanudó labores, se mantuvo la reacción de pánico entre los inversionistas y se retomó la medida.

El balance no pudo ser peor el primer día después de la elección de Ollanta Humala: una caída de 12,51% en las acciones -lideradas por las compañías mineras-, y crecientes temores por las ideas nacionalistas, los nuevos impuestos y la revisión de tratados internacionales que anunció durante su campaña el nuevo presidente.

Pero no fue el único mercado en remezón: ese día en Chile y México el 'efecto Humala' hizo caer las acciones de las compañías con importante participación en el mercado peruano -Falabella, Cencosud, LAN y Grupo México-, aumentando las expectativas de una 'diáspora' de capitales hacia mercados como Colombia o Chile. Tras un llamado de Humala y sus colaboradores a la calma, el martes, la esta retornó. ¿Qué tan fundados son estos temores y qué se espera de la relación binacional?

Para un país que en los últimos años se ganó el título de economía estrella en la región, por registrar tasas de crecimiento superiores a 7% anual y una política orientada a la inversión extranjera, el libre mercado y los tratados internacionales, las ideas nacionalistas del ex teniente coronel Humala resultan preocupantes.

Tres temas son los ejes del programa de Humala: inclusión social, redistribución de la riqueza y revisión, ,tanto de impuestos como de tratados comerciales. En los dos primeros ejes, Humala ha dicho que busca ampliar la cobertura educativa y mejorar los niveles de calidad; extender los beneficios de salud para todos los peruanos, reducir las brechas de desigualdad y ponerle coto a la corrupción. Los empresarios coinciden en que estos son asuntos clave, aunque no ocultan su preocupación por el manejo del gasto público en temas sociales, que podría desbordar la capacidad fiscal.

En cuanto a las 'revisiones' propuestas, dos preocupan: la que se hará al sistema tributario, que incluye nuevos impuestos a las 'sobreganancias' de la minería, y a la de los Tratados de Libre Comercio.

En el tema de minería, la abrupta caída de la bolsa da cuenta del tamaño de los temores, mientras que en el TLC con Estados Unidos, que apenas lleva tres años de vigencia, aunque Humala ha dicho que busca identificar las fallas de competitividad entre el empresariado peruano, lo cierto es que estas revisiones se acostumbran después de 10 años.

Las preocupaciones
Aunque en Colombia los empresarios son cautelosos frente al cambio de gobierno, no se espera un giro abrupto en la relación. El año pasado, las exportaciones colombianas a Perú alcanzaron los US$1.131 millones, con un crecimiento de 43%, y en lo corrido de enero a abril de 2011 ascienden a US$458 millones, 46% más que en igual período de 2010. Pero, en inversión, podrían venir grandes sorpresas.

Hernando Otero, presidente de la junta de la Cámara Colombo-Peruana, cree que los pasos de multinacionales peruanas como Grupo Gloria, Alicorp y Ajegroup, para ingresar al mercado colombiano, podrían ser secundados por otras compañías incas interesadas en buscar nuevos mercados y mayores garantías para su inversión. "Aunque no creemos que en el corto plazo haya que preocuparse, en general los empresarios mantendrán la cautela a la espera de señales claras del nuevo gobierno que generen confianza a la inversión", explica.

En el plano político podrían darse sorpresas por el afianzamiento del eje de izquierda en la región, ya que Humala llega a ampliar el grupo de los ex comandantes-presidentes, del que hacen parte Fidel Castro, Daniel Ortega y Hugo Chávez, cuyas políticas económicas han generado temor entre los inversionistas porque riñen con el capital o la propiedad privada.

Sin embargo, hay quienes creen que al menos en el corto plazo no habrá un 'giro a la izquierda' en el gobierno peruano. En primer lugar, porque el triunfo de Humala resultó apretado: apenas registró una diferencia de 3 puntos en los votos que le sacó de ventaja a Keiko Fujimori. Eso implica que tendrá que evitar el pantanoso terreno de las polarizaciones generadas por un triunfo en el que no obtuvo las amplias mayorías que esperaba.

Esto explica que en el primer discurso tras la elección, en la noche del 5 de junio, Humala reivindicara su "compromiso con el pueblo peruano" y al mismo tiempo anunció que buscará consolidar "una ancha base en la que todos nos sintamos representados".

En segundo lugar, porque para hacer los cambios propuestos requerirá de las mayorías en el Congreso, que no alcanzó con su partido Gana Perú en las legislativas del 10 de abril, cuando obtuvo 47 de los 130 escaños que componen el legislativo. Esto lo obligará a hacer alianzas con otros partidos y adquirir compromisos más allá de sus propias convicciones e intereses.

En principio, se habla de que la alianza con el ex presidente Alejandro Toledo, de Perú Posible, le sumará otros 21 parlamentarios para consolidar las mayorías -requiere 66 votos para aprobar leyes-. Sin embargo, la falta de disciplina de partido en Perú es un tema recurrente y esto lo obligaría a buscar otros aliados.

Además, lograr los cambios constitucionales no será tan sencillo. El propio presidente del Congreso de Perú, César Zurraeta, dijo el viernes previo a la elección que no se deben esperar cambios radicales en la política. "El país no puede permitir el cambio de las reglas democráticas y de la existencia de la más amplia libertad", sostuvo.

Tras el 'lunes negro' que marcó la caída de la bolsa limeña, el mayor desafío para el nuevo mandatario será la conformación de su gabinete, que permita disipar la incertidumbre sobre el futuro de la economía peruana y genere confianza.

Ya suenan para la cartera de economía técnicos de trayectoria como Kurt Burneo, Félix Jiménez, Carlos Herrera Descalzi, Luis Arias y Óscar Dancourt. Pero la última palabra la tiene el nuevo mandatario, quien desde ya comienza a jugarse su capital político.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?