| 8/3/2016 12:05:00 AM

Desembarca en Buenaventura un impresionante buque de carga

En medio de una disminución generalizada del comercio exterior, arribó a Buenaventura el buque de carga más grande que hasta la fecha ha llegado a un puerto nacional y suramericano, el MSC Flavia.

Procedente de Balboa, Panamá y con destino a Callao, Perú, arribó este 2 de agosto el MSC Flavia, el buque de carga más grande que hasta la fecha ha llegado a un puerto nacional y suramericano, según anunció la Sociedad Portuaria de Buenaventura.

Con 365,8 metros de largo, un ancho de 48,4 metros, profundidad de 11,5 metros y una altura de 69,6 metros y un descargue de 500 contenedores, el Flavia es la embarcación más grande que ha llegado a Colombia, “demostrando que la infraestructura de la Sociedad Portuaria de Buenaventura está lista para continuar recibiendo buques de gran tamaño”, aseguró la Sociedad Portuaria.

El MSC Flavia es una nave portacontenedora, New Panamax de sexta generación, con capacidad para transportar 13.000 Teus y 139.418 toneladas, es de bandera panameña y fue construida en el año 2011. “Para hacerse una idea de su tamaño, el MSC Flavia mide un poco más de lo que tiene de altura la torre Chrysler de Nueva York”.

Fuente: Sociedad Portuaria de Buenaventura

El MSC Flavia proviene de los puertos chinos de Shanghai, Xiamen, Chiwan y Hong Kong;  Pusan en Corea y Manzanillo y Lázaro Cárdenas en México y hace parte del servicio MSC Andes que cubre estos puertos con una frecuencia semanal.

Según la Sociedad Portuaria de Buenaventura, las inversiones realizadas han permitido tener mejores tiempos de tránsito y conectividad con mayor cantidad de destinos en el mundo, “ubicándonos entre los principales puertos del Pacífico suramericano y nos hacen competentes frente al nuevo panorama portuario de la región”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?