| 4/18/2006 12:00:00 AM

Ecuador, un socio con gran potencial

El TLC entre Estados Unidos y Ecuador podría tener efectos favorables sobre el turismo, la inversión y el comercio con Colombia.

Después de cinco años de haber abandonado su moneda -el sucre- y dolarizado la economía, Ecuador ha logrado estabilizar las principales variables de la economía. La inflación y los intereses se redujeron a niveles internacionales, la inversión privada alcanzó el 20% del PIB en 2005 (en su mayoría en el sector petrolero), a la vez que el crecimiento de la economía se ubicó en 4%, liderado por un crecimiento en el sector petrolero de 8%. No obstante, en el frente externo, donde podría haber un potencial para crecer, los logros han sido prácticamente inexistentes, lo cual es preocupante cuando se piensa en fuentes internas de crecimiento. A pesar del aumento de 24% anual de las exportaciones en los últimos tres años, Ecuador mantiene la misma participación en el comercio mundial que tenía a comienzos de los 90. De hecho, estos aumentos son resultado de la recuperación de los volúmenes que se habían perdido por el Fenómeno del Niño en el caso del banano y de la mancha blanca en el del camarón, y del aumento de la demanda mundial de petróleo. La oferta exportadora de Ecuador es escasa y está concentrada en un 77% en cuatro productos: petróleo, banano, plátano y flores, de los cuales el petróleo participa con el 55%. Un reciente informe del Fondo Monetario Internacional, IMF Country Report No. 06/103 de marzo de 2006, que analiza la competitividad de Ecuador, concluye que a pesar del avance de los últimos años en materia de volúmenes y valores exportados, Ecuador tiene un serio problema de competitividad sobre el cual debe trabajar. Las cifras en este frente son malas. En 2005, en el índice de competitividad que mide el World Economic Forum, Ecuador ocupó el puesto 103 entre 117 países. Entre las razones de la falta de competitividad de este país están la baja oferta exportadora, pero también el bajo crecimiento de la productividad asociado a la ausencia de políticas salariales y fiscales sanas. De igual forma, el ambiente para los negocios no es favorable ni tampoco lo es el clima para la inversión. De hecho, la única inversión que llega es la del sector petrolero. Las reformas estructurales con las cuales se comprometió Ecuador cuando firmó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en 2000, a raíz de la dolarización, se quedaron a medias y muchas de ellas incluso se echaron para atrás. Las reformas estructurales son indispensables y son lo único que hará cambiar la percepción de los inversionistas sobre este país. En este contexto, el TLC que está negociando con Estados Unidos cobra vital importancia. No solo será útil para ampliar el mercado para sus productos, sino que además servirá de estímulo para que las autoridades se pongan al día en la agenda que tienen pendiente. De hecho, a pesar de las manifestaciones de los indígenas en contra del TLC, las negociaciones siguen y, como nunca antes, los empresarios han salido a respaldar al gobierno en este tema para que no termine enredándose. La firma del TLC de Ecuador con Estados Unidos es favorable pues obliga a las autoridades ecuatorianas a avanzar en las reformas necesarias para garantizar no solo el buen clima de los negocios sino la estabilidad en las reglas del juego. Esto es positivo para Colombia. El mercado ecuatoriano es el tercero en importancia, después de Estados Unidos y Venezuela, con una participación dentro del total cercana al 7%. Si Ecuador logra avanzar en el tema de las reformas, que se traduzcan en mayor seguridad para los inversionistas, las oportunidades para llegar a este mercado se multiplican. Como afirma Nohora Vargas, directora de Proexport Colombia en Ecuador, en la columna publicada en Dinero.com, "los vínculos económicos entre Colombia y Ecuador trascienden ampliamente el intercambio comercial de bienes y tienen un alcance importante en materia de inversión y servicios. Sobre ellos hay una dinámica que no suele ser muy comentada pero que sí es relevante para los dos países". Las cifras De los US$9.783 millones que Ecuador exportó en 2005, US$4.879 millones, equivalentes al 50%, tuvieron como destino el mercado de Estados Unidos, mientras que alrededor del 15% -US$1.450 millones- fue a los mercados andinos. El intercambio con Colombia es cercano a los US$2.000 millones al año, representados en importaciones desde Colombia por US$1.383 millones y exportaciones hacia Colombia de US$457 millones. Ecuador es el tercer mercado para las exportaciones colombianas. Pero quizás lo que hace tan atractivo este mercado, incluso más que el valor de las ventas es el hecho de que a este país llegan productos de más de 2.800 empresas colombianas, de las cuales casi la tercera parte destina a este mercado toda su oferta exportable. Muchas son empresas que incursionan por primera vez en el tema exportador, aprenden y luego extienden operaciones a otros países. En turismo, también hay un sinnúmero de oportunidades. Colombia y Estados Unidos son los países que más turistas envían a Ecuador, en tanto que Colombia recibe al año cerca de 100.000 turistas ecuatorianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?