| 11/2/2014 3:30:00 PM

Diseñando las metrópolis del futuro

Ante el acelerado crecimiento urbano que viene registrando el país en los últimos años y para atender las demandas de servicios públicos y sociales de las aglomeraciones urbanas, el DNP definió los lineamientos de planificación de las ciudades del futuro.

Las bases están consignadas en la Política Pública para Consolidar el Sistema de Ciudades en Colombia, aprobada por el CONPES, y que toma a las ciudades como el motor del desarrollo económico, social y ambiental del país y sus regiones, en un contexto de equidad y postconflicto.

Con una concepción distinta de planificar las ciudades, dicha política nacional contempla seis ejes y objetivos para fortalecer el sistema: de: visión sostenible y crecimiento verde, conectividad física y digital, productividad, calidad de vida y equidad, financiación adecuada y eficiente y coordinación y gobernanza.

“Esta es una política de largo plazo para aprovechar de la mejor manera los beneficios de las aglomeraciones y la urbanización, y es un instrumento para cerrar brechas regionales en materia de equidad y pobreza”, sostiene Simón Gaviria Muñoz, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP).

Este sistema de ciudades, que responde a los postulados del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 ‘Prosperidad para Todos’, está soportado en un completo análisis y diagnóstico del proceso de urbanización en Colombia, realizado por la Misión de expertos nacionales y extranjeros contratada por el DNP con el apoyo de ONU-HÁBITAT.

Colombia, país urbano

El Sistema de Ciudades está compuesto de 56 ciudades, de las cuales 18 son funcionales y 38 uninodales. En su conjunto la población total suma cerca de 30 millones de personas (65% de la población total del país) y su población urbana supera los 27,5 millones de personas, lo que representa el 80% de la población urbana de Colombia.

Las 18 ciudades funcionales comprenden una población urbana de 22,4 millones (a 2010) e incluyen 113 municipios, que representan el 81% de la población del sistema. De estas 18 funcionales o aglomeraciones, 14 giran en torno a ciudades capitales.

El conjunto de 38 ciudades uninodales abarca una población de 5,1 millones (2010) y se compone por: 16 ciudades con más de 100 mil habitantes, de las cuales 10 son capitales de departamento, 8 capitales de departamento con menos de 100 mil habitantes y 14 ciudades con importancia funcional subregional con menos de 100 mil habitantes.

A partir del actual Sistema de Ciudades surgirán nuevas formas de organización denominadas ejes y corredores urbano-regionales. Se han identificado 10 configuraciones agrupadas bajo tres tendencias:

-Ejes que se caracterizan por la asociación de ciudades uninodades a una aglomeración principal: Medellín-Rionegro; Cali- Buenaventura-Palmira-Tuluá; Bucaramanga-Barrancabermeja.

-Ejes que se conforman por la sucesión de ciudades compartiendo servicios en un encadenamiento funcional y económico (Caribe; Cafetero; Boyacá; Apartadó-Turbo; Montería-Sincelejo).

En 2050, 56,2 millones de habitantes en urbes

Las ciudades han pasado a jugar un papel de significativa importancia, al punto que hoy Colombia es altamente urbanizada, lo que muestra que el 76% de la población está asentada en territorio urbano. Cuenta con 41 ciudades de más de 100 mil habitantes y 4 con más de un millón.

Las proyecciones indican que para el año 2050 la población que vivirá en centros urbanos alcanzará los 52,6 millones de habitantes, lo que equivale al 86% de la población total proyectada. Se estima que para ese año el país tendrá 69 ciudades con más de 100 mil habitantes y 7 con más de 1 millón.

Ese crecimiento poblacional proyectado demandará servicios ecosistémicos (agua, aire y biodiversidad), suelo, vivienda, transporte, alimentos y servicios públicos y sociales, lo que exige que el país sea cada vez más sostenible ambientalmente y socialmente inclusivo.

“Las ciudades como motor del crecimiento del país y como fuente de servicios e infraestructuras a las regiones aledañas, deben constituirse en líderes naturales del desarrollo y de la sostenibilidad económica, social y ambiental”, afirma Gaviria Muñoz.

El sistema de ciudades facilita el acceso a los servicios públicos, contribuye a la reducción de la pobreza y mejora la calidad de vida. El DNP lo considera como una herramienta para aprovechar mejor los beneficios de la urbanización y de la aglomeración, y que también redunda en la integración regional

Ciudades, motor del crecimiento

Las actividades en los centros urbanos han aportado en los últimos 50 años más del 50 % del crecimiento del PIB nacional, de acuerdo con un estudio del Banco Mundial de 2010.

Actualmente, el 85% del PIB nacional se genera en las ciudades, lo que pone en evidencia una relación fuerte y positiva entre el nivel de urbanización y la riqueza per cápita de los colombianos.

La dinámica de las ciudades que muestran en su población y su territorio hacen necesario que los procesos de planificación y gestión en los diferentes niveles y la orientación que se de a las relaciones entre las zonas urbanas y rurales, tengan como objetivo central la sostenibilidad integral.

En esa dirección, las políticas sectoriales y territoriales se deben articular y orientar a responder las necesidades que sobrepasan los límites político- administrativos de los municipios bajo una visión de sostenibilidad y complementariedad a largo plazo.

Las ciudades como motor del crecimiento del país y como fuente de servicios e infraestructuras a las regiones aledañas, deben constituirse en líderes naturales del desarrollo y de la sostenibilidad económica, social y ambiental.

Así mismo deben marcar la pauta en los procesos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los habitantes y la productividad y competitividad de todo el territorio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?